Buscar personas en Grecia

Consulta: Cómo buscar personas en Facebook. Saludos Regístrate en Kioskea y recibirás las respuestas directamente en tu correo electrónico. Gracias. 12. Gracias. Ver los 189 comentarios Ya son 96 los rescatados en el mar y la operación iniciada el martes por la noche en Grecia continúa. Los equipos de la guardia costera helena están buscando a un número indeterminado de ... Buscar. Apellidos de Grecia. ... Si te fijas, al lado de cada apellido de esta lista podrás encontrar un número. Ese número es el número de personas que llevan ese apellido en Grecia. Por supuesto es el número oficial aportado según las últimas estadísticas hechas en Grecia, y tienen en cuenta no a griegos, sino a las personas que viven ... Grecia busca personas que quieran vivir en una hermosa isla recibiendo un salario de 500 euros y una casa para comenzar su nueva vida. ¿Amas la playa y siempre has deseado vivir en una hermosa isla paradisiaca del Mediterráneo? tus sueños podrían hacerse realidad gracias a esta iniciativa del gobierno de Grecia. Respuesta: Explicación: La historia de la Antigua Grecia se extiende durante dos milenios y puede dividirse en tres civilizaciones diferenciadas (además de un periodo prehistórico conocido como cicládico): la civilización minoica o cretense, la aquea o micénica y la propiamente griega, que no será plenamente urbana hasta después de la Edad Oscura (del siglo XII a. C. al siglo IX a. C.). Una de las formas más comunes para buscar personas por medio de su nombre y apellido, es a través de las reconocidas redes sociales.En vista de que, la gran mayoría de personas a nivel mundial hacen uso de estas plataformas y en especial, de las más populares en cuestión (Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn).. Por lo que, si manejas bien dichas plataformas sociales y por supuesto ... Buscar Pareja en Grecia. Gustavo80_1. De Grecia, Alajuela, Costa Rica Hombre de 30 años, 1,63 m (5'4'') Construtor Padre Interesado en formar una pareja ... Fabriquemos sueños Soy conferencia, me gusta las personas sinceras, auténticas. Me gusta la naturaleza, la fotografía, la montaña y la playa. ... En estos momentos estamos viviendo un proceso de cronificación de esta crisis en la que estamos viendo que durante la ruta para llegar al norte de Europa, como en Grecia, en los Balcanes, hay miles y miles de personas bloqueadas y esto provoca que haya niños que no hayan ido nunca a la escuela porque en sus países de origen vivieron varios ... La mayoría de las y los refugiados están atrapados en las islas del este del mar Egeo, de conformidad con el tratado racista firmado entre Grecia, la Unión Europea y Turquía. Están amontonados en campamentos como el sórdido campamento de Moria, en la isla de Lesbos. A medida que la amenaza del coronavirus se cierne… Personas que de una u otra manera formaron parte de nuestra vida y que un día sin saber bien cómo ni porqué dejamos de frecuentar. Con todo el desarrollo que han tenido las comunicaciones, hoy es muy simple buscar personas por nombre.Internet nos ofrece un gran número de herramientas y posibilidades de volver a encontrar a quien desees, desde rastrear móvil de alguien hasta saber todo el ...

Efectos perniciosos de la reforma laboral.

2020.05.22 22:42 blasjesus Efectos perniciosos de la reforma laboral.

Los típicos de derechas vendrán con el cuento como siempre que España tiene un indice tan elevado de letalidad del coronavirus porque Sanchez es un pésimo gestor, bueno esta es su hipótesis yo os voy a contar la mía porque cada uno podemos pensar lo que queramos. En España tenemos la costumbre de acercarnos mucho (como en Portugal y Grecia), pero además en España en la anterior crisis "alguién" decidió que sino estabas prácticamente muriéndote tenías que ir a trabajar, incluso pusieron en la reforma laboral un artículo" que felizmente esta derogado que podía ser incluso motivo de despido. O sea que alguien que se sintiera que tenía algo de fiebre y encima no le hacían test, ni le informaron muy bien de esto del coronavirus podía tener el temor de que sino iba a trabajar pues lo iban a despedir. O sea persona con Coronavirus que va a trabajar y que seguramente a alguno de sus compañeros podía contagiar. Y ahora vienen los Señoritos a llorar porque le van a derogar la reforma laboral a la que por cierto se hizo con la oposición de los sindicatos y ahora quieren "diálogo social" que con la "reforma laboral" no hubo. Buscar ahora el diálogo social con una norma que se hizo con la oposición clara y manifiesta de la otra parte es una actitud muy cinica en la que esperemos que no caígan ahora los que llaman ahora al "dialogo social" que no hubo cuando se aprobo.
submitted by blasjesus to podemos [link] [comments]


2019.12.21 20:44 4XavierMitjavila La expatriación: una oportunidad para crecer, por Xavier Mitjavila

La expatriación: una oportunidad para crecer, por Xavier Mitjavila

Xavier Mitjavila Moix
Nos llega el día. Esa promoción que estábamos esperando y por la que habíamos luchado tanto, finalmente llega. Pero esta vez, la propuesta no llega para quedarnos en casa, en una nueva posición, con mayor responsabilidad y mayor sueldo. Esta vez es para irnos al extranjero. Es nuestra primera expatriación y será la primera ocasión en la que, ante una promoción, podemos dudar.

¿Hay que aceptar? ¡Siempre!

La expatriación, sin duda alguna, nos va a sacar de nuestra “comfort zone” y nos mandará directamente hacia la “stretch zone”, el nuevo lugar en el que se pondrán a prueba todas nuestras capacidades y, sobretodo, nuestras carencias. La zona en la que, si sobrevivimos, creceremos más y más rápidamente.

A menudo, interpretamos las expatriaciones únicamente como una oportunidad profesional y, si sólo las vemos así, cometeremos un grave error.

Uno de los principales aprendizajes de haber vivido 16 años en el extranjero es que no deberíamos entender la expatriación única y exclusivamente como una oportunidad profesional. Debe ser y la tenemos que percibir siempre como una doble oportunidad. La profesiona, por supuesto, pero también la de crecimiento humano, un acelerador del proceso natural de madurez personal y, por extensión, del resto de miembros de la familia.

Vayamos por partes. En primer lugar, veamos los aspectos relacionados con la vertiente profesional.

Obviamente, la expatriación es un acelerador de la carrera del manager. Abrirse y aceptar la oportunidad de trabajar en el extranjero amplía las posibilidades de aprender y progresar en el corto plazo. Además, en el medio y el largo plazo, se convierte en una ventaja competitiva respecto a los que no tuvieron la posibilidad de vivir una experiencia internacional, cuando surgen nuevas promociones.

La experiencia internacional permite:

-trabajar con equipos internacionales que, con sus usos y costumbres, enriquecen profesionalmente
-interactuar con consumidores y clientes con distintos puntos de vista respecto a los del país de origen
-en la mayoría de los casos, aprender una nueva lengua
-integrarse en una nueva cultura con el consiguiente enriquecimiento humano

En definitiva, trabajar en el extranjero permite abrir la mente, hacer frente a los cambios adaptándote a ellos, desarrollar la creatividad y aumentar la resiliencia. CRECER en mayúsculas.

Todo positivo hasta aquí… ¿pero realmente todo lo relacionado con una expatriación es positivo?

Si entramos en la vertiente más humana de la experiencia, probablemente veremos como las expatriaciones conllevan también aspectos menos positivos que pueden pasar desapercibidos durante las primeras semanas e incluso meses.

La tendencia natural del profesional durante este periodo será concentrarse única y exclusivamente en su trabajo. Centrarse igualmente en la nueva lengua que tiene que aprender a marchas forzadas y que todavía no acaba de entender bien. Esa misma lengua que no le permite comunicar con la fluidez y claridad que tenía cuando utilizaba la suya en las oficinas y los comités de dirección de su país de origen … Una nueva lengua que, al principio, mezclada con la suya todo el día en su cerebro, le generará dolor de cabeza todas las noches llegando al hotel…

¿Hotel? ¡Claro! Ese mismo manager no estará al principio en su nueva casa… La estará buscando durante algunas semanas… y, mientras tanto, deberá vivir en los pocos metros cuadrados de su habitación de hotel con su pareja.

¿Dije pareja? ¡Claro! Ese profesional probablemente no ha llegado sólo… Cuando la expatriación se produce al principio de una carrera profesional podrá llegar con su pareja o con su esposo/a… pero, quizás, si esa expatriación se produce un poco más adelante, llegará también con sus hijos… y habrá que buscar y encontrar una buena escuela para esos hijos que tampoco entenderán la nueva lengua al principio.

Las dificultades son evidentes en este periodo inicial. Es el riesgo de no dar importancia a la parte personal y familiar, concentrando todos los esfuerzos en la parte profesional. Y si una recomendación hay que hacer para esta fase inicial de una expatriación, es que demos prioridad a la familia y a cada uno de sus miembros, nosotros incluidos, para que miedos, angustias, preguntas e incertidumbres, tengan una buena respuesta e integremos la nueva normalidad en el menor tiempo posible. Y lo llamamos “nueva” normalidad, porque en el país de destino ya nada será igual respecto a nuestro origen. No será ni mejor ni peor. Simplemente diferente.

Para esta fase, será muy importante ser conscientes de los conceptos básicos de la Pirámide de Maslow o jerarquía de las necesidades humanas. Ya sabemos que en la base de esta pirámide están las necesidades más simples del ser humano (básicas -como respirar, dormir, etc.-; de seguridad y protección –la propia integridad física, la vivienda, etc.-) y conforme ascendemos en la pirámide encontraremos las necesidades de carácter social/afiliación –amistades, colegas, familia,…-; las necesidades de estima/reconocimiento –la confianza, independencia, libertad,..-; y finalmente, en la cúspide de la pirámide, encontraremos la autorealización, el estado en el que un individuo encuentra una justificación o un sentido válido a la vida a través de su plena satisfacción. Se puede acceder a este nivel cuando todos los estadios anteriores de la pirámide han sido alcanzados y completados.

Pues bien, no se le escapa a nadie, que una expatriación nos lleva normalmente desde la parte alta de la pirámide de Maslow, en la que nos situábamos en nuestra ciudad de origen, hasta la base de la pirámide en nuestro destino. Dicho de otra forma: ¡cada inicio de expatriación es duro y es una nueva vuelta a empezar! No sabes en que parte de la ciudad sería lógico alquilar tu próxima vivienda. Desconoces si el trayecto entre esa futura vivienda y tu oficina será simple o un calvario todas las mañanas. Dudas sobre la escuela a la que deberías llevar a tus hijos. Te planteas cual será tu supermercado de referencia o donde se ubicará . ¡No sabes NADA!

En ese nuevo contexto, tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas, pero el primer día no llegamos a cubrir las necesidades de seguridad y protección del segundo nivel de la pirámide. No tenemos casa, no tenemos autonomía para movernos por la ciudad porque no la conocemos y tampoco tenemos otros elementos que nos permiten sentirnos protegidos. Evidentemente, no tenemos amistades locales, ni conocemos a nuestros futuros colegas en el trabajo, ni al tendero de la esquina,…. Estamos pues lejos de la cúspide de Maslow y llegar a ese punto será un largo viaje que nos ocupará durante los primeros meses de la expatriación. Esta es la parte más dura y complicada… y, a menudo, cuando ese manager y su familia llegan nuevamente a la parte alta de la pirámide puede llegar la siguiente expatriación y, con ella, la vuelta a la base de la pirámide. En muchos casos, estas subidas y bajadas por la pirámide de Maslow se convierten en una auténtica montaña rusa y la estabilidad de la que se gozaba en la ciudad de origen, tarda años en recuperarse o forma parte de un ciclo inacabable.

Por ello, si es cierta la famosa frase “la familia unida jamás será vencida”, todavía lo será más en el caso de una familia expatriada. El manager deberá tener este factor muy en cuenta para tener éxito en su vida profesional y, sobretodo, en su vida privada. Así, hará bien priorizando a su familia al mismo nivel o incluso por encima de su trabajo. Este sería, sin duda alguna, el principal consejo que podría compartir con los profesionales que van a iniciar sus experiencias como expatriados.

Obviamente, muchos de esos profesionales, ya tienen estos conceptos muy presentes. Ahí van el resto de recomendaciones.

- En el ámbito PROFESIONAL:

El principal cambio a nivel personal, aquel que no puedes esquivar el primer día, es el hecho de que deberás entender y hablar una nueva lengua…

Hay quién se adapta y aprende la lengua local y quién, sabiendo que esta lengua es muy complicada o que su periodo en el país puede ser corto, asume que no tendrá tiempo de aprender el idioma y opta por comunicarse en inglés y pedir a sus equipos que hagan lo mismo con él.

Por mi experiencia, diría que siempre que podamos mostremos interés por aprender y expresarnos en el idioma local. El manager que consigue hacerlo, será siempre mejor recibido y más valorado. Su integración en el nuevo entorno será igualmente mucho más rápida.

Deberíamos pues invertir una parte importante del tiempo, antes de llegar, a estudiar la lengua local para tener un “soft landing”. Aunque no sepamos o podamos hablar al principio en ese idioma, si de entrada podemos entender el 50%, 60% o 70% de lo que la gente nos cuenta tendremos ya una parte muy importante del proceso de integración / aceptación en el bolsillo.

Otro aspecto importante, una vez ya instalados en el nuevo puesto de trabajo es invertir una parte importante del tiempo “profesional” a perfeccionar la lengua. Empezar y acabar los días en la oficina practicando con un profesor esa nueva lengua nos permitirá acelerar muchísimo el proceso.

El segundo factor a tener en cuenta es que el equipo y los compañeros también serán nuevos. Y a parte de su lengua, tendrán también su propia cultura, diferente a la nuestra. La recomendación en la gestión de los nuevos equipos es optar por un estilo de liderazgo en modo “soft” (democrático y participativo más que autocrático), al menos, durante los primeros meses, hasta entender la cultura y formas de trabajar del equipo local. Es clave entender, por ejemplo, lo que significa “ahora” en un entorno mexicano y lo que significa “sí” en un entorno cultural japonés, por citar dos casos en los que la traducción literal al castellano no significa lo mismo. Si no lo hacemos, cometeremos errores de bulto al principio y será difícil corregir “a posteriori” (es una expresio llatina que va sempre amb cursivas”)

También ayuda mucho el poder formarse en alguno de los múltiples cursos de “Intercultural skills” que el mercado propone. Muy recomendables, y más lo serán, cuanto mayor sea el gap entre nuestra cultura y la del país de destino.

El tercer aspecto a retener está relacionado con nuestra nueva responsabilidad en la organización. Si ya de por si una promoción puede resultar un verdadero desafío al principio, imaginad ese mismo challenge en un entorno completamente desconocido. La recomendación en este campo es la de tejer rápidamente redes de confianza con los compañeros más directos e intentar acelerar la creación de relaciones humanas de alta calidad. Para ello mostrémonos tal como somos, de forma transparente. Esto ayudará al equipo local a entendernos mejor y a apoyarnos en nuestra integración.

Un cuarto punto a considerar, relacionado igualmente con la nueva responsabilidad, son los largos horarios que a menudo se está tentado a realizar al principio. ¡Hay que evitarlos! Tendrán un impacto negativo en nosotros mismos y también, obviamente, en nuestras familias. Recordemos que el equilibrio entre la vida personal y la profesional es clave, en general, en la esa nueva etapa personal y, todavía más, para que la expatriación tenga éxito para todos. Trabajemos las mismas horas que trabajábamos en nuestra ciudad. ¡O menos!


- En el ámbito PERSONAL:

Cuando la expatriación se realiza en pareja será clave para el equilibrio y harmonía de ese periodo que nuestro esposo/a se sienta completamente realizado/a en la nueva ciudad. Para ello, deberemos tener en cuenta su situación de partida sobretodo en el aspecto profesional.

Si la “compañera/o”, trabajaban en nuestra ciudad, será importante centrar esfuerzos en la búsqueda de una nueva ocupación en el país de destino. Volviendo a la pirámide de Maslow, su autorealización puede venir por el éxito y satisfacción que obtenga en su trabajo y, por tanto, será clave que tenga acceso al mercado de trabajo de forma rápida y en un puesto que le resulte gratificante. En este campo, habrá que considerar y gestionar aspectos desconocidos al principio y muy particulares de cada geografía (i.e. acceso a la Green Card en Estados Unidos, Permisos de Trabajo fuera de la Unión Europea, etc.) que pueden tener un impacto fuerte en el timing para conseguir volver a la normalidad profesional.

Si, por contra, nuestra pareja no trabajaba antes de la expatriación, será todavía más importante pensar e imaginar en que empleará su tiempo en el nuevo país. La mayoría de actividades que realizaba en su país de origen (i.e. visitar a la familia, verse con los amigos/as, actividades en la comunidad o barrio, etc.) pueden desaparecer de la noche a la mañana y se sentirá completamente descolocado/a. Sin familia, sin amigos, sin puntos de referencia… ¡y sin conocer todavía la lengua local!

Uno de los aspectos más importantes al respecto es apoyarlo/a o ayudarlo/a a diseñar su nuevo “proyecto de vida” y su nueva “agenda”. Abrirse a la nueva realidad, mezclarse con la gente e intentar rápidamente saber “qué hacer”, serán puntos importantísimos. Y más todavía de lunes a viernes mientras su pareja esté trabajando… ¡Estar ocupado será clave!

En este sentido, cabe mencionar experiencias de éxito en el mundo de las colaboraciones altruistas con ONG locales. Dan un sentido profundo a la nueva vida y, al mismo tiempo, permiten crear una primera red de conocidos y, a partir de ellos, construir más.

En estos casos, cuando nuestra pareja no trabaje, otra de las reglas de oro para el manager, será precisamente olvidar que es manager cuando esté en casa, al atardecer y los fines de semana y dedicarse al 200% a su esposo/a y a sus hijos, dejando sus problemas profesionales en la oficina. Es un ejercicio muy complicado. Sobretodo al principio de las carreras. Pero separar radicalmente la parte profesional de la parte personal nos ayudará a equilibrar nuestras dos vidas y a darles importancia por igual. La receta en este aspecto se basa en un único y simple concepto: ¡desconectar del trabajo cuando estemos en familia!

Igualmente, de vez en cuando, deberemos desconectar de ¡todo!. Hasta ahora hemos hablado de la empresa, del nuevo puesto de trabajo, del esposo/a, de los hijos y de sus necesidades. Y no hemos hablado del manager. De esa/e manager que, enfocado a los demás para que todo fluya y funcione a su alrededor en la oficina y en casa, puede olvidarse de él mismo.

Pues bien, otro de los secretos para que toda expatriación funcione es que ese manager sea también un poco egoísta. Que piense en él. Que busque tiempo para estar con él mismo. Que se cuide. Que haga deporte. Que se olvide de todo lo “exterior” por un momento… Que se evada.

Dedicar tres o cuatro días por semana a practicar tu deporte favorito, a leer con toda tranquilidad ese libro de business (¡o mejor todavía esa novela!) o a, simplemente, el “dolce fare niente”, nos dará ese equilibrio vital que nos permitirá después preocuparnos y ocuparnos de todo el resto con fuerza y eficacia.


Por último y desde un punto de vista más global, habría un par de conceptos hasta cierto punto antagónicos pero complementarios:

- Es muy importante mantener las raíces.

Es bueno no olvidar hacia dónde vamos… pero también y sobretodo, no olvidar quienes somos y de donde venimos.

En los casos de expatriaciones de larga distancia (“non-weekend” distance) y/o de largo plazo, se corre el riesgo de perder las raíces. Un riesgo limitado en el caso de los adultos, pero muy frecuente en el caso de los niños que nos pueden llegar a preguntar “¿De dónde somos papá o mamá?”… “¿Somos argentinos porque nacimos allí?” “¿Somos americanos porque vivimos en Boston?” o “¿Somos de donde nacisteis vosotros?”

Para mantener vivas las raíces de la familia es bueno conservar nuestra lengua materna como vehicular en casa, cultivar esas tradiciones tan locales que llevamos en la “mochila” en nuestro destino (i.e. los argentinos no dejan nunca de serlo cuando están fuera porque el “mate” les permite saborear todos los días su tierra), continuar viendo y animando a nuestro equipo de futbol favorito todos los fines de semana,… y, sobretodo, verse con otros compatriotas expatriados siempre que sea posible. Con ellos compartiremos seguramente las mismas dudas y preguntas, y los más veteranos siempre podrán ayudar al recién llegado facilitándole la integración.

Las redes sociales también serán de gran ayuda en esta fase de nuestras vidas para mantenernos en contacto con padres, hermanos, amigos… y para que en “casa” vean como nos va la vida y como crecen los “enanos”… y que participen de nuestra vida, aunque sea desde la distancia

- Y tan importante como las raíces será el “Become a local”

Puede parecer contradictorio con el punto anterior, pero desde mi punto de vista es totalmente complementario.

Afirma Xavier Mitjavila Moix
Para que una expatriación sea un éxito, deberemos dejar de ser un poco de donde somos y empezar a ser también un poco de la tierra que nos acoge.

Viajemos en metro. Cojamos el autobús. Caminemos por la ciudad. Vivamos la vida que viven los locales, vayamos a “sus” sitios, escuchemos su música, vayamos a sus conciertos. Veamos su cine, su telediario por la noche… Viajemos. Pero no para conocer los 10 lugares más visitados por cualquier turista. Viajemos de verdad y conozcamos la realidad del país que nos acoge. ¡Evitemos el ghetto expat!.

Esto no permitirá conocer en profundidad la nueva realidad que nos envuelve e integrarnos mejor. La vida será también más fácil conociendo mejor esa realidad, que a la postre, también llegaremos a disfrutar.

Normalmente, siguiendo estas reflexiones y recomendaciones, pasaremos los mejores años de nuestras vidas en bonitas ciudades. Creceremos en nuestros trabajos. Maduraremos como personas y aprenderemos a valorar las cosas importantes de la vida. Prepararemos también a nuestros hijos para convertirse en ciudadanos del mundo. Un mundo cada vez más global e interconectado. El balance será, sin duda, muy positivo.

¿Y luego? ¿Cuándo volvemos que nos espera?

Nosotros volvemos casi siempre a casa. Nacimos en un país fantástico, con un clima fantástico, con gente fantástica, con una gastronomía fantástica,… y volvemos casi siempre a nuestras ciudades de origen. No es el caso de otras nacionalidades que prefieren quedarse a vivir en Brasil, en Grecia, en Italia o en España por sus claras ventajas respecto a sus países de origen.

Nosotros volvemos. Y esas vueltas a casa, sorprendentemente, son casi como una nueva expatriación. Nos damos cuenta de que después de tantos años fuera, somos de muchos sitios y somos, un poco menos, de donde nacimos.

En mi caso, después de haber pasado muchos años en Milano (Italia), mis hijos se llaman Enzo y Luca y, en casa,,en Barcelona, seguimos viendo Sky, la televisión italiana…. Ese es nuestro pequeño homenaje a una tierra y una gente que nos acogió como si fuéramos italianos desde el primer día. Si no hubiéramos sido expatriados, seguramente los chicos se llamarían Jordi y Oriol y veríamos sobretodo canales nacionales.

De vuelta a casa, nos damos cuenta de que no somos ya los mismos y que la expatriación nos ha cambiado, nos ha hecho crecer.

Nosotros volvemos. Y volviendo, volveremos a la base de la pirámide de Maslow una vez más. Volveremos a empezar de nuevo. Pero jugar en casa y con la experiencia de muchos años fuera, lo hace todo más fácil. Y volver a la punta de la pirámide será muy rápido.

_________________________

Xavier Mitjavila es un directivo barcelonés con 25 años de experiencia en multinacionales como Danone y Jacobs Douwe Egberts. Su primer trabajo en el extranjero le llegó con 27 años y acaba de aterrizar en Barcelona con 49, después de su última experiencia profesional en París. Ha pasado más de 16 años en el extranjero y ha vivido en Portugal, en Italia en dos ocasiones y en Francia en tres oportunidades.


Más información de Xavier Mitjavila Moix en las siguientes redes:

https://xaviermitjavila.wordpress.com/
https://www.linkedin.com/in/4xaviermitjavilamoix/
https://www.instagram.com/xaviermitjavila/
submitted by 4XavierMitjavila to u/4XavierMitjavila [link] [comments]


2017.09.04 08:45 albedrio ESPAÑA AÚN DEBE ACOGER A 8.230 PERSONAS Valladolid ya estudia llenar los pueblos de refugiados para frenar la despoblación La Diputación de Valladolid financia el primer estudio que plantea arraigar a refugiados, exiliados y migrantes en el mundo rural. En Salamanca también sopesan esta medida

DAVID BRUNAT TAGSVALLADOLIDSALAMANCACASTILLA Y LEÓNREFUGIADOSINMIGRACIÓN TIEMPO DE LECTURA8 min 04.09.2017 – 05:00 H. Repoblar la España vacía con miles de familias de refugiados y migrantes extranjeros es ya una opción política real. La Diputación de Valladolid ha financiado un estudio para valorar el impacto que tendría arraigar en el sector rural a miles de refugiados sirios y migrantes subsaharianos. En Salamanca también se quiere explorar esa vía en los próximos meses. Es el paso más serio que se ha dado hasta la fecha en esta dirección y sus impulsores dicen que tiene sentido: si España está obligada a acoger a 8.230 personas antes de que acabe septiembre (solo ha cubierto un 12% de su compromiso con la UE), ¿por qué no asimilar ese flujo con un objetivo y emplearlo para aliviar la despoblación del mundo rural? "Hemos organizado talleres en los pueblos para que la gente sepa qué es un refugiado y entienda por lo que están pasando. También hemos realizado encuestas muy exhaustivas sobre las actitudes que tiene el mundo rural respecto a la acogida de extranjeros, si les aceptan o no, si les gustan, qué nacionalidades están mejor vistas. Y finalmente hemos visto, por zonas, si hay recursos suficientes como casas y escuelas para asimilar a estas personas o si habría que hacer inversiones", resume Martín Rodríguez, líder del proyecto y profesor emérito de la Universidad de Valladolid. Muchos pueblos han perdido la escuela o son todo jubilados. Una vez lleguen los refugiados, la preocupación es qué hacer con ellos Las conclusiones son bastante genéricas, pero la población parece dispuesta a aceptar a refugiados, exiliados y migrantes. "Principalmente, por la necesidad que sienten de buscar soluciones a sus problemas. Muchos pueblos hace tiempo que han perdido la escuela o son todo jubilados. Una vez lleguen, la principal preocupación de la gente es saber qué hacer con ellos a nivel de puestos de trabajo", prosigue Rodríguez. El estudio, financiado por la Unión Europea bajo el paraguas de la Agenda Rural DEAR, ha analizado opciones en 200 municipios de Valladolid divididos en cinco zonas. Varias regiones de España registran las tasas de envejecimiento más altas de Europa. (EFE) Varias regiones de España registran las tasas de envejecimiento más altas de Europa. (EFE) Un perro se sienta sobre las ruinas de Esco, Aragón. (Reuters/Vincent West) Un perro se sienta sobre las ruinas de Esco, Aragón. (Reuters/Vincent West) Para el catedrático Francisco Burillo, uno de los máximos expertos españoles en despoblación y autor del término Serranía Celtibérica, repoblar la España vacía de refugiados "no es la solución" si no va acompañada de un plan ambicioso de desarrollo económico. "Solo se puede repoblar creando empleo. Si no, corremos el riesgo de crear campos de refugiados como en Turquía, Italia o Grecia, o convertir los pueblos en ‘guetos’ de gente que no trabaja ni habla el idioma. Hay que ser muy cuidadoso con esto”, considera. “El territorio da para todos, hay grandes regiones en España donde no vive nadie, pero antes de instalar a nadie a vivir ahí debe de haber un plan de inversión en desarrollo”. "Corremos el riesgo de convertir los pueblos en 'guetos' de gente que no trabaja ni habla el idioma", advierte el experto Francisco Burillo El impulsor del estudio comparte el punto de vista, pero lleva el debate un paso atrás, al origen de todo: si España está teóricamente obligada, porque se comprometió, a acoger a 9.323 refugiados, será mucho mejor que los establezca en las provincias y no en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. "En un pueblo, cuatro niños ya evitan que se cierre una escuela. O la reabren si estaba cerrada. Eso reactiva automáticamente la vida de ese lugar. Para empezar, da trabajo a un maestro español. Y luego a lo mejor se abre una tienda. Lo que sabemos es que a los españoles jóvenes no les gusta el medio rural ni el tipo de trabajo y nos estamos quedando sin reemplazo para los pueblos. O nos ponemos todos a parir, o necesitamos gente de fuera". Un agricultor sostiene una paca de heno en Antequera. (REUTERS/Jon Nazca) Un agricultor sostiene una paca de heno en Antequera. (REUTERS/Jon Nazca) Municipios socialmente desfavorecidos (densidad inferior a 12, 5 hab/km2 ) y territorio montañoso. Municipios socialmente desfavorecidos (densidad inferior a 12, 5 hab/km2 ) y territorio montañoso. En Valladolid, por ejemplo, hay ya 120 pueblos sin niños. Es decir, pueblos en muerte vegetativa. En 1996, solo había cinco pueblos en esa situación, pero hoy el 80% de los municipios vallisoletanos corren el riesgo de quedarse sin menores de edad en pocos años. En Soria es el 94%, en Burgos el 92,7% y en Zamora y Ávila el 92,3%. Cifras muy alarmantes. Como indica Burillo a este respecto, "la situación de la península es más grave de lo que pensábamos. En un 48% de municipios se acumula el 3% del total de población. Hay espacios bestiales sin gente que necesitan una estrategia de desarrollo macro regional". Y eso ocurre justo cuando España "se va a quedar sin fondos de cohesión de la Unión Europea a partir de 2020". En un 48% de municipios se acumula el 3% de la población. Se necesita una estrategia de desarrollo macro regional "Habría que estudiar varias variables como la oferta de los ayuntamientos, la coordinación de las distintas administraciones, la planificación de proyectos sostenibles", subraya el informe, en un llamamiento a la acción política. Y continúa al respecto: "Para llevar a cabo una gestión de asentamiento dentro de los parámetros que se recomiendan desde las organizaciones internacionales, se necesita la ayuda de distintos organismos". Por ahora, quien debe valorar la idea de asentar refugiados es la Diputación de Valladolid, que ya tiene las conclusiones y propuestas sobre la mesa. Un grupo de refugiados en la frontera con Austria. (EFE) Un grupo de refugiados en la frontera con Austria. (EFE) Debate en Salamanca La iniciativa también ha llamado la atención en Salamanca. La agrupación ciudadana Ganemos quiere replicar el método en la provincia, tal vez contando con el propio equipo de la Universidad de Valladolid. "Ya ha habido alcaldes que han preguntado cómo pueden traer refugiados a sus pueblos. Es un problema enorme y creemos que tiene sentido aprovechar la cuota de refugiados que debe asumir España. Es un beneficio para las dos partes", argumenta Gabriel de la Mora, líder de la agrupación y diputado provincial. “Existen fondos europeos muy interesantes y los programas de repoblación con extranjeros no son algo nuevo en Europa", prosigue. En cambio, para Manuel Ambrosio Sánchez, diputado provincial del PSOE, el arraigo de cientos de refugiados en los pueblos de Salamanca es "un disparate" si no incluye un plan de empleo y desarrollo local. "Entiendo que se podrían reabrir escuelas o centros médicos con que lleguen dos o tres familias a un pueblo, pero hay que ser realista. La situación económica en Castilla y León es muy complicada, no tenemos medios para crear los empleos que estas personas necesitarían. Cada día, Salamanca pierde entre cuatro y cinco jóvenes porque no hay trabajo", indica. España ha hecho repoblaciones con apoyo estatal desde tiempos de la Reconquista Sánchez destaca que, en efecto, "España ha realizado repoblaciones con apoyo estatal desde tiempos de la Reconquista. Carlos III, por ejemplo, repobló media España. Incluso Franco diseño los pueblos de nueva planta en las zonas de secano que aún hoy siguen existiendo con éxito. Pero ahora, sin un impulso del Estado, ¿cómo vas a repoblar el medio rural con refugiados y extranjeros?", se pregunta. Un jubilado toma un café en el único bar de Peleas de Abajo, Zamora. (Reuters) Un jubilado toma un café en el único bar de Peleas de Abajo, Zamora. (Reuters) No quieren ir a España Al problema de qué alternativa de futuro se daría a esas miles de familias, se suma que pocas de ellas piensan en España como país de arraigo, sino más bien en Alemania o Suecia. "En la encuesta, una de las conclusiones más negativas es el resentimiento de la gente hacia los inmigrantes que vivieron en los pueblos en los años de vacas gordas y se fueron en cuanto llegó la crisis. O hacia aquellos que después de aprender, por ejemplo, a podar, se van a otros sitios donde les pagan mejor. No quieren que pase algo parecido ahora", sostiene Rodríguez. "Resentimiento hacia los inmigrantes que se fueron con la crisis y hacia aquellos que, se van a otros sitios donde les pagan mejor", según el estudio El diputado de Ganemos abunda en este punto: "España es una zona de paso, la mayoría de refugiados no quieren quedarse aquí sino en países con un mejor sistema de bienestar como Alemania. Si los refugiados vienen aquí es obligados por el reparto de cuotas. Pero no hay por qué repoblar el mundo rural solo con refugiados sirios, hay millones de refugiados y exiliados en todo el mundo. Ya solo en España hay 50.000 personas que tienen bloqueado el derecho al asilo desde hace 10 años porque el gobierno se niega a poner los recursos para asilarlos. Muchos de ellos proceden del mundo rural en sus países, es decir tienen un perfil que se ajusta bien a los trabajos que harían aquí". Se calcula que en el mundo hay 65 millones de desplazados, de los cuales 20 millones son refugiados. Un 86% de estos malviven en países como Turquía, Líbano o Jordania.
submitted by albedrio to Albedrio [link] [comments]


2017.01.11 16:14 carloslesta recuperar y reafirmar

Recuperar es volver a tener algo. Algo que se tenía y que no se tiene. ¿cómo se ha perdido la ilusión? La ilusión se perdió cuando se dejó de difundir cada uno de los reclamos de la sociedad. Cuando se adoptaron posturas pequeño burguesas, muy pequeño burguesas y se perdió el norte. Porque los reclamos de Podemos no son los reclamos de cambios cosméticos que exige la "clase media", esa que se manifiesta pero que ante el poder, se pierde en buscar atenuantes. Hay quienes hablan de democracia radical y de asambleas e ignoran que en los grupos humanos hay liderazgos naturales, que esos liderazgos sirven tanto para lo mejor como para lo peor. Que no es cercenando esa posibilidad de liderar como se hacen mejor las cosas. Claro que hay que debatir, claro que hay que discutir. Pero discutir todo permanentemente es sinónimo de parálisis. De no atreverse a ser. Los cambios de la Grecia en los tiempos de Solon, ¿hubieran sido posibles sin Solon? Todas las personas que se destacaron a lo largo de la historia de la humanidad vivieron en sociedad y a pesar de esa instancia son recordados por sus propios valores. Fuenteovejuna es una historia plural pero... escrita por Lope de Vega. Construyamos desde lo que ofrecemos cada uno de nosotros, desde lo que ese otro nos descubre. Y sigamos en conciencia a aquello que, no siendo propio, es lo mejor para el conjunto. No existe aún la tribu de los mil caciques y un solo indio. Es inviable. O por lo menos, así lo veo yo.
submitted by carloslesta to podemos [link] [comments]


2016.11.08 13:06 EDUARDOMOLINA ENTREVISTA / Mervyn King, ex gobernador del Banco de Inglaterra: "España debería abrir un debate sobre su pertenencia a la zona euro". "No tiene ningún sentido imponer altos niveles de austeridad a países cuyo único resultado es una alta tasa de desempleo y una contracción de la demanda"

Hernán Garcés
http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/Espana-deberia-debatir-pertenencia-euro_6_576102417.html
"El Banco de España es una institución singular: la cúpula yerra y sus inspectores aciertan. Para muestra, un botón: los inspectores avisaron al Gobierno en 2006 de la crisis que se avecinaba, alertaron años después de que la salida de Bankia supondría "nacionalizar pérdidas" y ahora denuncian "la pasividad y la autocomplacencia" de los actuales responsables de la institución. Otros vientos corren al otro lado del canal de la Mancha. El Banco de Inglaterra es una de las joyas de la corona del Reino Unido, respetado por su independencia y solidez intelectual. Si la institución mantiene su flamante prestigio después de la crisis es, en parte, gracias a un eminente profesor de economía (Harvard, MIT, LSE...), Mervyn King, que entró en la institución como economista jefe en 1991 y fue gobernador durante una década, de 2003 a 2013.
Ahora llega a las librerías El fin de la alquimia (Deusto), que ha sido celebrado por los economistas y la prensa internacional como uno de los mejores libros sobre la crisis. Cerca de cumplir los 70 años, Lord King despliega su erudición para transmitir al lector profano en economía los mecanismos de la sociedad capitalista y una completa historia de la moneda y la banca. Con la autoridad de haber sido uno de los principales protagonistas de la crisis de 2008, denuncia que el presente marco intelectual está obsoleto y que si no se hacen cambios profundos, otra crisis llegará que "colapsará nuestro sistema económico y financiero o tomará la forma de un conflicto político o incluso militar". La entrevista tiene lugar a mediados de octubre en la Facultad de Derecho de la New York University (NYU), donde King es actualmente profesor.
En su libro usted afirma que culpar a los individuos de la crisis es contraproducente. ¿Por qué?
Como explico en el libro, las personas, por naturaleza, tienden a buscar a alguien a quien culpar y castigar. ¿Pero qué ocurre si la causa del problema no sólo es de los individuos, sino del sistema? Pues que otra crisis podría volver a ocurrir. Lo hemos visto durante largos períodos de tiempo en forma de crisis bancarias; llegan a intervalos impredecibles, pero siguen llegando. Son muy difíciles de lidiar, y es la gente sencilla y trabajadora la que paga el precio, la que soporta su costo. Por ello, pienso que lo más importante que los economistas pueden hacer es intentar explicar a una audiencia mucho más amplia por qué algunas de las actuales ideas económicas nos han llevado a este desastre, y qué tenemos que hacer para cambiarlas.
Usted usted cita a Hegel ("Lo que la experiencia y la historia nos enseñan es que la gente y los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia, o no han actuado sobre los principios que se deducen de ella"). ¿Cuándo piensa usted que la gente y los gobiernos van a aprender las lecciones de la crisis?
Me temo que hará falta otra crisis antes de que la gente realmente pueda decir que debemos hacer algo. Y pienso que la crisis de 2008 fue enorme, tanto por sus consecuencias absolutas sobre nuestras economías como por ser una crisis global que afectó a la totalidad de los países industrializados. Otra crisis del mismo tipo demostraría a la gente que hay algo esencialmente erróneo que debe ser corregido. No estoy seguro de que la gente haya aprendido, aún hoy, las lecciones de la última crisis.
Usted tiene la reputación de ser un hombre muy prudente. Sin embargo, escribió que "la siguiente crisis o colapsará nuestro sistema económico y financiero o tomará la forma de un conflicto político o incluso militar".
Pienso que sí, y lo que los políticos hacen es sólo tratar de seguir adelante, carecen de ideas. Como no han cambiado el enfoque básico, tampoco tienen respuestas. Es posible que seamos capaces de salir del paso por un largo tiempo, pero salir del paso no va a resolver el problema de volver al camino de crecimiento en el que estábamos. Después de la Gran Depresión de la década de 1930, cabía preguntarse hacia dónde iba la economía de EEUU. En realidad, veinte años después estábamos en la misma senda de crecimiento: el empleo perdido se había recuperado por completo. Estamos muy lejos de eso ahora. Podemos recuperarlo, pero solo haciendo cambios significativos en la economía mundial, tanto reequilibrando nuestras economías como reconstruyendo la forma en que regulamos las finanzas, y no veo que progresemos mucho ni en lo uno ni en lo otro.
Según el presidente del Gobierno de España, "los españoles han hecho un trabajo extraordinario en los últimos años para superar las dificultades económicas extrema y han tenido una historia de éxito que es reconocido y admirado más allá de nuestras fronteras". ¿Cuál es su evaluación de la economía española?
Obviamente ha habido algunos progresos, pero no los suficientes para que España pueda volver al pleno empleo sin tener una cuenta corriente deficitaria. Si España quisiera volver al pleno empleo pienso que sería difícil lograrlo sin tener que endeudarse de nuevo en el extranjero. Y la pregunta es, ¿ por qué alguien estaría dispuesto a prestarle a España cuando volver al pleno empleo significa tener un déficit por cuenta corriente?
Como hemos visto entre 2012 y 2015, el endeudamiento externo es posible, pero sólo funciona porque el resto del mundo piensa que cualquier préstamo a España está garantizado, esencialmente, por Alemania y otros países del Norte. Eso es algo que ellos niegan oficialmente, pero en términos prácticos la Unión Europea se las ha ido arreglando en el Sur para eliminar el déficit comercial y de cuenta corriente mediante tasas de desempleo suficientemente altas. Y España, por supuesto, aún está lejos de volver al pleno empleo.
¿En su opinión, es la austeridad un obstáculo para volver al pleno empleo?
En mi opinión, hay dos aspectos diferentes en la austeridad. Uno, que un gobierno necesita tener un programa creíble para gestionar las finanzas públicas. No puede seguir teniendo permanentemente un gran déficit presupuestario. El criterio tradicional del FMI era decir: dejemos que baje el tipo de cambio, eso hará crecer las exportaciones y te permitirá disminuir lentamente el déficit presupuestario con el tiempo, la demanda externa sostendrá a la economía y mantendrá el pleno empleo. Pero cuando pierdes la capacidad de bajar el tipo de cambio para generar mayor demanda de tus exportaciones, el único impacto que tiene la austeridad fiscal es crear más desempleo.
El verdadero problema aquí es que cuando los países del Norte de Europa se unieron a la zona euro se les dijo, y así lo dice el Tratado, que cada país se responsabilizaría de su propia deuda nacional. Después de 2010 todo eso se tiró por la ventana. En propiedad, la propuesta del Banco Central Europeo (BCE) de llevar a cabo Operaciones Monetarias de Compraventa (OMT) consistió en prometer que si un país encuentra que el tipo de interés que tiene que pagar para recibir préstamos es demasiado alto, entonces el BCE le comprará sus bonos. Eso es una transferencia de los países del Norte a los países del Sur. El BCE dijo que haría esas compras, pero en realidad nunca hicieron ninguna.
Si esas transacciones fuesen de nuevo necesarias, serían muy controvertidas, porque los economistas alemanes dicen: "Oye, mira: esta no es la unión monetaria que nosotros aceptamos firmar; nosotros firmamos una unión monetaria que no tenía una cláusula de rescate, sino sólo un Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Entonces, ¿por qué tenemos para eso que pagar por la expansión fiscal de España, Grecia, o Portugal?". Puedes entender su punto de vista. Pero, por supuesto, si vas a los países del Sur también es verdad que no tiene ningún sentido imponer altos niveles de austeridad a países cuyo único resultado una alta tasa de desempleo y contracción de la demanda.
Lo que está faltando es la capacidad de permitir modificar la tasa de cambio. Es ingenua la idea de que tú puedes sustituir la flexibilidad del tipo de cambio presionando a la baja los salarios y precios. Puedes intentarlo, pero cada vez que hemos visto eso en la historia ha demostrado ser extraordinariamente difícil y muy doloroso. La cuestión es, ¿resulta razonable hacer sufrir a España tanto dolor para hacer frente a esta situación?
¿Y cuál es su respuesta?
La preocupación que la Unión Europea debería tener es, en mi opinión, que ahora estamos embarcados en un rumbo donde tanto los países del Norte como los del Sur de alguna manera se sienten abandonados por la forma en que el euro se ha desarrollado. España, Italia, Grecia, Portugal –y hasta cierto punto incluso Francia– han estado sufriendo por estar encerrados en un sistema de tipo de cambio fijo mucho antes de que hayan convergido plenamente en un Estado donde el pueblo estuviera dispuesta a aceptarlo.
En cualquiera otra parte del mundo donde se ha dado una unión monetaria exitosa siempre ha ido acompañada de una unión fiscal y política. Hoy esto implicaría tener un único ministro de Finanzas para la zona euro, lo que significa que los impuestos y el gasto de España sería decidido por un ministro de Finanzas en Bruselas, en Berlín o donde fuera, pero no por el ministro de Hacienda español.
Bueno, si la gente en España vota por eso, la unión fiscal podría funcionar, pero no ha votado por eso ni se le ha dicho que ese es el plan, y no veo ninguna señal en algún país europeo de que quiera sacrificar su soberanía de esa forma, entregarla a un órgano central que no ha sido elegido y que no es representativo. Pienso que, en muchos sentidos, fue una irresponsabilidad empezar una unión monetaria antes de haber creado ese grado de unión política. No puedes forzar a la gente a una unión política a toda velocidad sólo porque hay una crisis. Aquella puede evolucionar orgánicamente a lo largo de cincuenta años, o de cien, no tenemos ni idea. Pero fue una locura poner primero la unión monetaria y después creer que una crisis crearía la unión política, porque lo que ha ocurrido es lo contrario.
¿Cuál es la perspectiva desde Alemania?
Cuando Alemania decidió abandonar el marco, el pueblo alemán hizo un sacrificio extraordinario. El marco era el símbolo de una Alemania democrática y exitosa después de la guerra. Mucha gente en el mundo admiraba el éxito y la estabilidad del marco, pero lo abandonaron con la esperanza de que de ese modo vincularían Alemania a Europa, demostrarían que Alemania ya no era un país del que se debía tener miedo.
¿Cuál ha sido el resultado?
Alemania es más poderosa política y económicamente hoy que en 1999 gracias al euro, y hay más sentimiento antialemán en Europa que en cualquier otro momento desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esto es muy injusto para Alemania, pero se puede entender por qué la gente piensa así. No es Alemania quien está creando el problema, es la unión monetaria. Más que antialemán, la gente debería oponerse más a la unión monetaria.
En El mundo de ayer, de Stefan Zweig, se puede leer que " para el pueblo alemán el orden ha sido siempre más importante que la libertad y la justicia. El propio Goethe dijo que preferiría una injusticia a un desorden". ¿Alemania se enfrenta a un problema de orden?
Yo lo veo de otra manera. Los intereses de Alemania hoy son muy diferentes de los intereses de España, Portugal y Grecia. Sin embargo, los políticos siguen pretendiendo que sus intereses son comunes. Ellos dicen que tienen visiones diferentes sobre cómo tiene que funcionar la unión monetaria, pero eso refleja un conflicto fundamental de intereses. Ahí es donde estamos ahora. Muchas economías del Sur de Europa, sencillamente, no son competitivas con la tasa de cambio actual, y Alemania es súper competitiva. Esto significa que Alemania tiene aún un superávit por cuenta corriente enorme, que es insostenible, y que los países del Sur tendrían un abultado déficit por cuenta corriente si consiguiesen volver al pleno empleo.
La única manera de resolver esto es reconocer que el tipo de cambio debe cambiar. Sin embargo, el problema con la unión monetaria es que al no hacerlo así están creando un conflicto entre Alemania y otros países. No es que Alemania haya provocado un conflicto o quiera tenerlo, sino que están atrapados en un sistema que lo hace inevitable: esa es la razón por la cual asistimos a un diálogo de sordos. Y ahora tenemos una situación en la que la gente que está a cargo de las instituciones europeas tampoco reconoce la realidad y piensa que la respuesta es tener un único ministro de finanzas en Europa.
Muchos políticos de la Unión Europea piensan que es la solución.
Pero eso es demasiado absurdo. Es un poco como decir que la unión monetaria está causando muchos problemas, pero sabemos la solución: asumamos que Europa es un país y el problema está resuelto. Pero no lo está. Es increíble que los políticos puedan actuar en base a una premisa tan falaz. Lo extraordinario es que nunca ha habido un tiempo en nuestra historia en el que la gente en Europa pase más tiempo viajando a los demás países, estudiando y viviendo en los diferentes países que forman Europa, casándose los unos con los otros. La gente en Europa se lleva estupendamente bien, hay mucha menos tensión. Los ingleses, por ejemplo, adoran ir a otros países. Toda la cultura del Reino Unido en los últimos 60 años se ha transformado por la posibilidad de viajar a Europa. Esto no era así hace 60 o 70 años... bebían cerveza, no tenían las mismas opciones de restaurantes... Hemos visto las pinturas y la cultura de otros países de Europa; eso es algo que a todo el mundo le encanta. No hay una tendencia nacionalista contra los países.
La gente realmente quiere llevarse bien, agradarse unos a otros, intercambiar todo tipo de experiencias, pero los políticos han decidido hacer esto más difícil imponiendo a los pueblos de Europa un calendario de integración política, lo que es completamente antinatural, y una unión monetaria que está desintegrando la economía de Europa. Es una tragedia en muchos sentidos, porque los pueblos de Europa quieren llevarse muy bien y tener relaciones pacíficas, tener más comercio y quizás disfrutar de una mayor integración con el paso de los años, quién sabe.
Es extraordinario que la integración política haya sido impuesta en Europa independientemente de lo que la gente ha dicho en sus propios países. La razón por la que a los británicos les gusta ir a España es porque es diferente del Reino Unido. La idea de que no podemos ser buenos amigos unos de otros a menos que pretendamos que somos todos ciudadanos de un Estado artificial llamado Europa es bastante absurda. Eso es un falseamiento de la historia. Es realmente trágico que esta tentativa de imponer integración política y una sola unión monetaria esté siendo impuesta en un marco temporal que ha causado tanto daño a la creación de una Europa estable y pacifica.
¿Cree usted que España debería abrir un debate acerca de su pertenencia a la zona euro?
Debería haber un debate, porque creo que es uno de los mayores obstáculos para el progreso económico en Europa, y dado que Europa es el bloque monetario dominante en el mundo, incluso más grande que el bloque del dólar, en realidad es muy importante que la gente piense con cuidado acerca de lo que está logrando y si es positivo. Tratar de suprimir el debate no va a funcionar, la gente quiere hablar de ello. No se puede simplemente dejarlo en los extremos, debería ser el principal centro de discusión y debate. Cómo hacerlo es difícil. Puedo entender que el Gobierno pueda tener dificultades debido a que son miembros de un sistema al que sienten que quieren apoyar.
Pero creo que lo que deberían hacer es intentar abrir un debate a través de toda la zona euro; es decir, cómo diablos vamos a salir del lío en el que nos encontramos, no huir hacia delante a ciegas, afirmando simplemente que casi hemos llegado. Hemos tenido problemas con los mercados financieros en 2010. La idea de que hemos resuelto estos problemas creo que es totalmente falsa.
En un artículo reciente en el 'New York Review of Books', usted criticaba el trabajo de cierto tipo de prensa en el debate sobre el Brexit. En los periódicos españoles de papel es casi un tabú hablar de si España debe salir de la zona euro; es todo lo contrario en la prensa financiera inglesa. ¿En su opinión, qué papel debería jugar la prensa en el debate económico?
Una de las lecciones de nuestra experiencia en el referéndum sobre el Brexit ha sido que la única organización que realmente intentó hacer una presentación objetiva y equilibrada de los temas fue la BBC. Es interesante que fuera mucho más criticada por la gente partidaria del remain [permanecer en la UE] porque fue equilibrada. El lado del remain dijo que el otro era obviamente idiota y que no se le debía dar ningún tiempo de antena. En realidad, la BBC hizo un muy buen trabajo en circunstancias difíciles, así que creo que las emisoras del sector público tienen una gran responsabilidad para asegurar que hay un debate y presentar las diferentes partes de la discusión. Realmente es una posición extraordinaria decir que no debes dar a la otra parte ningún tiempo en la televisión o la radio porque escuchar sus argumentos podría confundir al común de la gente.
En nuestros tribunales tenemos un sistema de jurado en el que doce hombres y mujeres buenos son escogidos para estar en un jurado, no porque sean expertos en la cuestión enjuiciada sino porque a menudo son más hábiles para juzgar el carácter y decidir si alguien está mintiendo o no. Así es como nosotros organizamos la elección de nuestros líderes políticos. El electorado a menudo es lo bastante bueno como para reconocer a alguien que está intentando sinceramente hacer lo mejor posible frente a quien está tratando de engañarlo. Y esa es la gran esperanza, la salvación de la democracia. Pero requiere que la gente tenga la oportunidad de escuchar los argumentos. Me deprimió bastante nuestra campaña del referéndum en Gran Bretaña porque ambos lados se rebajaron a la propaganda. Lo interesante fue que la mayoría de la gente corriente se dio cuenta de ello.
En su libro usted ofrece un nuevo enfoque de la crisis financiera. ¿Podría explicarlo?
Es muy interesante encontrarse en Estados Unidos porque en este país hay una gran tendencia a percibir al resto del mundo como una extensión de EE UU. Piensan que todos los problemas empezaron en EE UU, que la crisis financiera iniciada en su mercado de hipotecas de baja calidad se propagó a todo el sistema bancario estadounidenses y que eso dañó a la economía de EE UU y luego a la economía mundial. Yo siempre sigo el razonamiento inverso y digo que el problema empezó en realidad en la economía mundial, que hizo caer los tipos de interés a largo plazo y los bancos centrales de Occidente respondieron a eso recortando a su vez sus tipos de interés, lo que llevó a que el precio de todos los activos fuera hacia arriba, como el de las viviendas, por lo que la gente tuvo que endeudarse más para comprar los activos o financiarlos. El sistema bancario hizo lo que se suponía que tenía que hacer: satisfacer la demanda de créditos proporcionando más préstamo. Entonces el sistema bancario se hizo muy grande, y en vez de aumentar su capital se financió con créditos, lo que fragilizó el sistema bancario y bastó una simple chispa en un mercado, el de las hipotecas de baja calidad, para que la gente se diera cuenta de hasta qué punto era riesgoso y vulnerable el sistema bancario. Y entonces todo empezó a derrumbarse.
La razón por la que pienso que esto es importante es que si adoptas el criterio tradicional de que de alguna manera todo empezó en el mercado de la vivienda, entonces piensas que una regulación minuciosa de esa sola parte del sector financiero evitará una futura crisis y que eso hará muy fácil volver a la normalidad. Aún hoy algunos bancos centrales alrededor del mundo siguen pensando que mantener los tipos de interés bajos durante un tiempo más solucionará nuestros problemas. Sin embargo, si te vas al comienzo de todo esto lo que está muy claro es que ninguna economía puede salir de esto por sí sola. Incluso China, que sabe que tiene que tiene que pasar de producir para exportar a producir para satisfacer sus propias demandas internas, ha fracasado en hacer ese cambio en los recursos; de hecho, no tiene ante sí ningún incentivo evidente para efectuar tal cambio si al mismo tiempo el resto del mundo no reequilibra también sus economías.
Lo que tenemos delante es a países que se endeudaron, incluso países como España, que deprimieron la demanda y tienen un alto desempleo, que no están volviendo en absoluto a la normalidad, y bancos centrales que acaban reduciendo los tipos de interés. No es sólo que necesitan mantener bajo los tipos de interés, sino que tienen que continuar reduciéndolos. Y es por esta escalera mecánica hacia abajo que caminan las tasas de interés sin que nadie pueda bajarse. Considero que el problema ahora es muy serio. Solo un intento realmente substancial de cooperación entre los países puede sacarnos de ahí. Uno de los grandes obstáculos es, a mi juicio, el euro."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.24 09:12 curromucho Sociólogo alemán explica cómo la concentración de la riqueza minó la democracia y el Estado de Bienestar

http://ciperchile.cl/2016/08/23/sociologo-aleman-explica-como-la-concentracion-de-la-riqueza-mino-la-democracia-y-el-estado-de-bienesta
Europa sintetiza hoy muchas de las esperanzas, tragedias y contradicciones del mundo moderno. Basta mirar sus fronteras donde millones de familias sirias, afganas, iraquíes y libias esperan en campos de refugiados o mueren en el Mediterráneo intentando entrar a la que consideran la tierra de la seguridad. Los europeos han cerrado la frontera. Se sienten inseguros de su propio futuro y eso reduce la empatía y enfría el corazón. Hace casi dos meses los británicos decidieron abandonar la Unión Europea (el famoso Brexit) con el voto de 17 millones entre los que había desde nacionalistas xenófobos a simples trabajadores (usuales adherentes de la izquierda) hastiados del triunfo del mundo financiero y la decadencia industrial. Muchos creen que si se repitiera esa votación en cualquier país de Europa, los resultados no serían distintos pues en gran parte de ese continente las clases medias y populares se sienten acorraladas entre una elite cada vez más rica y las masas de inmigrantes cuyos países han sido destruidos.
La riqueza tienen un gran peso en esta tragedia, subraya el sociólogo alemán Wolfgang Streeck, director hasta el año pasado del prestigioso Instituto Max Planck para los Estudios de la Sociedad: “Los oligarcas de esos países que han sido devastados viven hace tiempo en Londres o en Nueva York. Y obviamente tienen buenas amistades con aquellos que invaden sus países y destruyen sus estados y sociedades”, dijo Streeck en un cuestionario que respondió para CIPER.
Son las clases medias y los pobres los que se ahogan en el Mediterráneo, o resisten con sus hijos atrapados en ciudades como Aleppo.
Debajo de conflictos que desde Chile tendemos a ver sólo como problemas de nacionalidades o religión, rezuma el viejo tema que, según Streeck, sigue siendo central para entender el mundo moderno: la acumulación de la riqueza.
La miseria que hay en zonas de América Latina, África o el Medio Oriente no puede ser curada a través de la emigración hacia Europa 
¿Qué puede hacer Europa con esos millones de desplazados que no son muy distintos a usted que lee o a mí que escribo? Sólo el año pasado Alemania recibió un millón de inmigrantes cuando Ángela Merkel decidió abrir la ruta a través de los Balcanes. Pero este año Merkel promovió un acuerdo europeo para que los cuatro millones que siguen esperando entrar sean llevados a campos de refugiados en Turquía, lo que fue denunciado por Médicos sin Fronteras como una política inhumana.
Otros países europeos han hecho cosas más controvertidas. El gobierno danés aprobó una ley para incautar a los refugiados bienes por más de US$1.500 y según informa CNN publicó anuncios en diarios de El Líbano, donde hay un millón de refugiados sirios, advirtiendo que no eran bienvenidos.
El caso danés es interesante, pues el ex candidato estadounidense, el demócrata Bernie Sanders, lo enarboló en su campaña como el modelo de organización social que debía seguir Estados Unidos. Sanders se hizo eco de las investigaciones del economista Miles Corak, quien en 2013 se preguntó si EE.UU., pese a que llevó la concentración de la riqueza a niveles inéditos en la historia de la humanidad (ver entrevista a Jeffrey Winters), seguía siendo la tierra de las oportunidades, el lugar en donde independiente de su origen social una persona podía prosperar trabajando duro. Corak mostró que el hijo del pobre estadounidense tiende a seguir siendo pobre y que el hijo del rico se mantiene en la riqueza (lo que no es muy distinto a Chile según los economistas Javier Núñez y Cristina Risco: con una probabilidad del 56% el hijo del rico seguirá perteneciendo al 10 % más rico de la población mientras que en Europa esa persistencia intergeneracional de la riqueza se reduce al 2%). Donald Trump
Donald Trump
Coincidiendo con las investigaciones de la OECD, Corak concluyó que para vivir el “sueño americano” de surgir a punta de esfuerzo había que irse a Dinamarca. Allí, donde los impuestos están entre los más altos del mundo, la equidad en la partida del hijo de un ingeniero y el de un taxista permite que el esfuerzo individual haga una diferencia.
Pero las familias que esperan con angustia en las fronteras de Europa una oportunidad para trabajar duro, enfrentan algo que el estudio de Corak no dice: el sueño danés es sólo para los daneses. O para los europeos y los ricos del mundo.
Hay una contradicción evidente en esto. El Estado de Bienestar está basado en el concepto de justicia social, que les reconoce a las personas derecho a cierto estándar de vida sólo por su condición de seres humanos. La fuerza moral de esta idea se cae a pedazos cuando es incapaz de proteger a niños, pues gran parte de esta discusión de la desigualdad se trata de eso: del destino de los niños ricos y pobres; del niño sirio Alan Kurdi muerto en una playa turca; del niño Omar Daqneesh rescatado de un bombardeo en Aleppo, cuyo rosto cubierto de sangre y polvo nos pregunta qué estamos haciendo; o de los cerca de 10 mil niños que han llegado a Europa solos, de los que no se sabe nada y que según la policía pueden haber caído en redes de abuso sexual.
Los estados de bienestar de Europa, cuyo discurso es proteger a las personas, ¿no pueden dar a la crisis de los refugiados una respuesta distinta a la de Donald Trump, quien prometió levantar un muro para defender a EE.UU. de la inmigración latinoamericana? ¿Cuál es la posición de la izquierda europea?, no la de Tony Blair, ex primer ministro del Reino Unido, quien se plegó irresponsablemente a la guerra contra Irak convocada por George Bush (como lo ha mostrado el informe Chilcot), sino de la izquierda que defiende la justicia social.
La pregunta hoy, incluso en países tradicionales de capitalismo democrático, es cuánto tiempo será posible aislar la economía de la intervención democrática sin tener que recurrir a métodos del estilo Pinochet 
Streeck, uno de los más respetados intelectuales de esa izquierda europea, no está por abrir las fronteras. Al menos mientras esa no sea una decisión democrática de los europeos. Y hoy claramente no lo es. Así lo explicó a CIPER:
-En el corto plazo la respuesta europea a la crisis debe ser ayudar a los sirios y a otras personas que están sufriendo, proveyendo infraestructura a los campos de refugiados en Turquía y Jordania y donde sea, incluyendo escuelas, hospitales y re-asentando a los más vulnerables en Europa occidental, por ejemplo, a las familias con niños pequeños o personas que tienen enfermedades. Pero la inmigración regular hacia los mercados de trabajo europeos debe ser examinada por separado, y debe ser regulada de manera que las condiciones de trabajo dignas y salarios dignos se puedan garantizar para todos, viejos y nuevos residentes, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos donde eso está garantizado para los primeros. Luego de eso necesitamos prepararnos para ayudar a los sirios, iraquíes y afganos y otros a reconstruir sus países una vez que la guerra termine y las fuerzas de ocupación se hayan ido.
Para subrayar la diferencia entre esta postura y la de Donald Trump, Streeck precisa que el rechazo a los inmigrantes que vocea el candidato estadounidense es, en realidad, engañoso. “Tengo la impresión de que la economía americana no podría existir sin inmigración de trabajadores de baja calificación provenientes de América Latina”, dijo a CIPER. Y agregó que si líderes como Trump demonizan a esos inmigrantes no es porque no los quieran, sino “porque eso les permite a las empresas contar con trabajadores incapaces de reclamar derechos sociales, usar los servicios sociales u organizarse en sindicatos”. Por ello, Streeck cree que si Trump gana las elecciones no hará nada en contra de la inmigración.
La situación en Europa –afirma Streeck- es distinta:
-Muchos países tienen salarios mínimos y extendidos estados de bienestar y no pueden, por muchos motivos, aceptar una doble situación del mercado de los trabajadores en la que los derechos sociales de los inmigrantes no sean reconocidos. Angela Merkel
Angela Merkel
Dado lo anterior, si Europa no limita el número de inmigrantes, pone una presión enorme sobre su Estado de Bienestar (que, como se verá luego, está ya malherido) y sobre las remuneraciones de sus clases medias y pobres. Son estos grupos los que se han comenzado a oponer a la inmigración. Su reacción, dice Streeck, “ha sido demonizada” por empleadores y dirigentes políticos, “como un nuevo despertar del nacionalismo”. Pero Streeck no ve en esa reacción nacionalismo, como tampoco ve humanitarismo en muchos empleadores y políticos que argumentan a favor de abrir las fronteras.
Para el sociólogo alemán muchos empresarios simplemente quieren que más inmigración “ayude a que los salarios bajen y así prevenir lo que llaman ‘cuellos de botella’ que es cuando la falta de mano de obra empuja las remuneraciones hacia arriba”.
Y sobre la decisión de Merkel de 2015 de abrir las fronteras, Streeck dice: “Dudo que sea beneficioso para Siria, África Occidental o Pakistán si nosotros descremamos sus economías y absorbemos a todos sus trabajadores capacitados, a sus científicos y emprendedores. Mi corazonada es que detrás de la política de refugiados alemana hay un vampirístico deseo de absorber los trabajadores calificados de los países que sufren todavía guerra y pobreza. Esto no puede ser en el interés de esos países”.
-Durante siglos Europa ha explotado los recursos de Asia, África y Latinoamérica. ¿No cabe esperar que Europa se haga cargo más activamente en los problemas de pobreza y de refugiados?
La miseria que hay en zonas de América Latina, África o el Medio Oriente no puede ser curada a través de la emigración hacia Europa. No soy filósofo así que no puedo decir si hay una obligación moral que constriña a los países occidentales a simplemente abrir sus fronteras. Como cientista y economista político puedo decir que, aunque uno puede razonablemente argumentar a favor de esa obligación, las mayorías políticas en Europa no la van a aceptar y se rebelarán, como ya lo están haciendo. Entonces, hay que encontrar otras maneras. Hay que destacar, por ejemplo, que los Estados Unidos, cuyas tropas están presentes en casi todos los lugares donde hay problemas, no han aceptado todavía a un solo refugiado de Siria. Ni siquiera dejan entrar a los intérpretes afganos que usaron para interrogar a los talibanes sospechosos, a pesar de que ellos son obviamente los primeros en ser asesinados cuando las tropas se vayan. Esos ciudadanos afganos ahora se presentan en las fronteras alemanas como refugiados. ¿Están obligados los europeos a dejarlos entrar? Tenga en cuenta también que Alemania y otros países europeos han fracasado hasta ahora en hacerles ver a sus aliados estadounidenses que sus intervenciones militares sin sentido son la mayor fuente de personas que abandonan sus países de origen en el Oriente Medio. Cuando haya paz ahí, habrá una inversión significativa, el comercio mejorará y esos países podrán empezar a desarrollarse de nuevo. MATANDO AL ESTADO DE BIENESTAR
Pese a sus contradicciones, Europa sigue siendo la inspiración de muchas de las reformas que algunos quisieran aplicar en Chile. Desde la educación finlandesa (pública, gratuita, sin selección de alumnos, ni competencia entre colegios y de alta calidad), hasta el sistema de salud inglés que garantiza atención sin costo a todos sus ciudadanos, o las ya citadas pensiones danesas. Muchas políticas europeas desafían las convicciones económicas que han gobernado Chile desde la dictadura. Las marchas estudiantiles de 2011 por la educación universitaria gratuita y las actuales manifestaciones en contra del sistema de AFP se alimentan de esa fuente.
Votar es muy importante. Pero debe tener consecuencias. Si un Estado no tiene otra opción que seguir las instrucciones de sus acreedores, no hace diferencia quién es elegido ni cómo 
Wolfgang Streeck cree que esas políticas son cada vez más difíciles de sostener y piensa que los chilenos debemos asumir que ya no podremos construir un Estado de Bienestar como el que disfrutaron los europeos en los último 50 años.
-Dado que el Estado de Bienestar está retrocediendo en el centro, ¿cómo podría emerger de nuevo en la periferia? -dijo Streeck a CIPER.
En un reciente artículo Streeck argumenta que parte de ese retroceso tiene que ver con cómo se construyó la Unión Europea (UE): “En vez de proteger a los ciudadanos del huracán que han provocado los mercados (especialmente en la crisis financiera de 2008), se transformó en un poderoso motor de liberalización al servicio de una profunda reestructuración de la vida social”. Y puntualiza que fueron los británicos los que durante el gobierno de la conservadora Margaret Thatcher “bloquearon el desarrollo de la UE como un estado supranacional de protección” y que en estos años padecieron lo que habían alimentado: su país se transformó en dos naciones, “una de ganadores que usan el mundo de la globalización como una extensión de su jardín, y la de los perdedores, expulsados del acceso a los bienes comunes”.
Lo mismo –dice Streeck- ha ocurrido en muchas partes de Europa, y en vez de estar los latinoamericanos avanzando hacia ese modelo, es Europa la que retrocede; son sus instituciones públicas las que se debilitan y se vuelven impotentes para regular los mercados y proteger a sus ciudadanos (“Hay sociedades capitalistas altamente desarrolladas que presentan similitudes preocupantes con los llamados países del Tercer Mundo”, dijo en una entrevista reciente). Bernie Sanders
Bernie Sanders
Europa, en la práctica, parece encaminarse hacia una democracia a la estadounidense, modelo que Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos sintetizó cuando en 2007 le preguntaron qué candidato presidencial apoyaba: “Tenemos la fortuna, gracias a la globalización, de que las decisiones políticas han sido largamente reemplazadas por las fuerzas del mercado global. Dejando el tema de la seguridad de lado, es difícil que algún candidato haga una diferencia. El mundo es gobernado por las fuerzas de mercado”.
Streeck afirma que los que se oponen a esa limitación de la soberanía nacional y buscan reponer el poder que alguna vez tuvo la democracia sobre los mercados –por ejemplo, el ex candidato presidencial Bernie Sanders, el movimiento “Podemos” en España, el laborismo de Jeremy Corbyn en Inglaterra, o Syriza en Grecia- “son combatidos con dientes y uñas. Los bancos centrales y las organizaciones internacionales como la Unión Europea están todavía pensando cómo suprimir o esterilizar estos movimientos”, dijo Streeck a CIPER.
En su último libro Comprando Tiempo: la crisis retrasada del capitalismo democrático (Verso, 2014), Streeck analiza cómo las democracias capitalistas europeas llegaron al punto en el que “la democracia representativa ya no representa nada” según afirma el sociólogo francés Christian Laval .
En esencia, Streeck sostiene que desde la Segunda Guerra Mundial hasta ahora las democracias europeas han enfrentado cuatro crisis importantes. De las tres primeras supieron salir manteniendo “la apariencia de que el capitalismo podía seguir proveyendo crecimiento material para todos”. De la última crisis (2008), Streeck no ve solución clara. De hecho, cree que la crisis sólo la ha pospuesto, y que las naciones desarrolladas están comprando tiempo. NO MAS SINDICATOS
La historia económica que reconstruye Streeck en su libro se enfoca en la tensión que existe entre trabajadores y capitalistas por la distribución de la riqueza. Y muestra como, década tras década, los que viven de su trabajo van perdiendo poder frente al 1% más rico. Más allá de lo discutible que pueden ser las interpretaciones que hace Streeck, su reconstrucción tiene la virtud de que vincula importantes fenómenos sociales (como reducciones tributarias, decadencia de los sindicatos y endeudamiento de las personas) que usualmente tienden a considerarse por separado.
Sostiene que tras la Segunda Guerra Mundial emergieron en Europa democracias que lograron establecer paz entre trabajadores y capitalistas a través de equilibrar los mercados con políticas de protección. Estos estados intervenían en la economía para generar crecimiento y corregir las consecuencias sociales de éste. Se financiaban principalmente con impuestos sobre los más ricos, lo que también tuvo el efecto de hacer que la desigualdad de ingresos no fuera tan alta.
Siguiendo la terminología del economista Joseph Schumpeter, Streeck denomina a este tipo de democracias Estado Recaudador (Tax State).
A fines de los ’60 el crecimiento económico de estos estados empezó a tambalear y la presión de trabajadores y sectores medios por más prosperidad -dice Streeck- amenazó a estas democracias con la primera gran crisis de legitimidad. Esa crisis logró ser aplazada de un modo inesperado: con inflación. “El truco fue posponer el emergente conflicto entre los recursos que recibía el capital y el trabajo introduciendo recursos adicionales, aunque estos existieran solo en el papel moneda y no en la realidad”, escribe Streeck en su libro.
La solución de hacer aparecer que la torta era más grande, a través de imprimir más billetes, duró poco tiempo pues las tasas de inflación se dispararon en todo el mundo: mientras el Reino Unido superaba el 20% anual a mediados de los ‘70, Estados Unidos se acercaba casi al 15% al comenzar la década de los 80. Dice Streeck que la reacción de los capitalistas fue entonces volcarse hacia el neoliberalismo; romper con el Estado de Bienestar que había permitido su crecimiento y la paz social hasta entonces y empujar organizadamente hacia la liberalización del capitalismo y la expansión de sus mercados en el ámbito local e internacional. Es entonces que el equilibrio entre las fuerzas del trabajo y el capital comenzó a inclinarse a favor de los segundos.
En el plano político este proyecto se hizo posible con el ascenso al poder de Ronald Reagan en Estados Unidos (1981-1989) y de Margaret Thatcher en el Reino Unido (1979-1990), ambos llevaron adelante un programa neoliberal caracterizado por la rebaja tributaria y la reducción de la intervención pública en la economía. Esa política fue exitosa en controlar la inflación, pero generó tasas crecientes de desempleo (en EE.UU. llegó al 20 % a comienzos de los ‘80) y volvió a encender la tensión entre trabajadores y capitalistas.
Streeck escribe que Reagan y Thatcher usaron entonces el poder del Estado para “disciplinar a las organizaciones de trabajadores”, las cuales hasta ese momento (siguiendo las ideas del economista John Maynard Keynes) se consideraban claves para redistribuir la riqueza, producir demanda agregada y crecimiento económico. Streeck menciona dos momentos cruciales. El primero es la huelga de los controladores aéreos estadounidenses de 1981. A las 48 horas de iniciada la huelga, Reagan despidió a todos los controladores y los reemplazó permanentemente. Joseph Mccartin, profesor de historia de la universidad de Georgetown, resalta que hasta esa huelga los sindicatos estadounidenses eran una fuerza política importante y que su rápida derrota mandó un potente mensaje a todo el país sobre la inseguridad de los trabajos y sobre el nulo rol que le asignaba a los sindicatos el emergente modelo neoliberal.
Creo que no hay correcciones de mercado posibles sin sindicatos, entendidos como organizaciones autónomas, capaces de negociar igual a igual con los empleadores en defensa de los intereses de sus miembros 
El segundo episodio es la huelga de los mineros del carbón en el Reino Unido. Se inició en 1984 cuando Thatcher anunció el despido de 20 mil trabajadores de las minas que manejaba el Estado y 120 mil mineros británicos paralizaron sus actividades. Lo que a Reagan le tomó menos de una semana a Thatcher le tomó un año. Finalmente no solo terminó despidiendo a más de 90 mil trabajadores y privatizando las minas que eran rentables, sino que fijó en el debate público una imagen de los sindicatos que sigue resonando hoy: los llamó el “enemigo interno”. En un discurso ante los miembros de su partido, Thatcher dijo: “Tuvimos que enfrentar a un enemigo externo en las Falklands”, pero en el caso del carbón “la lucha fue contra un enemigo interno mucho más difícil de vencer y más amenazante contra la libertad” (Ver “El enemigo interno” de Seulmas Milne).
Desde entonces la fuerza sindical comenzó a decaer en todo el mundo. Incluso fueron dejados de lado por la academia, como remarca Streeck en una entrevista de 2011. En la primera edición del manual de Economía Política de Smelser y Swedberg, dice Streeck: “No había una sola mención a los sindicatos en todo el libro… y es imposible entender el debilitamiento social de la economía de la post guerra sin tener en cuenta qué posibilidad hay de negociar colectivamente o de que las organizaciones sociales intervengan en los mercados de acuerdo a sus objetivos políticos”. (Para las siguientes ediciones de ese manual le pidieron a Streeck que escribiera de los sindicatos).
La desaparición de ese concepto tiene ejemplos recientes en Chile: hace menos de un mes el Tribunal Constitucional borró la palabra sindicato de la reforma laboral que, en los discursos, pretendía mejorar las condiciones de negociación de los trabajadores.
Para Streeck la eliminación de los sindicatos ha sido muy dañina para la democracia:
-Creo que no es posible hacer correcciones a los mercados sin sindicatos, entendidos como organizaciones autónomas, capaces de negociar de igual a igual con los empleadores en defensa de los intereses de sus miembros. La declinación de los sindicatos en las últimas dos o tres décadas ha implicado la declinación de la democracia-dijo a CIPER.
Streeck resaltó, además, otra correlación: “Hay que destacar que la declinación de los sindicatos ha ocurrido también de la mano de la declinación del crecimiento económico, lo opuesto de lo que los neoliberales habrían esperado”.
Las cifras del Banco Mundial le dan plausibilidad a su observación. Mientras en la década del 60 y 70 –cuando los sindicatos eran fuertes- la economía del mundo creció a un ritmo de 3%, desde 1980 hasta 2010 (periodo en que el neoliberalismo venció a los sindicatos) la economía creció 1,4% al año. ENDEUDAR AL ESTADO
Mientras el poder de las organizaciones laborales menguaba, otro fenómeno desbalanceó aún más el escenario a favor de los dueños del capital. El cientista político Jeffrey Winters lo analiza en detalle en su libro Oligarquía: es la aparición -a mediados de los ‘50- de una industria de la defensa de la riqueza, integrada por profesionales de clase media altamente preparados que diseñan estrategias jurídicas para que los más ricos logren pagar menos impuestos y argumentos políticos para que las medidas que los benefician parezcan beneficiosas para todos. Esa industria -dijo Winters a CIPER- empujó y justificó la expansión de los paraísos tributarios que han permitido que las elites de todo el mundo reduzcan al máximo su contribución a las sociedades en las que hacen sus negocios y prosperan. Jeffrey Winters (Fuente: www.jfcc.info)
Jeffrey Winters (Fuente: www.jfcc.info)
Para Streeck, la drástica reducción en la recaudación tributaria tuvo un efecto central en el “Estado Recaudador”. Debió comenzar a endeudarse con el sistema financiero internacional para seguir financiando su operación y la protección social (la cual se hizo más necesaria debido el aumento del desempleo). Las democracias capitalistas europeas pasaron así de ser Recaudadoras a Deudoras. Y a partir de ese momento, dice Streeck, dejaron de estar enfocadas en los intereses de sus ciudadanos para buscar satisfacer las necesidades de los inversionistas que les prestan y que hacen las inversiones que los estados ya no tienen dinero para hacer.
Esos inversionistas son esencialmente buscadores de utilidad, pero tienen un ojo puesto en el riesgo. Y el riesgo, cuando se financia la deuda de un país o se invierte en él, es la posibilidad de que por la vía de la democracia los gobiernos cambien las reglas y la tasa de utilidad se reduzca. Los estados se vuelven así -dice Streeck- custodios de reglas y condiciones que sean amistosas con los inversionistas. Los reclamos de las personas se vuelven populistas, poco serios, peligrosos.
Streeck menciona en su libro a Calpers y PIMCO, dos grandes fondos especializados en el mercado de los bonos públicos (es través de la emisión de bonos que los gobiernos recolectan un porcentaje del dinero que necesitan para financiarse). Los ministros de Hacienda se juntan con los gerentes de estos fondos para recibir “asesoraría sobre una correcta política fiscal” donde “lo correcto” es aquello que permite a estos fondos hacer inversiones de largo plazo. Para evitar que las democracias, a través de las burocracias estatales, tomen medidas que amenacen las rentas de esos fondos, Streeck dice que las políticas neoliberales crearon instituciones independientes (como los bancos centrales) inmunes a los resultados electorales, “transfiriendo las decisiones económicas a comités de expertos” y dando garantía a los dueños del capital de que la democracia “no intervendrá en la economía”. ENDEUDAR A LAS FAMILIAS
La solución del endeudamiento público volvió a posponer la crisis del sistema. Pero a mediados de los ‘90 las deudas públicas llegaron a tal nivel (especialmente en EE.UU.) que los inversores comenzaron a preocuparse de la real capacidad de los países de devolver los préstamos. La solución fue comenzar a desmantelar el Estado de Bienestar, lo que fue llevado adelante en Estados Unidos por el demócrata Bill Clinton y en el Reino Unido por el nuevo laborismo de Tony Blair. Así, dice Streeck, mientras la derecha recortó los impuestos, lo que recortaron los demócratas y la izquierda inglesa fueron los programas sociales.
Esos recortes en el Estado de Bienestar generaron un vacío de protección pública potencialmente explosivo. Dice Streeck que este vacío se resolvió otra vez recurriendo a la ilusión de riqueza: se facilitó el acceso al crédito a las familias.
Desde Ronald Reagan en adelante se había promovido en Estados Unidos y luego en Europa una creciente desregulación financiera, y eso hizo posible que en los ‘90 se masificara el endeudamiento de las personas. En el corto plazo, opina Streeck, esto permitió a las familias seguir obteniendo salud, educación y otros bienes públicos que estaban siendo recortados.
Es interesante destacar que el modelo de suplir con deuda lo que el Estado no provee es la esencia en Chile de políticas como el Crédito con Aval del Estado (CAE), mecanismo con el cual el Presidente Ricardo Lagos buscó que los más pobres pudieran estudiar en la universidad facilitándoles mecanismos para endeudarse con el sistema financiero. En parte por la mala calidad de la educación que se ofrecía, por las altas tasas de interés que cobraban los bancos y porque los trabajos para los estudiantes que se formaban no existían (ver entrevista a Ben Ross Schneider), esa estrategia terminó generando al primer gran cuestionamiento al modelo de desarrollo chileno desde el fin de la dictadura.
A nivel internacional el modelo del endeudamiento de las familias estalló en la crisis financiera de 2008, provocada porque los bancos hicieron grandes negocios ofreciendo créditos hipotecarios a personas que no podían pagar y luego se vendieron unos a otros esos grupos de deudores. Los estados debieron salir al rescate de sus sistemas financieros.
A partir de esta reconstrucción de la historia económica desde la Segunda Guerra Mundial hasta hoy, Streeck argumenta que tanto la inflación, como el endeudamiento público y el privado fueron métodos a los que se recurrió para generar la ilusión de que el sistema generaba crecimiento y prosperidad para todos, cuando en realidad los dueños del capital recibían una cantidad cada vez mayor de la riqueza que se producía.
Sobre esa base Streeck argumenta que no es el Estado de Bienestar el que ha quebrado a los países. La actual crisis de las finanzas públicas, afirma, “no es el resultado de un exceso de democracia redistributiva sino de una baja general en los niveles de tributación” y también “del endeudamiento en que incurrieron los estados para salvar al sistema financiero”. Fue el mercado operando sin regulaciones ni contrapesos políticos lo que trajo a Europa hasta este punto.
No solo el Estado de Bienestar ha sido horadado. Streeck cree que el capitalismo se ha puesto en una posición en que puede autodestruirse, pues ya no puede proveer crecimiento para todos y, a la vez, permitir la alta acumulación de los dueños del capital. En un artículo de 2014 (“¿Cómo terminará el capitalismo?”) afirma que “el avance capitalista ha destruido ya prácticamente todas las agencias que pudieran estabilizarlo a base de limitarlo”. Para Streeck este sistema es como un reactor nuclear que necesita refrigeración. Necesita fuerzas compensatorias que contengan la acumulación sin freno a través de controles y equilibrios sociales. Esas fuerzas ya no existen y “el capitalismo puede auto-debilitarse por un exceso de éxito”, dice.
En este escenario de completo dominio de los mercados, Streeck estima que se han incubado tres grandes problemas de largo plazo para los cuales no hay aún una solución clara: la reducción de las tasas de crecimiento que han venido cayendo desde los ‘80; el incremento de la concentración de la riqueza y un aumento de la deuda pública (en “¿Cómo terminará el capitalismo?” presenta gráficos que ilustran estas variaciones).
En su opinión, en el pasado las democracias sortearon las crisis de legitimidad y mantuvieron la paz entre trabajadores y capitalistas creando la ilusión de crecimiento a través de la inflación, del endeudamiento público y de los hogares. Hoy enfrentan un callejón que parece sin salida: no hay a quién mas endeudar. ¿Cómo generar crecimiento ilusorio o real que siga posponiendo el conflicto social?
Estados Unidos ni siquiera ha dado refugio a los intérpretes afganos que usaron para interrogar a los talibanes sospechosos, a pesar de que ellos son obviamente los primeros en ser asesinados cuando las tropas se vayan 
Wolfgang Streeck es pesimista. Cree que estos tres problemas se potencian entre ellos: “Cada vez hay más evidencia de que la desigualdad creciente puede ser una de las causas del declive del crecimiento” y que “el bajo crecimiento, a su vez, fortalece la desigualdad al intensificar el problema de la distribución”. Y argumenta que el endeudamiento con el que se buscó “compensar a los asalariados y a los consumidores por la creciente desigualdad provocada por el estancamiento de los salarios y los recortes de los servicios públicos”, ha llegado a un límite pues no logró reactivar el crecimiento. “¿Puede continuar indefinidamente lo que parece ser un círculo vicioso de tendencias dañinas? ¿Existen fuerzas contrarias que puedan romperlo y qué ocurrirá si estas no se materializan, tal como ha sucedido durante casi cuatro décadas?”, se pregunta en su artículo “¿Cómo terminará el Capitalismo?”.
Contra la idea extendida de que el capitalismo llega a puntos críticos y luego alcanza un nuevo equilibro, Streeck percibe un declive gradual, aplazado pero inexorable. Y si las tasas de crecimiento siguen cayendo en Europa y el sistema “no es capaz de producir ni siquiera una ilusión de crecimiento sostenible, llegará el momento en que el camino del capitalismo y la democracia se separen”. Esto es, que las democracias de estos países terminen siendo completamente neutralizadas para que los mercados puedan operar sin restricciones de derechos ni obligaciones con la sociedad.
Streeck dijo a CIPER:
-El capitalismo contemporáneo en los llamados países avanzados parece requerir de un Estado que discipline y por lo tanto que no se vuelva un Estado Social. Y los estados han entendido que ellos deben disciplinarse a sí mismos sino serán abandonados por el capital móvil. Esto es lo que está detrás del actual vaciamiento de las instituciones democráticas, incluso en los países tradicionales de “capitalismo democrático”. La pregunta hoy es cuánto tiempo será posible aislar la economía de la intervención democrática sin tener que recurrir a métodos del estilo Pinochet. CRECIMIENTO DE QUIÉN Wolfgang Streeck
Wolfgang Streeck
Sobre el futuro, en una entrevista reciente Streeck argumentó: “Mi hipótesis es que atravesaremos un largo periodo de transición, en el que no sabemos hacia dónde vamos. Es un mundo de incertidumbre, desorden, desorientación, en el que todo tipo de cosas pueden pasar en cualquier momento. Nadie sabe cómo salir del problema, solo vemos que crece”.
En esa incertidumbre, que eventualmente puede terminar en métodos estilo Pinochet, sugiere que es necesario fortalecer la democracia. Pero, ¿cuáles son las características que una democracia debe tener? La pregunta es interesante para un país como Chile que durante mucho tiempo ha asociado democracia con votar y que este año ha discutido sobre la estructura y los contenidos de una nueva Constitución.
-¿Tiene en mente un modelo de lo que la Constitución debe decir o representar para defender la democracia? Votar es muy importante. Pero debe tener consecuencias. Si un Estado no tiene otra opción que seguir las instrucciones de sus acreedores y la voluntad de los inversionistas extranjeros, no hace diferencia quién es elegido ni cómo. La democracia debe tener un efecto. Y cuando ese efecto es real y no una apariencia, involucra la soberanía, interna y también externa. Dada la magnitud de los problemas de hoy no pongo mucha fe en el tema constitucional. En cambio, lo que me parece esencial es movilizar a las personas y la libertad de movilizarse; también la libertad de prensa, incluyendo la existencia de una prensa independiente, alternativa en la prensa escrita y en los medios digitales. Y no menos importante libertad académica para enseñar e investigar. Estos son recursos para movilizar y contra movilizar mucho más importantes que, digamos, si hay una segunda cámara parlamentaria o no.
-En su libro usted destaca la necesidad de instituciones democráticas que limiten los mercados. Los economistas neoliberales argumentan que limitar los mercados implica limitar el crecimiento. Para mantener el sistema democrático, ¿cree que hay que aceptar que el crecimiento va a reducirse? La pregunta es siempre “crecimiento de qué” y “para quién”. El crecimiento en los países de la OECD ha estado declinando por varias décadas, mientras que las utilidades se han incrementado, especialmente en finanzas, con la consecuencia de un explosivo crecimiento en la desigualdad. El crecimiento económico no necesariamente significa que los beneficios escurran a toda la sociedad y sino escurre el crecimiento no es necesariamente algo deseable. El crecimiento puede caer de todos modos. Recuerde a los celebrados BRICS (Brasil, Rusia, India China y Sudáfrica) los cuales, con la excepción de China, son considerados hoy casos perdidos.
-En su reciente libro Desigualdad. ¿Qué podemos hacer?, el economista Anthony Atkinson afirma que reducir la desigualdad es un objetivo que los países deben perseguir aunque el costo sea reducir el crecimiento. Sostiene que “una torta mejor repartida” es preferible a una más grande distribuida con los niveles actuales de desigualdad. ¿Está de acuerdo? ¿Cree que renunciar a niveles de crecimiento es políticamente posible en países como Chile que aún no alcanzan el desarrollo? Estoy de acuerdo con Atkinson, especialmente porque un crecimiento inequitativo puede no ser sustentable social y políticamente. Pero, ¿se puede basar una política de equidad social a expensas de crecimiento o de la promesa de crecimiento? No sin gran apoyo “desde abajo”, y aún así esto puede ser difícil. Respecto de Chile yo no sé mucho de su situación. En otros países uno puede tener dudas si las clases medias realmente necesitan más autos alemanes, ropa interior francesa, series de televisión americanas o pilas de poleras baratas de Tailandia. Pero este es un punto discutible ya que la clase media casi siempre tendrá suficiente influencia política para conseguir por sí mismos lo que desean.
-En su libro El Estado emprendedor, Mariana Mazzucato argumenta que para que los países crezcan el Estado debe involucrarse en el desarrollo de las industrias nacionales para producir economías innovadoras. Aunque eso suena bien desde la macroeconomía, en términos de los equilibrios políticos el acuerdo Estado-Empresa puede ser una pesadilla para los ciudadanos. ¿Cómo evalúa usted las políticas industriales que consideran a los países como equipos productivos? Probablemente es cierto que las políticas industriales pueden desarrollar empresas y sectores, y contribuir a la prosperidad económica. Pero eso no es nada nuevo y la pregunta es por qué eso no ha detenido la marcha hacia el neoliberalismo. Sin tener en cuenta los intereses económicos y el poder, esos libros son fantasías tecnocráticas que hacen a las personas olvidar el mundo real. La idea de los países como equipos productivos es un lenguaje de propaganda para los consultores de negocios, ansiosos de disfrutar su momento de fama antes de que sean rápidamente olvidados. El capitalismo es sobre acumulación de capital, no entre los países, sino entre los capitalistas.
submitted by curromucho to podemos [link] [comments]


2016.08.02 12:43 EDUARDOMOLINA Filósofos contra la corrupción: “Tener un Estado decente es un derecho humano central”. Un funcionario corrupto, ¿cómo va a querer cambiar un sistema que le rinde beneficios?. Si hablamos de integridad, no se puede ofrecer otro incentivo que la integridad misma.

http://iniciativadebate.org/2016/08/02/filosofos-contra-la-corrupcion-tener-un-estado-decente-es-un-derecho-humano-central/
"“Las agencias internacionales buscan recetas rápidas y uniformes a los problemas de corrupción: purgas masivas, políticas de tolerancia cero, penas más duras. Pero las soluciones generales no existen. La corrupción es diferente en todas partes y exige métodos hechos a medida para cada caso. No funciona de la misma manera en Grecia que en Ucrania, pero incluso en Ucrania no opera del mismo modo en la policía de tráfico que en la agencia tributaria o en los ayuntamientos”.
Habla Frans Geraedts (Holanda, 1956), filósofo y socio fundador de Governance & Integrity (Gobernanza e Integridad, www.gi-nederland.com), una pequeña empresa que lleva más de 20 años trabajando por la democracia y la integridad de los servicios públicos en Holanda, Bélgica, el área del Caribe y Ucrania, entre otros lugares. A Geraedts y los otros dos fundadores, Ruud Meij y Leonard de Jong, también filósofos, les mueve la convicción de que todos los ciudadanos del mundo se merecen un Estado honesto y eficaz. “Disponer de un Estado decente es un derecho humano central”, dice Geraedts. “Al fin y al cabo, sin un buen funcionamiento del Estado sus ciudadanos difícilmente pueden hacer valer todos sus demás derechos”.
La empresa de los tres pensadores, que cuenta con casi 20 empleados, combina una actitud idealista —son hijos de los años 1970— con un pragmatismo feroz. Por un lado, creen que el cambio siempre es posible y que incluso los Estados más corruptos pueden transformarse con tal de que haya una voluntad colectiva en ese sentido. Por otro, saben que esa labor de transformación exige un gran esfuerzo, una amplia inversión de recursos y, sobre todo, un profundo conocimiento de las circunstancias e historia locales, del funcionamiento de las organizaciones y de la naturaleza humana.
Su método de trabajo es lento y detallado. Operan a ras de suelo, empezando por los individuos —funcionarios, políticos, concejales—, a los que reúnen en pequeños talleres para que hablen de su experiencia diaria y aprendan a analizarla desde un punto de visto moral: ¿qué decisiones toman?, ¿cómo llegan a ellas?, ¿son moralmente buenas o malas?, ¿cómo se pueden mejorar? Al mismo tiempo que inician este proceso de concienciación, los filósofos trabajan con organizaciones y autoridades locales para implementar sólidas estructuras de prevención y penalización.
Parece que les mueve una fe en la bondad del ser humano. O al menos, en su potencial para el razonamiento moral.
Supongo que sí. Pero además nuestra experiencia nos ha demostrado que tenemos razón. Hemos comprobado que todo el mundo, sea basurero o concejal, tiene la capacidad de evaluar sus propias decisiones desde un punto de vista moral. En los años 90 comenzamos trabajando en cuestiones de integridad en la agencia tributaria holandesa. Desde entonces hemos colaborado con gobiernos locales y nacionales, el sistema educativo, la industria financiera, el sistema sanitario y partidos políticos. Llevamos más de 20 años haciendo un gran experimento, formulando y comprobando hipótesis. Lo que hemos aprendido en Holanda nos ha permitido diseñar soluciones para otros lugares, como Ucrania, donde llevamos una década trabajando en la ciudad de Lviv, o en Thessaloniki, en Grecia, donde todavía estamos en fase de exploración. ¿Por qué allí? Preferimos trabajar en ciudades de tamaño mediano que tengan una universidad con la que podamos colaborar. Después fundamos, con personal del lugar, una empresa y una ONG locales.
¿Cómo deciden adónde van? ¿Se les invita?
No, decidimos nosotros. Nos interesa trabajar en lugares donde haya una auténtica voluntad de cambio. En Grecia, por ejemplo, durante mucho tiempo el mal funcionamiento del Estado no les parecía importar demasiado a los propios griegos, incluso pensaban que les convenía. Esto ha cambiado con la crisis. Ahora muchos griegos están convencidos de que quieren un Estado menos corrupto. Así como en Ucrania, empiezan a entender que la corrupción no es un mal menor o inocente, sino que un Estado de baja integridad es también un Estado poco eficiente, lo cual daña el desarrollo de la nación entera.
¿Los aprendizajes de un país son aplicables a otro? Ucrania no sólo es más corrupta que Holanda, sino que tiene una cultura completamente diferente. También supongo que habrá ucranianos que simplemente no crean en la posibilidad de que las cosas puedan mejorar.
Claro. Para empezar, los servicios públicos en Holanda ya tienen un alto nivel de integridad. Es lo que llamamos una high trust society: por razones históricas hay niveles muy altos de confianza entre las personas, y entre los ciudadanos y el Estado. Por tanto nuestro trabajo aquí se ha limitado más bien a labores de mantenimiento. En Ucrania, la situación es completamente diferente. La confianza interpersonal e institucional es casi nula. Y hay muchos que no creen que la situación pueda mejorarse. Lo cual es completamente lógico si consideras la historia del país. En Ucrania se ha conservado la estructura del Estado soviético, profundamente centralista y vertical, pero ahora la controlan los oligarcas. Éstos compran a los políticos, a modo de inversión, con el fin de poder saquear el país impunemente. Mientras tanto, una ciudad como Lviv, en la Ucrania occidental, tiene una historia traumática de ocupaciones violentas y genocidios de mano de los estalinistas y de los nazis. Es normal que la gente no crea en la posibilidad de mejora. ¿Cómo se la convence, entonces? Demostrándolo en la práctica, a nivel local, para contrarrestar ese fatalismo que en el fondo es un déficit de imaginario político.
¿En qué sentido es un déficit de imaginario político?
Para la voluntad de cambio es muy importante que una población se pueda imaginar una democracia que funcione. Que eso les cueste a los ucranianos, sobre todo a los mayores, es normal. Dada su historia y el carácter rural de la cultura, durante mucho tiempo su imaginario político era más bien predemocrático y se limitaba a la idea del buen líder. En Grecia, nos estamos dando cuenta que el imaginario democrático tiene como referencia principal la democracia ateniense, o la imagen que los griegos actuales tienen de ella. Pero, claro, la democracia europea moderna no tiene nada que ver con Atenas.
¿Qué papel tiene el apoyo de gobiernos extranjeros y agencias internacionales?
En Ucrania es importante. Por razones geopolíticas ha habido mucho interés por mejorar el funcionamiento de la democracia allí. Pero las medidas que se proponen suelen ser muy generales: reglas más estrictas, una fiscalía independiente dedicada a la lucha contra la corrupción, expansión del cuerpo policial, implementar leyes de transparencia o crear organizaciones de la sociedad civil que puedan monitorear al Estado. Son todas medidas buenas y necesarias, pero no bastan. De por sí no cambiarán mucho. Y algunas de las propuestas pueden además resultar contraproducentes. Las purgas o los castigos ejemplares pueden hacer que todo el sistema funcionarial se te vuelva en contra. Lo importante es crear una auténtica voluntad de cambio, no sólo en la población o en los encargados de vigilar y castigar, sino en los propios funcionarios y políticos. La historia de los países europeos demuestra que la mejor garantía de la integridad del Estado a largo plazo es el ethos del funcionariado.
Un funcionario corrupto, ¿cómo va a querer cambiar un sistema que le rinde beneficios? ¿Qué incentivos se le puede ofrecer para limpiar su práctica?
Los incentivos funcionan muy bien para mejorar el rendimiento de una organización. Pero si hablamos de integridad, en el fondo no se pueden ofrecer otros incentivos que la integridad misma. Ésta tiene que ser su propia recompensa. No puedes premiar a un funcionario simplemente por hacer su deber. Eso sí, se puede apelar a la misión del funcionario, que es trabajar por el interés de la población. Partiendo de esa noción, los funcionarios son capaces de desarrollar una capacidad de razonamiento y evaluación moral. Donde hay mucha corrupción, los actos corruptos producen poca vergüenza. Pero sí pueden generar culpabilidad. Casi todos los funcionarios tienen una conciencia moral, aunque no todos se van a dejar guiar por ella.
También es importante crear una cultura en que discutan y evalúen los retos morales en el propio seno de la organización, lo que ayuda a establecer cultura de control y apoyo mutuos. Y desde luego es esencial que las violaciones se castiguen. Pero los castigos tienen que ser justos y proporcionales, y a ser posible tienen que implementarse dentro de la propia organización antes de que se involucre el derecho penal. Si no, es fácil que el cuerpo funcionarial se una contra la instancia disciplinaria. Nunca hay que olvidar que la corrupción es un sistema y que los sistemas, de por sí, harán todo lo posible por conservarse. Por fortuna, en todos los cuerpos funcionariales, incluso los más corruptos, siempre hay una minoría que está harta de la corrupción. Parece mentira, pero existe siempre. Y esa minoría se convierte en tu aliado.
En España, las medidas que se proponen para acabar con la corrupción política incluyen limitar el salario de los cargos electos, implementar una cultura de transparencia, ampliar los periodos de prescripción penal y reforzar la Fiscalía Anticorrupción para acabar con la impunidad.
Son casi todas medidas razonables y necesarias. Pero repito que no son suficientes si no se logra cambiar el propio ethos de la cultura política y de los cuerpos del Estado. Personalmente no creo que limitar el sueldo de los políticos sirva como medida anticorrupción, aunque entiendo su valor simbólico. De hecho, se puede argüir que políticos con sueldos bajos están más tentados de buscar otros ingresos.
¿Cuál es el mayor reto para países como España o Grecia, donde crece la voluntad de cambio al mismo tiempo que la corrupción está muy arraigada en todas las esferas sociales?
Uno de los grandes desafíos es aceptar que erradicar la corrupción lleva mucho tiempo. Claro que es posible lograr avances importantes en plazos relativamente breves. Pero los sistemas son muy resistentes. Si la corrupción está realmente arraigada, incluso con las mejores medidas y entrenamientos tarda una generación en desaparecer. Ahora bien, si no se asume este hecho básico, se crean expectativas falsas que a su vez generan decepciones altamente contraproducentes. Si se pierde la fe en la lucha contra la corrupción, se fomenta el fatalismo y se acaba deshaciendo todo el esfuerzo realizado."
Frans Geraedts, filósofo
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.28 18:43 mariomont 1.100.000 del SI SE PUEDE al QUE TE DEN. 1.100.000, SIN SONRISA Y SIN ILUSION

Un millón cien mil ciudadanos que hace 6 meses otorgaron su apoyo a PODEMOS, IU y sus coaligados han decidido que 6 meses despues no nos lo merecíamos. Y NO HEMOS SUMADO NI UNO NUEVO. Ya sé que exactamente no es así y que la realidad es sin duda más compleja, pero es más fácil simplificar para hacerse entender. En mi entorno familiar el 20D 10 votamos a IU/Podemos, el 26J 3 se borraron. ¿Y por qué se han borrado? Porque algo hemos hecho mal y por el contrario algo han hecho bien los adversarios. ¿Qué hemos hecho mal? Ya hicimos mal el 20D algunas cosas que nos impidieron mejorar nuestros resultados como se demostraba del análisis de la abstención en los distritos en donde reside la mayoría social más castigada por las elites y que sin embargo no fueron a votar porque no fuimos capaces de convencerles de que su voto era imprescindible para que mejoraran sus condiciones de vida, siguen creyendo que no les representan. Y ahora, en mi opinión, hemos hecho mal algunas cosas. a) Una coalición con IU demasiado mecánica, sin suficiente debate y explicación y sobre todo sin exigir que las formas de IU no pusieran en peligro nuestra transversalidad. IU ya no es hoy el partido de masas que fue el PCE sino un movimiento muy minoritario y muy radical en ciertos elementos clave de la sociedad actual y que produce el rechazo en amplias capas sociales como lo demostraba su escaso éxito electoral. Era atractivo el millón de votos si sumaba. Sin embargo, el resultado es que no solo no ha multiplicado, sino que apenas ha sumado y muy probablemente haya restado. El análisis de los números es desmoralizador solo parece haber funcionado en el País Vasco. Como opción estratégica puede ser buena siempre y cuando acabemos confluyendo en un único partido movimiento y se vayan diluyendo poco a poco sus aristas y seamos capaces de convencer a la izquierda cainita española que merece la pena luchar contra el enemigo común por encima de matices extremadamente ideologizados que no entienden los que sufren la opresión. Es evidente que la coalición no ha generado la ilusión esperada, tenemos trabajo por hacer. b) No hemos corregido ninguno de los vicios del 20D y de las derivas viejunas y estalinizantes de nuestro movimiento. Se echa manu militari a un secretario de organización, las listas que nunca fueron abiertas se cierran con un candado excepto donde conviene y no atraemos a nadie nuevo relevante, el programa tampoco se debate, aunque se presente brillantemente, ni se abre un debate realmente vivo acerca de la política de investidura ni de la coalición con IU. Una cosa es consultar a las bases, deprisa y corriendo para quedar bien y otra cosa es que esa consulta se enmarque en un debate de posiciones absolutamente libre. Conclusión, como el 20D las listas y el programa se aprueban sin participación, la investidura y la coalición más de lo mismo. Hemos perdido una de nuestras esencias, el debate participativo y sin él no hay ilusión. c) Una posición en el debate de investidura muy tacticista y muy mal explicada ante la opinión publica de tal forma que en la mayoría social se ha impuesto el relato del PSOE, y creo que esa es una de las razones del desastre. Teníamos que haber abierto un debate interno real sobre nuestro posicionamiento y haber explicado muy bien cuáles eran los puntos centrales de nuestro desacuerdo con el pacto del Abrazo y demostrar la negativa del PSOE a la negociación real. Mi conclusión es que no ha habido acuerdo o bien porque los negociadores eran muy malos o porque de antemano, por unos o por otros, no se quería alcanzar. El resultado es que el PSOE ha perdido 100.000 votos y nosotros 10 veces más y encima el PP ha salido ganando. Nuestra actitud en la investidura ha desilusionado también y en su relato hemos perdido. d) Una gestión muy errática en los gobiernos del cambio en los ayuntamientos que han tenido en su primer año serios problemas de manejo y control del dia a dia que afecta a todos los ciudadanos y que tampoco han sido capaces de promocionar sus logros y sus actuaciones. Hemos bajado en todos desde el 10% en Barcelona que es el que mejor ha resistido hasta el 23% de Madrid o el 24 de Zaragoza pasando por 16 en Valencia, el 17 en Cádiz, el 18 en Coruña y el 19 en Santiago. No hemos mejorado en ningún sitio, luego algo tenemos que sacar en conclusión más allá de la postura impresentable de Carmena no apoyando a la candidatura que le había llevado a la alcaldía y actuando como un verso suelto más preocupada por llevarse bien con el PSOE que por nuestros éxitos o fracasos. La insuficiente gestión y los bandazos en las decisiones tampoco sirven para generar ilusión. e) Pero yo creo que uno de los mayores puntos negativos de la campaña ha sido el descafeinado creciente de posiciones para abarcar más, del comunismo a la social democracia light, del sí se puede al debo adaptarme a lo que la troika me deja hacer. Y en eso hemos perdido el norte, no debemos buscar el voto del centro que en este país y en cualquier otro es un voto pancista y asustadizo, nuestro electorado es el colectivo de la mayoría social golpeado por la crisis del sistema del capitalismo financiero globalizador que exige extraer la máxima plusvalía de cada uno de nosotros retornando lo menos posible. Colectivo que por su precariedad no cree en la política y se desentiende o que por su baja formación cultural y política entiende que los de siempre, los que mandan le van a arreglar el problema repartiendo algunas migajas. Es a ese colectivo al que nos tenemos que dirigir con explicaciones claras de por qué están como están y de cómo pueden salir de ahí. Por eso una buena gestión de los ayuntamientos es clave como ejemplificadora, si lo que hacen es más de lo mismo, entonces es muy difícil convencer al que no cree. Las explicaciones suavonas y políticamente correctas para grandes audiencias no ilusionan a la mayoría social. No debemos convencer a Ana Pastor sino a su criada y al albañil que le arregla el baño en B. Sin esa actitud de lucha explicativa y pedagógica ante los generadores de la crisis social y sus acólitos mediáticos no generamos ilusión. Sin ofrecer soluciones concretas y claras tampoco generamos ilusión y es obvio que no nos explicamos por muchas horas de tele que tengamos y que rellenamos de lugares comunes. También debemos analizar los aciertos del adversario para aprender de ellos. ¿Cuáles han sido? i) Sin duda el más importante el del miedo. Los españoles están todavía traumatizados por 40 años de dictadura y represión, de un gobierno de vencedores opresores, es verdad que es un problema de edad, pero todos vemos en nuestro entorno como los mayores influyen más en los jóvenes que al revés, como es más fácil influir a un joven formado en un entorno de derechas que a otro joven crecido en un entorno de izquierdas, es un problema de entorno cultural. Y el miedo actúa cuando hay más que perder que ganar y en nuestro caso tenemos algunas lacras que favorecen el miedo: la lamentable relación de algunos de nuestros dirigentes con el chavismo y su incapacidad para denunciar su carácter represivo y dictatorial y la no menos lamentable actuación de Syriza en Grecia sin que seamos capaces de explicar las razones de la derrota de Syriza y de criticar su nefasta actuación. Si cada vez que nos mencionan Venezuela Y Grecia en lugar de atacar y de criticarlos, en lo que se merecen, nos dedicamos a balbucear solo estamos favoreciendo el miedo porque nadie en España quiere estar como en Venezuela o Grecia. Hay que combatir el miedo contraatacando, pero para ello debemos liberarnos, sin complejos, de ataduras con las malas experiencias con las que nos relacionan. El miedo coarta la ilusión y ha sido, sin duda, eficaz. ii) El miedo ha encontrado un aliado en el Brexit unos días antes de las elecciones, un Brexit que ha implicado caída en bolsas, incertidumbre bien atizada a derecha e izquierda. Para mí ha sido increíble que sabiendo que el Brexit se producía para bien o para mal unos días antes de nuestras elecciones no hayamos hecho de Europa una de las banderas de nuestra campaña. Mas Europa de los pueblos y de los ciudadanos contra la Europa de las burocracias, de los capitales y de los xenófobos, representada por la troika ya Rajoy. Una apuesta decidida por una Europa para crecer como ciudadanos y que claramente no la queremos si no está a nuestro servicio. Nos han dicho que queríamos salirnos del euro y no hemos sido capaces de explicarlo. Nuevamente hemos fallado en el relato y nos ha pillado el Brexit que ha generado miedo y ha condicionado la ilusión. iii) Pero encima de todo el inteligente ataque de nuestros adversarios se ha centrado en nuestra carencia de modelo de país, en nuestra incapacidad para explicar en pocas palabras pero concretas, lejos de los lugares comunes, cuales son los retos económicos y sociales a los que se enfrenta nuestro país dentro de una Europa más o menos unida y en el contexto de una globalización gestionada por el capital financiero a su mayor beneficio y en detrimento del contrato social construido en los años 50 y 60. No explicamos en palabras sencillas el fondo del problema y mucho menos las soluciones claves, hay mucho lugar común y poca concreción y eso dificulta que nuestros simpatizantes y votantes puedan ratificar sus planteamientos ante los enemigos. Su palabra es nuestra única arma. Esta falta de concreción se manifiesta en toda su crudeza en el tema territorial, mas allá de lugares comunes de plurinacionalidad o derecho a decidir no hay una propuesta articulada de Españas confederadas que garantice la continuación de la Unión a los ojos de la mayoría social porque España genera afectos en ciertos lugares del Estado por encima de los problemas del dia a dia igual que la identidad nacional los genera en la periferia. En resumidas cuentas, nos falta una visión completa de país y eso se nota y nuestros adversarios lo saben y se aprovechan. Y debemos ser capaces de crear esa visión completa que genere ilusión y que nuestros militantes, simpatizantes y votantes puedan defender en su entorno con plena seguridad y con orgullo y puedan luchar por ella con ilusión. Despues de este análisis personal nos queda mucho por hacer, pero lo primero es poner a pensar al colectivo que conformamos, hay que hacer que nuestros círculos analicen y debatan de forma abierta a militantes y a miembros de las confluencias e IU las razones que han hecho que un millón de personas no hayan querido confiar en nosotros y que no hayamos podido atraer a nadie más cuando los problemas de la mayoría social no hacen sino agudizarse dia a dia y la emergencia de las soluciones es imperativa. No basta con decir que hemos hecho mucho en dos años que es verdad, ni plantear que nuestro joven electorado nos acabará dando el poder, eso es ponerse vendas para no verse la herida. La herida es que en 6 meses no hemos avanzado sino que hemos retrocedido y que tenemos que buscar las causas y poner las soluciones caminando hacia una nueva Asamblea Ciudadana para reflexionar, dos años despues, sobre nuestros éxitos y fracasos y configurar un plan de actuación para vencer desde una oposición firme a las derechas, sin olvidar que debemos profundizar en la organización de los movimientos de las confluencias que deben perdurar por encima de los procesos electorales dotándonos de una organización muy flexible e integradora que debe ser la garantía de esa victoria. Pero sobre todo debemos crear y organizar un brazo de gestión integrando de forma flexible y abierta a los mejores profesionales que quieran colaborar con nosotros en el ámbito de su especialidad para amparar y ayudar a la gestión de nuestros ayuntamientos y de nuestros grupos parlamentarios ya que su fracaso sería el fin de nuestro proyecto, lo están haciendo bien pero lo tienen que hacer mejor y su principal pero está en la gestión diaria de asuntos complejos y en la comunicación, una comunicación para la mayoría y no para profesores o comunicadores. Sin olvidar nunca que el quehacer público debe de combinarse con la permanente lucha de los diferentes colectivos sociales por sus reivindicaciones y sus derechos, no podemos olvidarnos ni de dónde venimos ni a quien representamos. Organizarnos para la gestión y la movilización va a ser nuestro gran reto pues desde una adecuada gestión para la mayoría social y de su movilización, en defensa de sus intereses más cercanos, seremos capaces de recuperar la ilusión y presentarnos en las próximas citas electorales con el objetivo de convencer a esos más de 15 millones de españoles que han sido empobrecidos por la gestión de la crisis y que están perdiendo sus derechos y la ilusión por un futuro mejor. Esa es la ilusión que tenemos que recuperar para vencer.
submitted by mariomont to podemos [link] [comments]


2016.06.07 03:51 ShaunaDorothy El caos imperialista alimenta la crisis de los refugiados ¡No a las deportaciones! ¡Abajo la Unión Europea! (Mayo de 2016)

https://archive.is/yVIPD
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
EE.UU. y las potencias imperialistas europeas son los responsables de la terrible situación en la que se encuentran cientos de miles de personas desesperadas que tratan de entrar a Europa. En particular, las guerras y ocupaciones dirigidas por EE.UU. en el Medio Oriente han obligado a millones a abandonar sus hogares. Frente al resultante influjo masivo hacia Europa (que corresponde sólo a una fracción diminuta de los 60 millones de refugiados en el mundo), la Unión Europea (UE) ha intensificado las medidas represivas para bloquear el ingreso y acelerar las deportaciones.
La respuesta de la UE ante las horrendas muertes de unos 2 mil 500 refugiados ahogados en el Mediterráneo a principios de 2015 fue una escalada de la militarización en las fronteras. Los estados miembros, incluyendo Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia, enviaron buques de guerra a las costas de Libia y otros lugares, bajo el pretexto de disuadir a los “traficantes de personas”. El verdadero propósito, sin embargo, es impedir que los refugiados lleguen a las costas de la racista “Fortaleza Europa”.
Conforme se cierra el paso por el Mediterráneo, los refugiados que huyen de Siria y otros países desgarrados por la guerra no tienen otra alternativa que cruzar por los Balcanes. En agosto, muchos miles llegaron a Hungría cada día, incluso a pesar de que el gobierno violentamente antiinmigrante de Budapest lanzó a la policía contra los refugiados y amenazó con deportaciones masivas. Reconociendo que el influjo era prácticamente imposible de detener, la canciller alemana Angela Merkel anunció que los refugiados atrapados en Hungría serían recibidos en Alemania, pasando por Austria. Esta estratagema ayudó a mejorar la imagen del imperialismo alemán: Merkel pasó de ser ampliamente repudiada por su papel en la crisis de la deuda griega a ser celebrada como la cara “humanitaria” de la UE.
Cuando el influjo diario de refugiados hacia Alemania superó las 10 mil personas, se dio una violenta reacción racista al interior del partido de la propia Merkel, la Unión Democrática Cristiana, y su partido filial en Bavaria. Alemania rápidamente introdujo controles en la frontera austriaca. Junto con el presidente de Francia, François Hollande, Merkel trató de obligar a otros estados miembros de la UE a “compartir la carga” y aceptar cuotas obligatorias de refugiados. Esta medida causó un escándalo al interior de la UE, subrayando su inestabilidad. En Gran Bretaña, donde los conservadores en el poder compiten con los racistas y antiinmigrantes “euroescépticos” del UK Independence Party (Partido de la Independencia del Reino Unido), el primer ministro David Cameron se rehusó a aceptar una cuota. Mientras tanto, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, descartó la propuesta alemana como “imperialismo moral”.
Las tan cacareadas fronteras internas libres de pasaportes de la UE nunca han sido un obstáculo para la deportación en masa de quienes los gobernantes capitalistas consideran indeseables, como los romaníes (gitanos) expulsados de Francia. Los sucesos recientes han dejado completamente en claro la farsa que son estas pretensiones. Hungría erigió cercas de alambre de púas en sus fronteras y promulgó leyes que hacen del cruce ilegal de fronteras un crimen con pena de hasta cinco años de prisión. Un policía fronterizo búlgaro mató a un refugiado afgano a tiros. Los gobernantes de la UE crearon nuevos paquetes de duras leyes contra los inmigrantes. En Alemania, el Bundestag (parlamento) aprobó una nueva legislación para acelerar el procesamiento y la deportación y está considerando la creación de “zonas de tránsito” para los refugiados, que han sido comparadas con campos de concentración.
El racismo contra los inmigrantes ha vuelto a estallar también en las calles de Alemania. A principios de octubre, unos 10 mil racistas de hueso colorado y fascistas abiertos marcharon por Dresden denunciando a Merkel y coreando “¡Deportación, deportación!”. La organización de esta turba enfurecida estuvo a cargo de Pegida, grupo racista y antimusulmán que ha encontrado renovado vigor. Cuando Pegida corrió el rumor de que camiones llenos de “invasores” iban en camino a un campo de refugiados en Sajonia, cientos de personas de la localidad erigieron barricadas para mantener fuera a los inmigrantes.
Notablemente, el sindicato alemán IG Metall publicó una declaración el 8 de septiembre, “Hacia una política de refugiados sustentable basada en la solidaridad”, que, entre otras cosas, “condena todos y cada uno de los actos de violencia contra los refugiados de la manera más enérgica posible”. El punto, sin embargo, no debería ser que las organizaciones obreras ofrezcan asesoría política al gobierno burgués, los amos del “divide y vencerás”, sino que se movilizaran en actos concretos de solidaridad, como la defensa de los hostales de refugiados contra los ataques racistas y en oposición a las deportaciones. El escuálido debate sobre quiénes son los refugiados “genuinos” debe ser rechazado completamente. En cambio, la clase obrera debe hacer suya la lucha por plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes, sin importar cómo entraron al país.
Para la gran mayoría de los inmigrantes, el estatus de refugiado es la única posibilidad de obtener el derecho a permanecer en un país de la UE. Los gobernantes capitalistas eligen a los refugiados de acuerdo a las necesidades de la economía. El creciente promedio de edad y las bajas tasas de natalidad de la población alemana han resultado en escasez de mano de obra en ciertos sectores. Los refugiados sirios, que con frecuencia tienen niveles de educación y capacitación relativamente altos, tienen más probabilidades de recibir el estatus legal que los provenientes de Kosovo, un país asolado por la pobreza y donde una de cada cuatro personas vive con 1.20 euros (1.32 dólares) al día. Alemania ha sumado a Kosovo, Albania y Montenegro a su lista de “estados seguros”, esencialmente garantizando que los inmigrantes de esos países —en particular los romaníes— serán deportados.
La actual crisis de refugiados en Europa es la peor desde, al menos, la que acompañó a la carnicería fratricida desencadenada por la desintegración contrarrevolucionaria de Yugoslavia en 1991, en la que el imperialismo alemán desempeñó un papel crucial. Durante la primera mitad de la década de 1990, EE.UU. dirigió una campaña de bombardeo en Bosnia, seguida del bombardeo de la OTAN contra Serbia en 1999, al que se sumó Alemania, bajo el pretexto de defender a Kosovo. En realidad, el objetivo de EE.UU. era introducir una presencia militar de la OTAN en la región. Como escribieron nuestros camaradas de Alemania en Spartakist No. 210 (octubre de 2015): “Kosovo es ahora un protectorado de la OTAN, controlado por la Bundeswehr [ejército alemán] como uno de los principales componentes de las fuerzas de ocupación imperialista de la KFOR [Fuerza de Kosovo]. La burguesía alemana ve a los Balcanes como su patio trasero, que ocupó anteriormente durante el III Reich. ¡No a las deportaciones de romaníes! ¡Fuera la Bundeswher de los Balcanes!”.
Merkel soborna a Turquía
Turquía tiene más de dos millones de refugiados sirios, el doble de los que se estima que solicitarán entrar a Europa este año, a pesar de que la población de Turquía de 75 millones palidece en comparación a la de 500 millones de la UE. No obstante, Merkel trató desvergonzadamente de sobornar al presidente turco Recep Tayyip Erdogan para que le quitara a los refugiados de las manos. Entre otras cosas, la oferta incluía un paquete de ayuda por un total de 3 mil millones de euros, promesas de “reenergizar” la solicitud congelada del ingreso de Turquía a la UE y la liberalización de las visas para los ciudadanos turcos de visita en la UE.
El gobierno turco, sin embargo, quiere aún más por sus servicios. Erdogan ve en el embrollo sirio una oportunidad de impulsar las ambiciones más amplias de Turquía. Su régimen ha renovado su guerra asesina, que data de hace décadas, contra los kurdos oprimidos en casa y trató de impedir que los kurdos de Siria establecieran una región autónoma al otro lado de la frontera turca. La clase obrera turca debe defender a los kurdos contra la sangrienta guerra de Erdogan. Nos oponemos a la salvaje represión estatal contra el Partido Obrero del Kurdistán (PKK), a pesar de nuestras diferencias políticas con este grupo nacionalista.
Los marxistas no tenemos lado en la guerra civil étnico-sectaria en Siria. Sin embargo, hace un año EE.UU. intervino militarmente al mando de una coalición que hasta la fecha ha conducido más de 7 mil 600 ataques aéreos contra las fuerzas del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria con el apoyo de agentes en el terreno, incluyendo a los nacionalistas kurdos de Irak y Siria. Reconociendo que el imperialismo estadounidense es el mayor peligro para los trabajadores y los oprimidos del planeta, declaramos: “Los marxistas revolucionarios tienen un lado militar con el EI cuando éste hace blanco de los imperialistas y sus títeres, incluyendo a los nacionalistas kurdos sirios, los peshmerga [milicia kurda iraquí], el gobierno de Bagdad y sus milicias chiítas” (WV No. 1055, 31 de octubre de 2014). Adicionalmente, exigimos el retiro de las demás potencias capitalistas involucradas en el conflicto interno, incluyendo a Turquía, Arabia Saudita, Irán y Rusia. Vemos al proletariado del Medio Oriente como la fuerza con el poder social para dirigir a las masas oprimidas en el derrocamiento revolucionario de sus gobernantes capitalistas. Esta perspectiva debe ser asociada a la movilización de los obreros en los países imperialistas en la lucha revolucionaria para barrer con sus propias clases dominantes.
El imperialismo estadounidense se siente envalentonado para embarcarse en las intervenciones militares en el Medio Oriente, que han devastado el tejido social de países enteros y transformado a millones en refugiados, gracias a la contrarrevolución capitalista en la Unión Soviética en 1991-1992 —una catástrofe histórica para la población trabajadora del mundo—. La invasión y ocupación en 2001 de Afganistán dio como resultado la masacre de un incontable número de personas y forzó a muchos a huir hacia Pakistán. En Irak, el derrocamiento imperialista de Saddam Hussein en 2003, cuyo régimen bonapartista estaba basado en la minoría sunita, desató una guerra sangrienta entre las poblaciones sunita, chiíta y kurda. El bombardeo de la OTAN contra Libia en 2011, que condujo al derrocamiento del régimen del caudillo Muammar Kadafi, sentó las bases para un éxodo masivo y el caos que impera ahí actualmente. La masacre en Siria ha llevado a 200 mil muertes y ha empujado a unas cuatro millones de personas fuera del país.
¡Por los estados unidos socialistas de Europa!
En respuesta a la enorme oleada de refugiados que están entrando a Europa, los liberales y los reformistas han promovido ilusiones fatuas en la fachada humanitaria de la UE. Un claro ejemplo es el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT), cuya sección alemana exige “Abolir los requerimientos de visa para los refugiados” y “Echar abajo las cercas en las fronteras externas de la UE” (socialistworld.net, 14 de octubre). Todas las variantes del llamado por “fronteras abiertas” equivalen a exigir la abolición de los estados-nación bajo el capitalismo, lo cual es imposible. Para el CIT (cuya sección estadounidense es Socialist Alternative [Alternativa Socialista]), esta noción también alimenta la vacua esperanza de un capitalismo reformado que dará niveles de vida decentes a todo el mundo.
El mismo artículo del CIT también exige: “Dar fin al acuerdo de Dublín III; por el derecho a buscar asilo en la tierra que uno elija”. Estos defensores de las “fronteras abiertas” ven equivocadamente a la UE como una suerte de superestado que se alza por encima de los estados-nación y cuenta con el poder de eliminar las fronteras internas. La regulación de Dublín III es considerada un obstáculo para este proyecto porque estipula que los estados miembros pueden deportar a los refugiados al primer país de la UE al que entraron, que a su vez decide si detenerlos y/o deportarlos a sus países de origen. Los marxistas no tomamos posición sobre cómo los países capitalistas deben “repartirse la carga” de los refugiados. En cambio, nos oponemos a todas las deportaciones, sin importar sus fundamentos legales.
La UE es un consorcio de estados capitalistas cuyo propósito es maximizar la explotación de la clase obrera y garantizar la subordinación económica y la subyugación de países más pobres, como Grecia, por parte de las potencias imperialistas —predominantemente Alemania—. El Acuerdo de Schengen, que permite el tránsito sin pasaportes entre los países firmantes, ha nutrido las ilusiones en la integración europea. Aunque el acuerdo liberalizó algunos cruces fronterizos, la UE fortaleció las medidas para mantener fuera a los que huían de las condiciones inhumanas impuestas por el imperialismo en sus propios países. Hace casi dos décadas, señalamos en una declaración de protesta de la Liga Comunista Internacional [LCI] titulada “‘Fortress Europe’ Bars Kurdish Refugees” [La “Fortaleza Europa” prohíbe la entrada a los refugiados kurdos] (WV No. 683, 30 de enero de 1998):
“Como el tratado de Maastricht de 1992, que proyectaba una moneda común europea para el final del siglo, Schengen fue presentado como un paso hacia la integración de las sociedades capitalistas existentes en un estado europeo supranacional único. Pero ésta es una utopía reaccionaria. La burguesía, por su naturaleza, es una clase nacionalmente limitada, cuyo ascenso al poder estuvo estrechamente relacionado con la consolidación de poderosos estados-nación, que servían para proteger el mercado nacional de la burguesía mientras competían internacionalmente con los estados capitalistas rivales”.
El Partido Comunista de Grecia (KKE) se opone formalmente a la UE, una posición que contradice su rechazo criminal a votar “no” contra la austeridad impuesta por la UE en el referéndum de julio de 2015 en Grecia. Su oposición a la UE proviene de un punto de vista nacionalista. El KKE llama por la “abolición de las Regulaciones de Dublín y el Acuerdo de Schengen” y propone el “tránsito inmediato de los refugiados de las islas [griegas] a sus destinos finales, bajo la responsabilidad de la UE y la ONU, incluso utilizando vuelos chárter directos” (kke.gr, 23 de septiembre). Esta enternecedora preocupación por que la UE y la ONU otorguen a los refugiados un pasaje seguro fuera de Grecia hace eco de los lamentos del gobierno de Syriza en Grecia de que el país se está volviendo una “bodega de almas”, es decir, que se encuentra abrumado por tantos refugiados.
Nuestro enfoque se basa en la oposición internacionalista proletaria a la UE misma. Nuestros camaradas griegos llaman por la salida de Grecia de la UE y del euro, al mismo tiempo la Spartacist League/Britain llama por la salida en el referéndum prometido acerca de la membresía de Gran Bretaña en la UE [que se llevará a cabo el 23 de junio]. Salir de la UE y la eurozona evidentemente no pondrá fin a la explotación capitalista y a la subyugación imperialista. Sin embargo, dar un golpe a este club de banqueros y patrones, colocaría a la clase obrera —especial pero no únicamente en Grecia— en una mejor posición para luchar por sus propios intereses. Nuestro programa es por revoluciones proletarias para expropiar a los explotadores capitalistas y establecer los estados unidos socialistas de Europa.
Históricamente, el movimiento marxista ha reconocido el potencial que tienen los obreros nacidos en otros países para desempeñar un papel de vanguardia. En 1866 cuando los maestros sastres británicos trataron de reclutar a trabajadores belgas, franceses, suizos y más tarde alemanes para reducir los salarios, la Asociación Internacional de los Trabajadores movilizó al movimiento obrero para derrotar estos ataques. En una carta, Karl Marx observó: “Es una marca de honor que los trabajadores alemanes demuestren a otros países que ellos, como sus hermanos en Francia, Bélgica y Suiza, saben defender los intereses comunes de su clase y no se convertirán en obedientes mercenarios del capital en la lucha de éste contra los obreros” (“Una advertencia”, 4 de mayo de 1866). Escribiendo en La Guerra Civil en Francia acerca de la Comuna de París de 1871, el primer ejemplo de la toma del poder por la clase obrera, Marx señaló: “La Comuna concedió a todos los extranjeros el honor de morir por una causa inmortal”. La Comuna nombró a un obrero alemán, Leo Frankel, ministro del trabajo y honró a dos comuneros polacos poniéndolos a la cabeza de la defensa de París.
De igual forma, la LCI reconoce que los trabajadores inmigrantes en la clase obrera multiétnica de Europa representan los lazos vivos con los explotados y los oprimidos de sus países de origen. Como tales, son un componente vital de nuestra perspectiva de la revolución permanente, que en los países dependientes es la única manera de romper con las cadenas de la subyugación imperialista y dar fin a la miseria multilateral: la lucha por la dictadura del proletariado. En el Medio Oriente, la lucha contra el imperialismo y sus regímenes locales sátrapas y por una federación socialista de la región debe estar unida a la lucha por el gobierno de la clase obrera en EE.UU. y los centros imperialistas europeos. Junto con las revoluciones proletarias en los demás países imperialistas y en el mundo subdesarrollado, la creación de una Europa socialista llevaría a una amplia expansión de las fuerzas productivas de todos los países en una economía planificada internacional. La resultante abolición de la escasez material lanzaría a la humanidad a nuevos horizontes, haciendo de la emigración impulsada por la guerra y la pobreza, al igual que las fronteras nacionales, reliquias de un pasado distante.
Para ese fin, la LCI lucha por reforjar la IV Internacional, partido mundial de la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/refugiados.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 20:48 ShaunaDorothy El golpe en Ucrania: Encabezado por fascistas y respaldado por los imperialistas de EE.UU. y la UE - Crimea es rusa (Abril de 2014)

https://archive.is/N7B1d
Suplemento de Espartaco, Abril de 2014 Abril de 2014
El golpe en Ucrania: Encabezado por fascistas y respaldado por los imperialistas de EE.UU. y la UE
Crimea es rusa
El siguiente texto se basa en artículos publicados en Workers Vanguard Nos. 1041 y 1043, periódico de nuestros camaradas de la SL/U.S.
Conforme el caudillo ruso Vladímir Putin desplegaba tropas en Crimea, siguiendo una resolución del parlamento ruso, la maquinaria de propaganda occidental se puso histérica. El secretario de estado estadounidense, John Kerry, declaró que Rusia pagaría “muy caro” su incursión, amenazando con expulsarla del imperialista Grupo de los 8 y con congelar sus propiedades en el extranjero. Sin la menor ironía, Kerry pontificó: “Nadie puede, en el siglo XXI, comportarse como en el siglo XIX e invadir un país con un pretexto totalmente inventado”. Afganistán, Irak, Libia: la lista de países que el imperialismo estadounidense ha amenazado e invadido “en el siglo XXI” sigue y sigue. Y los sucesos de Ucrania ciertamente contaron con la participación de los imperialistas estadounidenses en particular, así como de la Unión Europea (UE).
La movilización militar rusa en Crimea responde directamente al derrocamiento del gobierno en Kiev, la capital ucraniana. El 22 de febrero, el corrupto presidente prorruso Viktor Yanukovich fue derrocado por un golpe de estado derechista encabezado por fascistas y respaldado por Estados Unidos y la UE; posteriormente, Yanukovich huyó a Rusia. Los matones que arrojaban cocteles molotov, que habían estado al frente de las manifestaciones masivas y que por tres meses ocuparon las calles de Kiev tomando instalaciones de gobierno y enfrentando con violencia a la policía, hoy están al mando. Los fascistas del partido Svoboda tienen un viceprimer ministro y varios ministerios del nuevo gobierno. Uno de los fundadores de Svoboda, Andriy Parubiy, ahora encabeza el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, que supervisa las fuerzas armadas. El nuevo viceprimer ministro en asuntos económicos es Oleksandr Sych, de Svoboda, un miembro del parlamento tristemente célebre por sus intentos de prohibir todos los abortos, incluyendo en caso de violación. Si bien Arseniy Yatsenyuk, el favorito de Washington y líder del Partido de la Patria, está ahora a cargo como primer ministro, los matones de la Plaza Maidán siguen dictando la política.
El éxito del golpe de estado nacionalista de derecha alarmó profundamente a la población de habla rusa, en particular de las regiones del oriente y el sureste de Ucrania. Y, en efecto, uno de los primeros actos del nuevo régimen fue abolir una ley de 2012 que permitía el uso oficial del ruso y otros idiomas minoritarios. Esto justificadamente se tomó como un ataque a las minorías no ucranianas, produciendo amplias protestas, incluso en Lviv, donde los fascistas cuentan con una base considerable. De las 27 regiones en las que está dividida Ucrania, trece, principalmente en el oriente, habían adoptado el ruso como su segunda lengua oficial, y dos regiones del occidente adoptaron el rumano, el húngaro y el moldavo. En Crimea —donde el 58.5 por ciento de la población es étnicamente rusa, el 24.4 es ucraniana y el 12.1 es tártara— la nueva ley chovinista de Kiev golpeó particularmente duro, dado que la aplastante mayoría de la población de dos millones de personas de la región usa el ruso como su lengua principal, independientemente de sus antecedentes étnicos.
El ejército ruso, con ayuda de las fuerzas locales de “autodefensa”, estableció su control sobre la República Autónoma de Crimea. Hay en la Península de Crimea numerosos soldados y marinos rusos. Por un acuerdo con los gobiernos ucranianos anteriores, la ciudad de Sebastopol es la base de la flota rusa del Mar Negro. Sobre esta base, el nuevo gobierno prorruso de Crimea convocó a un plebiscito, llevado a cabo el 30 de marzo, para decidir el estatus del territorio: seguir siendo parte de Ucrania, o buscar una independencia de facto y una afiliación más estrecha a Rusia. Casi el 97 por ciento votó a favor de la secesión de Ucrania y por la absorción por Rusia, con cálculos de participación del electorado en 83 por ciento.
Como era de esperarse, el nuevo gobierno ucraniano denunció la intervención de Putin como una apropiación rusa de territorio ucraniano, y los voceros de la burguesía la han comparado con la Guerra Ruso-Georgiana de 2008. La movilización militar de Rusia en Crimea no es equivalente a esa guerra, en la que las fuerzas rusas penetraron en territorio georgiano. En ella, los marxistas adoptamos una línea derrotista, oponiéndonos a ambos ejércitos burgueses. (Georgia estaba respaldada por el imperialismo occidental.)
Fortaleciendo nuestra posición
El pueblo de Crimea tiene todo el derecho a la autodeterminación, incluyendo la independencia o la incorporación a Rusia. En la actual coyuntura, el ejercicio de ese derecho fue posible por el apoyo de las fuerzas rusas. De hecho, fue el nuevo gobierno de Crimea el que solicitó la movilización militar rusa. Al interior de Crimea, la principal oposición a separarse de Ucrania viene de los tártaros, un pueblo turco mayoritariamente musulmán. El 26 de febrero hubo enfrentamientos en Simferópol, capital de Crimea, entre manifestantes prorrusos y tártaros, dejando dos muertos y 30 heridos. La desconfianza de los tártaros ante las autoridades rusas se remonta al periodo de Iosif Stalin, quien en 1944 deportó en masa a los tártaros de Crimea, su patria histórica, al Asia Central y otras partes de la Unión Soviética.
Como explicaron nuestros camaradas estadounidenses en WV No. 1041 (7 de marzo), para los marxistas es principista apoyar la movilización militar rusa en Crimea. Sin embargo, nuestra posición contenía un error significativo que fue señalado por un simpatizante de la Liga Comunista Internacional, Jonah, en una carta del 14 de marzo. El problema —escribió Jonah— es la afirmación en ese artículo de que el apoyo a la movilización militar rusa era principista “siempre y cuando Rusia implemente derechos especiales para la minoría tártara de Crimea, muy oprimida bajo el dominio ucraniano”.
El mismo artículo declaró además que “si las fuerzas rusas utilizaran la toma de Crimea para profundizar la opresión de los tártaros, sería entonces aprincipista apoyar la movilización militar rusa”. Jonah escribió:
“Esa oración y el requisito sobre los ‘derechos especiales para la minoría tártara de Crimea’ parece condicionar la autodeterminación de los crimeos rusos al trato que reciban los crimeos tártaros de parte de Rusia en el momento en que Crimea vote ser parte de Rusia, en caso de que ello ocurra. Si ése es el criterio para la autodeterminación, no veo cómo se pueda apoyar la autodeterminación en ningún lugar (énfasis en el original)”.
Nuestro simpatizante tuvo razón al señalar este problema. La condición que pusimos para apoyar la movilización militar rusa, y por ende al ejercicio de la autodeterminación por parte de la mayoría crimea, fue una concesión a la presión de la propaganda imperialista dirigida contra Rusia y su caudillo burgués, Vladímir Putin. Tras haber apoyado el golpe infestado de fascistas que derrocó al régimen de Yanukovich en Ucrania, los imperialistas estadounidenses y europeos, así como sus mercenarios en los medios, pusieron el grito en el cielo sobre una inexistente “invasión” de Crimea —de hecho, las tropas rusas de la flota del Mar Negro estacionadas en Sebastopol ya estaban allí— y condenaron la “anexión” de Crimea llegando a compararla con la Anschluss de Austria por parte de la Alemania nazi.
Contra lo que normalmente se presenta en los medios occidentales, la movilización militar rusa en Crimea no es la intervención de un “país extranjero”, pese al estatus formal de Crimea como parte de Ucrania. Crimea ha sido rusa desde finales del siglo XVIII, cuando le fue arrebatada al Imperio Otomano. No fue sino hasta 1954 cuando el premier soviético Nikita Jruschov se la cedió a la República Soviética de Ucrania —un estúpido error administrativo que contradijo tanto la historia como la configuración nacional y lingüística de Crimea—. Después, con el colapso de la Unión Soviética, este error cobró significación, pues la suerte de la región quedó sujeta a las enconadas disputas entre los ahora estados burgueses de Rusia y Ucrania. En 1991, los habitantes de Crimea intentaron celebrar un referéndum sobre su independencia, pero las autoridades ucranianas se lo prohibieron indefinidamente.
En Rusia, una tarea crucial para los marxistas es luchar por los derechos de los tártaros musulmanes y de otras minorías étnicas y nacionales. Al apoyar la movilización militar rusa en Crimea, no hemos dado ni un ápice de apoyo político al régimen capitalista y chovinista ruso de Putin. Es el deber de los marxistas oponerse a todo tipo de nacionalismo y chovinismo de grandes potencias. Desde la destrucción contrarrevolucionaria del estado obrero degenerado soviético en 1991-92, hemos enfatizado la necesidad de que los trabajadores se unan en la lucha contra la explotación capitalista y contra toda manifestación de opresión y subyugación nacional, así como contra el fanatismo antijudío. En una declaración que la Liga Comunista Internacional emitió el 3 de abril de 1995, cuando fuimos proscritos en Ucrania como parte de una cacería de brujas anticomunista, enfatizamos que “hoy, en nuestra lucha por que se afirmen y se defiendan los derechos democráticos de los trabajadores de todas las nacionalidades, creemos que se justifica un plebiscito sobre la afiliación nacional en Crimea y en Chechenia” (WV No. 620, 7 de abril de 1995).
¡Por el derecho de todas las naciones a la autodeterminación!
El derecho a la autodeterminación y demás derechos nacionales se aplican a los pueblos de todas las naciones, incluyendo a los de grandes potencias como Rusia. Como marxistas, siempre hemos rechazado la metodología de que los derechos democráticos aplican sólo a ciertos pueblos “progresistas”, y no a los que se consideran “reaccionarios”. Por ejemplo, el estado sionista oprime cruelmente a los palestinos, pero nosotros le reconocemos derechos nacionales tanto a los judíos israelíes como a los palestinos y nos oponemos a la concepción de que hay que arrojar a los judíos al mar. En Irlanda del Norte, la minoría católica esta oprimida por la (apenas) mayoría protestante y por el estado británico. Pero reconocemos que los protestantes constituyen una comunidad aparte y nos oponemos a la reunificación forzosa con un estado católico irlandés. Estamos por una república obrera irlandesa que forme parte de una federación voluntaria de repúblicas obreras de las islas británicas.
Como subrayó el dirigente bolchevique V.I. Lenin, reconocer el derecho a la autodeterminación es un modo de sacar la cuestión nacional del orden del día para favorecer la unidad combativa del proletariado, permitiendo así que los trabajadores de las distintas nacionalidades comprendan quiénes son sus verdaderos enemigos: sus respectivas clases capitalistas. Somos oponentes implacables del nacionalismo ruso, tal como nos oponemos a todas las formas de nacionalismo. Por eso apoyamos al pueblo checheno en sus luchas militares por la independencia contra los brutales opresores burgueses rusos, tanto bajo Boris Yeltsin como bajo Vladímir Putin.
Al intervenir en Crimea, Putin busca defender los intereses de la Rusia capitalista frente a los imperialistas de Occidente, que quieren establecer un estado cliente en su frontera. Al mismo tiempo, en el contexto del aumento de las hostilidades contra la etnia rusa en Ucrania, las maniobras militares de realpolitik de Rusia coinciden con los muy justificados temores nacionales que enfrentan los rusos de Crimea.
¡Los obreros deben barrer a los fascistas de las calles!
Así como nuestra actitud con respecto a la movilización militar rusa en Crimea no implica ni el menor apoyo político al régimen capitalista de Putin, nuestra oposición al golpe de Ucrania tampoco implica ningún apoyo político a Yanukovich y sus secuaces. Lo que hacía falta mientras se preparaba el golpe era afirmar la unidad de clase del proletariado por encima de las divisiones nacionales y étnicas que atormentan al país. Habría estado en el interés del proletariado internacional el que la clase obrera de Ucrania se movilizara para barrer a los fascistas de las calles de Kiev. Hoy, ciertamente está en el interés del proletariado que se formen milicias obreras multiétnicas y no sectarias para aplastar a los fascistas y repeler todas y cada una de las expresiones de violencia comunal.
En nuestro artículo “Ukraine Turmoil: Capitalist Powers in Tug of War” (Descontento en Ucrania: Potencias capitalistas en juego de tira y afloja, WV No. 1038, 24 de enero), señalamos el importante papel que tuvieron los fascistas en las manifestaciones contra el gobierno en Ucrania. Pero, pese a la abundante evidencia de que los neonazis tenían un firme control sobre la oposición que ahora es gobierno, el New York Times y otros voceros de la clase dominante estadounidense siguen sin llamarlos por su verdadero nombre. Los medios occidentales siguen vendiendo la mentira de que el golpe fue resultado de una “revolución pacífica” por la democracia y contra la corrupción.
Svoboda es un partido fascista y antijudío cuyo líder, Oleg Tyagnibok, afirma que una “mafia judeo-moscovita” controla Ucrania. Este partido tiene sus orígenes en los nacionalistas ucranianos que dirigía Stepan Bandera, quienes durante la Segunda Guerra Mundial colaboraron militarmente con los nazis y llevaron a cabo asesinatos masivos de judíos, comunistas, soldados del Ejército Rojo y polacos. Originalmente, el partido se llamaba Partido Social-Nacionalista de Ucrania, en una referencia deliberada al Partido Nazi (Nacional-Socialista) de Alemania. En enero, Svoboda dirigió una marcha de 15 mil personas con antorchas en Kiev y otra en su bastión Lviv, en el occidente de Ucrania, en memoria de su héroe Bandera.
Grupos aún más extremistas, como Sector Derecho, que considera a Svoboda demasiado “liberal” y “conformista” rebasaron a Svoboda en las protestas. Al introducir pandillas paramilitares, inclinaron la balanza en las protestas en Kiev a favor de ataques contra la policía, con el propósito de derrocar al gobierno. Tras el golpe, los partidarios de Sector Derecho en Stryi, una ciudad en la región de Lviv, destruyeron un monumento nacional a los soldados del Ejército Rojo que murieron liberando a Ucrania de la Alemania nazi. (En el último mes, también han sido desmanteladas decenas de estatuas de Lenin.) Aleksandr Muzychko, líder de este grupo en el oeste de Ucrania, juró combatir “la escoria rusa, judía y comunista hasta morir”. Afirmando el control que tiene Sector Derecho sobre la situación, Muzychko declaró que, ahora que el gobierno ha sido derrocado, “habrá orden y disciplina” o “los escuadrones de Sector Derecho fusilarán ahí mismo a los bastardos”.
En la medida en que existe un gobierno en Ucrania desde el golpe, sus leyes están mayormente dictadas por estos grupos neonazis, rusófobos, antijudíos y ultranacionalistas. Además de arrebatarles su estatus semioficial a los idiomas minoritarios, el nuevo régimen también ha ilegalizado en el occidente del país al Partido “Comunista” (PC) de Ucrania, que colaboraba abiertamente con el régimen burgués de Yanukovich y con su Partido de Regiones. El PC, que dice tener 115 mil miembros y más de dos millones de votantes, ha reportado que sus partidarios han sido golpeados y acosados y que la casa de su dirigente fue quemada. Mientras tanto, citando “amenazas constantes respecto a las intenciones de atacar las instituciones judías”, un rabino de Kiev llamó a la población judía a evacuar la ciudad y, de ser posible, el país. De hecho, el 24 de febrero una sinagoga de Zaporozhye, al sureste de Ucrania, fue atacada con bombas incendiarias. En una declaración del 3 de marzo, el Ministerio del Exterior ruso señalaba: “Los aliados de Occidente son ahora neonazis abiertos que atacan iglesias ortodoxas y sinagogas”.
Lo que precipitó la actual crisis en Ucrania fue la decisión de Yanukovich de rechazar una “sociedad” con la UE. Eso hubiera implicado un préstamo del FMI que hubiera sometido a la clase obrera ucraniana a raciones de hambre, como ocurrió en Grecia y otros lugares. La asistente del secretario de estado estadounidense para asuntos euroasiáticos, Victoria Nuland, la representante de la UE para asuntos exteriores, Catherine Ashton, el senador estadounidense John McCain y muchos otros políticos estadounidenses y europeos se apresuraron a la Plaza Maidán en Kiev para alentar a los manifestantes y mostrarles su apoyo. El 17 de diciembre, el presidente ruso Putin ofreció al desesperado Yanukovich un préstamo por 15 mil millones de dólares y una reducción en el precio del gas. Aunque eso no es ni remotamente suficiente para sacar al país de la pobreza, le hubiera dado un respiro a Ucrania, que está a punto de declararse en quiebra. Inmediatamente, el senado estadounidense denunció el préstamo de Putin como “coerción económica rusa”.
En todos los niveles, lo que está ocurriendo en Ucrania es producto de la contrarrevolución capitalista que destruyó al estado obrero burocráticamente degenerado soviético y destrozó las economías y los pueblos de las antiguas repúblicas soviéticas. La economía ucraniana, que estaba integrada a la división económica del trabajo de toda la Unión, recibió un severo golpe. Los estándares de vida se desplomaron en todo lo que había sido la URSS. En Ucrania, los salarios reales llegaban en 2000 cuando mucho a un tercio de lo que habían sido en 1991, y el empleo industrial cayó en un 50 por ciento entre 1991 y 2001.
Como antigua república soviética, Ucrania sigue dependiendo mucho económicamente de Rusia. El grueso de la industria —la producción de acero, metales, vagones de tren y equipamiento nuclear— se localiza en el muy rusificado y ortodoxo oriente del país, y no en el occidente más rural y católico uniato. Estas industrias, cruciales para Rusia, no les sirven a los imperialistas occidentales, que planean liquidarlas.
La población ucraniana, compuesta por 46 millones de personas, está profundamente dividida, con gran parte del occidente propugnando por mayores vínculos con la UE mientras el oriente y el sur voltean hacia Rusia en busca de apoyo. El país también se ha polarizado entre pandillas corruptas de magnates capitalistas que antes se apoyaban mutuamente mientras se atiborraban con el robo de la riqueza industrial que la clase obrera multinacional soviética construyó a lo largo de décadas. Algunos de estos oligarcas, con un apetito de más inversiones europeas, se orientan al Occidente. Mientras tanto, la base de apoyo de Yanukovich está en el oriente de Ucrania y en Crimea, que comercian con Rusia.
La clase obrera ucraniana, que a principios de los años noventa mostró su combatividad en la región oriental e industrial de Donetsk, ha guardado silencio como clase. Sin duda, los obreros no le tienen mucho afecto al capo mafioso Yanukovich. Pero el golpe proimperialista en Ucrania, facilitado por los fascistas, deja a la clase obrera inerme ante una explotación aún más salvaje por parte de los imperialistas.
Rivalidad entre las grandes potencias
Aliarse con ultrarreacionarios y fascistas nunca ha molestado a los “democráticos” imperialistas estadounidenses. De hecho, los seguidores de Bandera son viejos amigos de Washington. Tras la Segunda Guerra Mundial, la inteligencia occidental protegió a las unidades de Bandera para convertirlas en guerrillas en contra de los soviets y un sostén principal de Radio Europa Libre. Hoy, cuando necesitan medidas de austeridad aun más severas para mantener el flujo de las ganancias, la clase gobernante ucraniana y sus padrinos imperialistas pueden encontrar a los fascistas útiles para desviar el descontento social, de los oligarcas y los capitalistas extranjeros, a las minorías como los judíos y los inmigrantes, o bien para aplastar a los militantes obreros e izquierdistas. Cuando Barack Obama acababa de asumir la presidencia, dijo que intentaría “comenzar de nuevo” sus relaciones con Rusia. Sin embargo, hoy la actitud estadounidense hacia Rusia recuerda en cierto modo los días de los hermanos Dulles durante la Guerra Fría de los años cincuenta, con los políticos y los medios estadounidenses denigrando constantemente a Rusia. Pero la hostilidad de los imperialistas estadounidenses hacia Rusia ya no se trata de derrocar las relaciones de propiedad colectivizadas que estableció la Revolución de Octubre de 1917. Por el contrario, es una expresión de la política de “gran potencia”.
Siete décadas de economía planificada convirtieron a la Rusia soviética, de un país mayormente campesino, en uno básicamente urbanizado, con una capacidad militar análoga a la de Estados Unidos, una mano de obra calificada y un numeroso y altamente entrenado personal científico y técnico. Gracias en buena parte a los elevados precios del petróleo y el gas en los últimos años, la economía rusa se ha recuperado de la catástrofe de la “terapia de choque” que vino con la contrarrevolución capitalista. Rusia es el mayor productor mundial de petróleo y gas, y todavía tiene un arsenal nuclear considerable. También tiene un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y la capacidad de ser una espina en el costado de Estados Unidos, como cuando Obama amenazó con atacar Siria el año pasado.
En su constante campaña por la hegemonía mundial, Estados Unidos ha estado tratando de minar la fuerza de Rusia como potencia regional, continuamente extendiendo la OTAN hacia Europa Oriental e intentando instalar regímenes dóciles mediante una serie de “revoluciones” de diferentes colores en las antiguas repúblicas soviéticas. Estados Unidos también ha instalado bases en toda el Asia Central y toda la periferia de Rusia. Esta extensión militar busca cercar no sólo a la Rusia capitalista, sino también a China, el mayor y más poderoso de los estados obreros burocráticamente deformados que quedan. Rusia, por su parte, ha colaborado en numerosas ocasiones con el imperialismo estadounidense. Por ejemplo, desde 2009 Rusia ha permitido que Estados Unidos cruce su espacio aéreo para trasladar tropas y armamento a Afganistán, cuando hasta entonces sólo había permitido el traslado de suministros “no letales”.
Con pasmosa hipocresía, Estados Unidos y la UE —llevando a remolque a sus voceros mediáticos— condenan a Rusia por su “interferencia” en los asuntos ucranianos. Son en realidad los imperialistas quienes tienen sus sucias manos metidas en toda Ucrania. Cuando, el mes pasado se filtró una conversación telefónica entre Victoria Nuland y Geoffrey Pyatt, embajador estadounidense en Ucrania, todo el énfasis de la prensa estuvo en la frase “Fuck the EU” (que se joda la UE). En cambio se pasó por alto el hecho de que la disputa era respecto a quién debería ocupar el poder tras Yanukovich, con Nuland rechazando de plano el proyecto del antiguo boxeador Vitali Klitschkó, a quien estaba promoviendo el imperialismo alemán (Klitschkó de hecho paga impuestos en Alemania). Como bien describió la llamada telefónica el profesor Stephen Cohen en una entrevista para Democracy Now! del 20 de febrero, “la más alta funcionaria del Departamento de Estado, que supuestamente representa al gobierno de Obama, y el embajador estadounidense en Kiev, para ponerlo en términos llanos, están tramando un golpe de estado contra el presidente electo de Ucrania”.
En el reciente golpe, la UE —encabezada por Alemania, Francia y Polonia— ha hecho el papel de ariete para la austeridad del FMI. La UE es un bloque comercial imperialista dominado por Alemania, y su “oferta” de membresía sólo significa profundizar la pobreza de la clase obrera ucraniana. El préstamo del FMI atado al acuerdo con la UE estipula que Ucrania no podrá aceptar ningún apoyo económico de Rusia. Eso significaría recortar los subsidios de petróleo y gas para los ucranianos, haciendo imposible a muchos de ellos calentar sus hogares en el gélido invierno y exigiría nuevas y más drásticas privatizaciones de los servicios y las industrias públicas. En pocas palabras, aseguraría la privación económica de la clase obrera ucraniana, en el oriente y el occidente.
Irónicamente, Yanukovich, que se había mostrado más que dispuesto a colaborar con la UE, probablemente rechazó el acuerdo de préstamo porque temía no sobrevivir políticamente a las consecuencias sociales del paquete de austeridad que lo acompañaba. Ucrania necesita unos 35 mil millones de dólares sólo para pagar sus deudas durante los próximos dos años. Pero en realidad, no es gran cosa lo que ofrecen los imperialistas de Estados Unidos y la UE.
Socialistas del Departamento de Estado
Mientras los medios burgueses de Occidente trabajan horas extras para presentar las manifestaciones reaccionarias de Kiev como una “lucha por la democracia”, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) de EE.UU. se suma al coro con su propia variación del mismo tema. Un artículo del socialistworker.org del 24 de febrero reconocía que los fascistas como Sector Derecho estaban “cada vez más en la primera línea de los choques con las fuerzas del gobierno” y señalaba que “no puede subestimarse la amenaza de la extrema derecha en Ucrania”. Sin embargo, continúa el artículo, “sería un error descartar todo el movimiento de protesta debido a su presencia”, describiendo las protestas de Kiev como una “acción desde abajo”. ¡También lo eran los saqueos de las fuerzas de asalto nazis!
La ISO no se detiene ahí y llama por “un esfuerzo de base que incluya organizaciones obreras independientes, sindicatos y una izquierda fortalecida que establezca una atmósfera de solidaridad al interior de Maidán, en la que el mensaje tóxico de odio se marchite y muera” [énfasis nuestro]. Para decirlo claramente, aquí la ISO está llamando a los obreros a unirse y ayudar a un movimiento controlado por fascistas y fuerzas de extrema derecha. Cualquier obrero con la desgracia de encontrarse bajo la influencia de la ISO se hubiera visto a sí mismo participando en un golpe de estado dirigido por fascistas.
Los grupos de izquierda ingenuos, los militantes sindicales y los activistas gays que intentaron unirse a la protesta fueron golpeados y expulsados de la plaza mediante la fuerza de las armas. La ISO está acostumbrada a la compañía de archireaccionarios. Desde su origen en los años cincuenta, la tendencia internacional de la ISO —incluyendo a sus viejos socios del Socialist Workers Party [Partido Obrero Socialista] británico— siempre se ha alineado con el imperialismo “democrático”. Al estallar la Guerra de Corea, abandonó el trotskismo al negarse a defender a la Unión Soviética, China y Corea del Norte, procediendo a apoyar a todas y cada una de las fuerzas que se movilizaran contra el estado obrero soviético en nombre del “antiestalinismo”. Eso incluye el embellecimiento del general Andrey Vlasov, líder de los fascistas rusos que durante la Segunda Guerra Mundial luchó del lado de Hitler.
La Revolución Rusa y la cuestión nacional
El Partido Bolchevique que dirigió la Revolución de Octubre de 1917 defendía firmemente la igualdad de todas las naciones, pueblos e idiomas. Los bolcheviques se oponían a cualquier forma de desigualdad o privilegio nacional. Eso les permitió movilizar a los trabajadores —rusos, judíos, armenios, azerbaiyanos, ucranianos, etc.— para derrocar el dominio de los capitalistas y los terratenientes.
Durante los años que siguieron a la Revolución de Octubre, los bolcheviques defendieron asiduamente los derechos de los diversos pueblos y nacionalidades del país. Por ejemplo, en 1921 se estableció la República Autónoma de Crimea dentro de la Federación Rusa; aproximadamente una quinta parte de su población la constituían tártaros de Crimea. En los primeros años del poder soviético hubo un marcado desarrollo de la cultura nacional de los tártaros de Crimea: los tártaros fundaron centros de investigación, museos, bibliotecas y teatros. Sin embargo, con el triunfo y consolidación de la burocracia estalinista comenzando en 1923-24, el chovinismo granruso comenzó a florecer. Con el paso de los años terminó la enseñanza de la lengua y la literatura tártara y todas las publicaciones en ese idioma fueron prohibidas.
Cuando los nazis invadieron la Unión Soviética en 1941, un sector de los tártaros los recibió como a libertadores. Pero otros muchos tártaros pelearon en el ejército soviético contra Alemania. Después, vengativamente Stalin recurrió al castigo colectivo de la población tártara de Crimea. En 1944, cerca de 180 mil tártaros fueron deportados al Asia Central y otras regiones de la Unión Soviética. Los chechenos y los alemanes del Volga recibieron un tratamiento similar. Casi la mitad de los tártaros murieron en su camino al exilio. No fue sino hasta 1967 cuando las autoridades soviéticas comenzaron la “rehabilitación” de los tártaros. Tomó otras dos décadas para que se les permitiera comenzar a regresar a Crimea, creando una gran animadversión entre la población tártara.
Sin embargo, sería equivocado considerar las relaciones nacionales en el estado obrero degenerado soviético como una mera continuación de la cárcel de los pueblos zarista. Las políticas de la burocracia estalinista tuvieron un impacto contradictorio. La existencia de una economía socializada con planificación central sentó las bases materiales para el desarrollo de las áreas más atrasadas de la URSS, como el Asia Central soviética. Ucrania pasó por una industrialización y un desarrollo sustanciales. El logro del pleno empleo, la atención médica para todos y demás conquistas minaron las formas más virulentas de nacionalismo burgués y antisemitismo, que son alimentados por los malestares de la sociedad capitalista. El Ejército Rojo aplastó a los invasores nazis durante la Segunda Guerra Mundial, liberando a Ucrania de la escoria fascista.
Con la restauración del capitalismo en la antigua Unión Soviética, toda la “vieja porquería” regresó, lo que llevó a una aguda intensificación del comunalismo y a la proliferación de odios nacionales enfrentando entre sí a trabajadores en una lucha fratricida por la supervivencia. Como hemos señalado en el pasado, la ruptura de la Unión Soviética reveló una situación de considerable interpenetración de pueblos y de unidades de producción económica engranadas y heredadas de una economía planificada y burocráticamente centralizada. Ésa es la situación en Ucrania, particularmente en sus regiones orientales.
Sin embargo, el término “pueblos interpenetrados” no aplica a Crimea, a diferencia de lo que habíamos afirmado erróneamente en un artículo anterior (WV No. 1038). Cuando hablamos de pueblos interpenetrados, no nos referimos a cualquier mezcla de nacionalidades y etnias dentro de un estado, que es la norma en el mundo. Nos referimos a situaciones en que dos o más pueblos reclaman el mismo territorio, por ejemplo Israel/Palestina e Irlanda del Norte, y abordamos las implicaciones para los leninistas. En estos casos, como señala la Declaración de Principios internacional de la LCI, “el derecho democrático a la autodeterminación nacional no puede ser logrado por un pueblo sin violar los derechos nacionales del otro. Por eso, estos conflictos no pueden ser resueltos equitativamente dentro de un marco capitalista. La condición previa para una solución democrática es barrer con todas las burguesías de la región” (Spartacist No. 29, agosto de 1998).
El 97 por ciento de la población de Crimea habla ruso, e incluso la minoría étnica ucraniana está muy rusificada. Lo anterior contrasta con el caso del Cáucaso, poblado por muchos pueblos que hablan distintas lenguas. El reciente referéndum en Crimea y su secuela han subrayado que la región está definida centralmente por su historia y conformación rusas. Además, la reabsorción de Crimea por parte de Rusia se llevó a cabo prácticamente sin derramamiento de sangre ni resistencia real alguna. El grueso de las tropas y los oficiales ucranianos en Crimea simplemente se pasaron al bando ruso.
El futuro bajo el capitalismo es sombrío. El creciente empobrecimiento económico podría llevar a un aumento en la hostilidad y las luchas entre los diferentes grupos étnicos, dándole una “solución” sangrienta al problema nacional. Como señalamos al concluir nuestro último artículo sobre Ucrania:
“La tarea principal es forjar partidos leninistas-trotskistas que libren una lucha permanente contra todas las manifestaciones de nacionalismo y chovinismo de gran potencia, como parte de una propaganda paciente pero persistente dirigida a ganar al proletariado al programa de la revolución socialista”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/suplemento-Abril-de-2014/ucrania.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.01 23:07 baiDbai BATZEN, HAGAMOS POLÍTICA PARA QUE NO NOS LA HAGAN ELLOS.

Este manifiesto lo colgamos en plaza Euskadi, por la censura que hay en muchos círculos. https://www.facebook.com/Batzen-Ahal-Dugu-1645383615699439/
Adjuntamos un escrito “UN NUEVO MODELO PARA EL SIGLO XXI”, sobre temas candentes de la actualidad que, por encima de los criterios individuales, pueden servir para la reflexión y el contraste de opiniones. En 16 puntos se presentan hipótesis sobre las posibilidades de conquistar un Gobierno de cambio, lo positivo del acuerdo Unidos Podemos, la importancia de la transversalidad bien entendida, y de impulsar el programa de 50 puntos de la Convergencia donde [email protected] nos sentimos [email protected]. Igualmente se habla del papel de Podemos, la unidad popular, y de las confluencias en este panorama, así como la lucha para impedir la reversibilidad de los avances.
No se trata con este escrito, de buscar afinidades. Sus ideas pueden ser o no compartidas. Su objetivo es otro: fomentar el intercambio de ideas políticas. Es el modo de favorecer la comunicación y la relación entre quienes defendemos Podemos, y queremos que nuestro empoderamiento haga que este proyecto triunfe, y haga claudicar a la casta. Unidos si que Podemos.
Batzen 1 de Junio del 2016.
UN NUEVO MODELO PARA EL SIGLO XXI 16 CUESTIONES DE LA ACTUALIDAD A DEBATE.
1.- La repetición de Elecciones, primera experiencia desde el 78, puede ser interpretada erróneamente como un fracaso, pero de hecho muestra la incapacidad de las élites por hacerse con un Gobierno, bien por continuismo o por alternancia bipartidista, sistema que operaba de forma dominante y con pleno éxito. Es por lo tanto un momento de esperanza, y un indicio de que el cambio puede convertirse en realidad.
2.- Se pueden ganar las elecciones generales. Se puede lograr, aunque sea difícil, un Gobierno de progreso, y hay que intentarlo, aunque también es posible que se forme un Gobierno de coalición de derechas. En ambos casos, el cambio seguirá siendo tarea ardua, porque todo el entramado político-económico, la hegemonía ideológica, la fuerza de la costumbre, aunque ya se constatan indicios de cambio, está alimentado por el continuismo. La clave para que este empuje popular no se venga abajo, está en hacer del mismo, un proyecto ilusionante para esta sociedad post-hegemónica (no autoritaria) que sí desea un cambio.
3.- Toda la batalla actual y futura tiene como núcleo duro la lucha entre el hegemonismo de las élites y el post-hegemonismo que caracteriza la modernidad, por ser diversa. La dificultad de las élites en la crisis, nace de su necesidad por concentrar más poder, al no poder erigirse en hacedores del bienestar. Sus discursos se hacen más ideológicos y mono-temáticos. Más fundamentalistas, “conmigo o contra mí”. Sus prácticas, más encaminadas a provocar un “choque de trenes”. No aportan nuevas ideas, ni ofrecen debates. Todo lo reducen a descalificaciones, “bolivariano o extremista”. En estas prácticas caen también los dirigentes de partidos “reformadores”, en no pocas ocasiones.
4.- En realidad, tratan de imponer el pensamiento único, basada en simbologías y fidelidades a valores tradicionales, como la defensa de España, el anticomunismo, la razón, el orden, y la ley, como sustentadores de la democracia, frente a los independentismos y populismos. Este relato uniformista se mantiene firme en la esencia constitucionalista del 78, las políticas económicas de austeridad, porque cualquier cambio desembocaría en el caos y el “corralito”, como en Grecia o Venezuela. La derecha más influyente, sigue empeñada en evitar cualquier fisura, y su objetivo es crear miedo ante todo intento de cambio.
5.- Hacer que el discurso dominante sea incuestionable choca con el duro escenario del país real, donde el paro, la precariedad, la pobreza siguen ofreciendo un panorama insostenible. Igualmente, choca con una sociedad fragmentada por múltiples problemas, compleja, que necesita saber y conocer las raíces de sus males y las salidas a este caos permanente. Las respuestas de los partidos políticos, sea del PP, como de Cs, PSOE, o el PNV que son idénticas en lo fundamental, sobre todo en materia económica y de igualdad, se reafirman en que no existe otro camino, siguen sin aceptar la dura realidad de unos hechos que hablan por sí mismos. No reconocen que la vieja política ha fracasado. De ahí que sea preciso fomentar el debate, como arma política, sobre la situación y la necesidad de cambiar las políticas económicas y la Constitución para poder salir de este agujero. Es hora de hablar de los déficits, de los ingresos y de los gastos, del camino para crear empleo y revitalizar negocios de nuevo tipo y sostenibles.
6.- Si algo se aprendió, tras la Gran Depresión del 29, fue que hay instrumentos que permiten salir de la crisis. La economía de Singapur, nos permite entender que las economías pueden crecer más mediante buenas regulaciones. Japón ha sido un buen ejemplo para demostrar que con las políticas de austeridad no se sale de la recesión. En EEUU dejaron atrás la crisis gracias a programas de intervención del Estado que Europa no ha aplicado. La ruina de Europa, tras la II Guerra mundial fue superada gracias a políticas keynesianas. Los modelos desarrollistas han ayudado a muchos países, de diferentes tipos, en su desarrollo, como al propio EEUU, o a Ecuador. Volver al modelo neoclásico, y aplicarlo como receta global, como ha hecho el Gobierno de Rajoy, sin contar con aportaciones de otras escuelas más modernas, como la institucionalista, la conductista, la schumpeteriana o la austríaca es un error. Ante un mundo complejo, solo acertaremos, si preservamos la diversidad intelectual y si estimulamos la fertilización cruzada de ideas.
7.- Aún se nos dice que el mundo está dividido en dos bloques, el democrático y el socialista (o comunista). Esta es la gran mentira que se difunde a base de pequeñas dosis diarias de propaganda. El comunismo y el capitalismo puros como modelos reales no existen. Son simples ideas imaginarias, que se suelen defender en base a los conceptos de igualdad y de libertad. Por otra parte, se difunde la falsa idea de que el terrorismo es consecuencia de los Estados fallidos del mundo árabe, y el populismo caótico, derivado de la incompetencia de la sociedad sudamericana. Por último, África, se explota, y “no cuenta”. La idea dominante presenta el mundo como una guerra entre las fuerzas del bien, de la Democracia, que ha de ser defendida, y las fuerzas del mal, el resto. La realidad es bien diferente. Los modelos de países de “socialismo real”, como Rusia y China ya mostraron su agotamiento y fracaso, y el “capitalismo real” monopolista y de cárteles, como EEUU, se halla en franca decadencia, tratando de “auto-protegerse” mediante un modelo neoliberal que concentra poder y acapara excedentes. Es este fracaso lo que en gran medida impide la paz mundial. En el mundo real, además de estas grades potencias, hay innumerables países que no pueden ser alineados en bloques. Países que vienen creando y defendiendo sus propios modelos, donde hay libertades, operan los mercados y son regulados mediante instrumentos públicos, generando riqueza e igualdad. Nuestro reto actual no está en optar entre el capitalismo y el socialismo. El gran reto del siglo XXI es y será construir nuevos modelos, o mejorarlos, para que respondan a la complejidad de la sociedad actual.
8.- Al hilo de esta última idea, la elección entre capitalismo o el socialismo, también se nos inculca la idea de lealtad hacia grandes ideales como ser de derechas o de izquierdas, ser cristianos o ateos, demócratas o populistas, civilizados o extremistas. En estas batallas-trampa nos han metido y en ellas se van nuestras energías por los sumideros. Seguramente todos y todas, el 95% de la población, estamos de acuerdo en que el modelo que buscamos debe garantizar el empleo a toda persona que desee trabajar, un sueldo digno y una renta básica para quien no trabaje, una buena escuela pública y una buena sanidad (soluciones dignas para los refugiados), respeto y libertad de las personas, derecho ciudadano a votar sus diferencias y convivir con los resultados. También estaríamos de acuerdo con que se aplicaran medidas favorables al equilibrio ambiental y ecológico. Ya no se entiende la vida sin un respeto al medio ambiente. Hay países que alcanzan buenos niveles en estos temas, disfrutan del empleo y de una democracia cualificada. Aprender de los demás es conveniente, y crear un modelo propio es el camino.
9.- Aunar al 95% de la población, al 90%, o al 80%, no es fácil. Nadie puede planificarlo y hacerlo, pero es un objetivo necesario para lograr el cambio. Son muchas tendencias, sentimientos, o problemáticas diversas que se interponen a dicha tarea. La transversalidad (convergencia entre diferentes) puede lograrlo, y solo puede lograrlo mediante un programa común que fracture el sistema por sus puntos más débiles (como es el paro, o la precariedad), porque las fracturas abren vías de agua que hacen imparable el nuevo orden deseado. Le llamamos transversalidad, pero podemos llamarlo de otro modo: fraternidad, unidad popular, o pluralidad…, lo importante es que su significante incorpore lo que la ciudadanía reivindica, en cada momento, de forma colectiva. Y esta demanda no es estática, porque un pueblo en movimiento va tomando conciencia de lo que hay que hacer para construir un presente y un futuro. Hay quienes consideran la transversalidad o unidad popular, como un mero proyecto electoralista, como si las políticas anti-cíclicas para crear empleo, poner fin a la precariedad, e impulsar inversiones sostenibles fuera algo superfluo, y estático. Hay quienes consideran que la transversalidad es simplemente construir un bonito relato sin contenido, para unir gentes “buenas” al margen de programas. Ambas actitudes menosprecian los factores del cambio, que son más elementales que los grandes discursos, pero tienen más fuerza que dichos discursos. Recordemos que se hicieron revoluciones solo por “pan, paz y trabajo”. Para construir pueblo hay que ser transversal y por ello respetar, la diversidad de sentimientos, de creencias, de ideologías, identidades, lenguas, culturas, sexos, pensamientos…y dar cauce a su expresión libre. En la comunicación, en el cruce de ideas, en el debate y en el entendimiento se construye pueblo. En esta tarea se logra el mestizaje, la creatividad, la aceptación de lo que es correcto y diverso. Es el modo de librarse de las cadenas del pensamiento único dominante, y de ir dándole cuerpo a un modelo que responda a la modernidad, que es post-hegemonista (anti-autoritaria), y solidaria, signo de lo que la sociedad actual reclama para su presente y futuro.
10.- Podemos nació como una nueva realidad, de la efervescencia populista, cuya principal expresión fue el 15M. El desplome de la confianza social, se dio cuando la explosión de las burbujas financieras y urbanísticas dejó al descubierto la falta de creatividad de las élites y los “humillados”. De las que manejan los hilos del poder, puesto que estaban sumidas en el bucle de la corrupción, y de las que no lo manejan, por estar inmersas en el bucle de la “imitación” (estar conformes con los valores y las pautas hegemónicas del sistema). Una sociedad se derrumba cuando solo imita, no crea. El 15M nació del pensamiento del “no” (“nos decían que esto era Democracia y no lo es”), que es la base de la creatividad. Empezar de cero. Podemos nació de esa misma necesidad, aunque tuvo que caer en la imitación (como no podía ser de otra forma, al estar inmerso en un sistema que hegemoniza el pensamiento). El jacobinismo es una herencia que debe ser apartada de cuajo. La experiencia, en cambio, dio a Podemos las claves para ir superando esta limitación, al sellar un acuerdo con las naciones históricas, y posteriormente con IU. También al abordar la relación con la socialdemocracia como una oportunidad, no algo a destruir, para someter las ideas propias al tamiz del debate. Estos grandes avances en la construcción de la transversalidad por parte de Podemos, pueden y deben tener sus efectos en la tarea aun pendiente, de crear una organización interna, plural y democrática, donde la igualdad de oportunidades y la participación haga que las personas sientan que el proyecto colectivo sea real y profundo.
11.- “Unidos Podemos”, es un paso muy positivo e ilusionante. Observamos, de todos modos, que los miedos juegan fuerte. Hay quienes posicionan a Podemos más a la izquierda después del acuerdo. Hay quienes lo posicionan más a la derecha. También hubo miedos que consideraron el acuerdo con Ada Colau y el reconocimiento del derecho a consulta como claudicación al nacionalismo periférico. También los que creen que tender la mano a la socialdemocracia es una pérdida de tiempo, o una cesión injustificada. Hablamos de esquematismos y de miedos, que son comprensibles. Todo movimiento político entraña riesgos, y los riesgos generan miedos. La vida, en cambio, nos enseña que si no se apuesta no se avanza, máxime en una realidad compleja que requiere soluciones complejas, no puras o tranquilizadoras. Como la vida misma, los populismos se construyen desde cero, no “imitan”, se rebelan. Es nuestra responsabilidad convertir la rebeldía en mayorías, y para esto falta mucho, cuando aún un 70% de la sociedad, que serán aliados, necesita verlo claro.
12.- Conquistar al 95% de la población para el cambio es, por lo tanto, nuestro reto. Nuestro mayor problema es el poder que se nutre de la ideología, del dinero, de las relaciones mediáticas, y viceversa. Pero este poder es el Poder exterior, el de las instituciones vertebradoras, sea la monarquía, el ejército, la iglesia, la prensa o la tradición, que sustentan un orden jerarquizado. Hay otro poder que debe ser considerado, el que nos corresponde como individuos. Cuando el Poder con mayúsculas se siente amenazado y se niega a ceder terreno, se muestra inflexible, autoritario y “auto-protector” ante la complejidad de los acontecimientos. Los individuos como “imitadores” de valores del sistema, también desarrollamos ese instinto y nos convertimos en pequeños sub-poderes que reproducen y refuerzan el “yo auto-protector”. Ese papel del sujeto es la base en la que se sustenta el Poder externo que se perpetúa mediante la “repetición o imitación”, y la no creación. De este modo, en vez de ser transmisores de la equidad, como parte del colectivo, nos convertimos en factores de división, y portadores de nuestra propia “verdad”, olvidándonos que el pueblo sólo se construye como alternativa post-hegemónica (no autoritaria).
13.- Se construye pueblo desde el movimiento, desde el protagonismo ciudadano. Podemos ha de ser un instrumento para que eso sea garantizado. De ahí que un Proyecto como Podemos, ha de respetar y defender aquellos movimientos que forman parte de este progreso, aunque sus programas sean parciales en relación a los ejes del cambio, tales como el feminismo, antimilitarismo, voluntariado, el ecologismo, “zure esku dago”, el animalismo, y demás formas de expresión en defensa de derechos. La transversalidad se hace en la base, en los centros deportivos, sociedades, hogares…o la calle, en el apoyo a estos movimientos. Las cúpulas de los partidos, más que transversalidad, lo que hacen es alianzas programáticas. La cuestión esencial es que estos acuerdos no dejen fuera a los sectores más golpeados por la crisis, como [email protected] [email protected], las personas bajo el umbral de la pobreza y [email protected] [email protected] del sistema.
14.- Nuestro objetivo inmediato es conquistar un Gobierno estatal de progreso. Y en plazo corto un Gobierno Vasco de progreso. Habrá que hacer alianzas y solo hay dos caminos. O aplicar las políticas neoliberales de estos años, o realizar un cambio real, mediante políticas que fortalezcan la competitividad por arriba, mediante I+D, y no mediante recortes por abajo. El programa de Cs promueve el continuismo del PP, y el del PSOE anda a caballo entre estos y el cambio. En la cuestión del programa de Gobierno no se puede jugar. Cualquier indecisión implicaría un fracaso. Es evidente que el programa de Podemos es nítido, transversal y realizable, por más que traten de desprestigiarlo. El nudo gordiano está en el déficit, y en las políticas de empleo. Faltan ingresos y gastos. Se logran ingresos poniendo fin a la corrupción, evitando la evasión fiscal, y con una reforma tributaria. El tema del déficit depende de nuestras negociaciones con la UE, y hay que confiar que esto puede permitirnos lograr tiempo para el cambio. Podríamos iniciar políticas anti-cíclicas con resultados muy esperanzadores. El nudo gordiano no es la economía sino hacer que la democracia se haga valer para reorientarla. Hay que hablar con claridad a la ciudadanía respecto a la importancia de negociar con Europa y la necesidad de mantenernos unidos y firmes, porque continuar con las políticas de austeridad y llevar a efecto más recortes es entrar en un agujero negro sin fin. En todo caso, interesa que el debate sobre esta cuestión se ponga en nuestra hoja de ruta para desarbolar las falacias de la política de los Gobiernos serviles a la troika. En el País Vasco, no habrá Gobierno de progreso si no descubrimos la gran mentira que significa el pacto del PNV y PSE, que refuerza la austeridad y la desigualdad en la ciudadanía vasca. No lo habrá si el futuro Gobierno vasco se sigue constituyendo bajo el liderazgo del PNV. Sea cual sea el resultado de las elecciones generales, lo cierto es que las fuerzas inmovilistas seguirán su ofensiva a la contra. La irreversibilidad implica mantener el rumbo, desmentir los ataques, elevar el discurso político, desentrañar el fondo de la cuestión que no es más que el descarado robo que se hace a la ciudadanía por unos pocos privilegiados.
15.- Europa se está fragmentando. La burocracia, los intereses corporativos, y la moneda común dividen a este proyecto que fue ilusionante en su día. Los objetivos del cambio en el Estado español están íntimamente ligados a la necesidad de lograr una Europa transparente (que renuncie a negociar tratados ocultos), abierta, una Europa que escuche y que sea solidaria. La política impuesta al pueblo griego por parte de la troika sigue fracasando, y este fracaso no es culpa de una sola de las partes. Los problemas de los países miembros de Europa solo pueden tener solución en base a un acuerdo entre acreedores y deudores. La Deuda ha de ser tratada en un foro común, y el modo de hacer frente a la misma ha de ser consensuada. No habrá una Europa nueva si no hay cambio en las políticas de cada país en el sentido progresista. El logro de Gobiernos progresistas tendrá éxito si van acompañados de políticas de fraternidad con países hermanos, en especial con aquéllos que más sufren en el marco europeo. El apoyo al Movimiento Diem 25, “Democratizar Europa o abolir la UE”, va en este mismo camino.
16.- La explosión populista en la que vivimos, que cuestiona el orden establecido, es virgen (como todos los populismos). Nace como reacción al neoliberalismo, y parte desde la nada, por eso puede ser creativo. El populismo es como una ola que crece, pero en algún momento tiene su momento de decrecimiento. Este es un hecho inevitable. Lo importante es que su fuerza transcienda en un modelo social y político coherente y consistente, de tal modo que en horas bajas, queden consolidados la mayoría de los avances logrados en los momentos álgidos. El populismo, por lo tanto, es inmaduro, aunque cuestiona el viejo orden, y no llega a verificar, por sí mismo, su propia maduración. Se auto-protege, se auto-justifica, en base a la existencia de un enemigo exterior, por su incapacidad de definir su papel en el capitalismo global. Su estrategia es pedir más poder para lograr una libertad futura, ausente en el presente. Las demandas concatenadas forman un bucle que genera una huida sin fin. Su madurez solo puede transcender de la propia ciudadanía, personas libres para construir su propio modelo de forma soberana, basado en Instituciones nuevas, no “repetitivas”, y de éxito. Si algo ha de caracterizar el nuevo modelo (1) es que sea fruto de la libertad creativa y de la capacidad de inventar una arquitectura constitucional nueva, con real división de poderes, de reconocimiento de la plurinacionalidad, con nuevas leyes electorales, escrupulosamente democráticas, de transparencia, de justicia y de partidos políticos. Un modelo con nuevas reglas de juego para una sociedad compleja, en el que la colaboración entre las empresas privadas, las instituciones públicas y la universidad estén motivadas por una reorientación del modelo productivo. Un Gobierno Provisional y un proceso constituyente, llegarán a ser necesarios. La clave es la comunicación y el debate, sin que nadie sea [email protected]. Es la palabra, el arma que nos permitirá la construcción de un orden nuevo.
(1). No damos nombre al modelo porque no añade nada que permita orientarnos. Dicho modelo tendrá, sin duda alguna, mucho del republicanismo, también del socialismo, y sin duda, del capitalismo. Es una hipótesis que parte del hecho de que la democracia, la igualdad y el mérito, serán elementos que incorpore el modelo, así como el mercado y la regulación. El modo y la forma que adopten forman parte de la creatividad social.
Batzen Ahal dugu
submitted by baiDbai to PlazaEuskadi [link] [comments]


2016.04.28 08:30 EDUARDOMOLINA "El nuestro fue un último intento a la desesperada de lograr un Gobierno de cambio". Mónica Oltra, analiza los intentos de formar un Gobierno liderado por el PSOE, las reacciones a la propuesta del 'Acuerdo del Prado' o las perspectivas ante la nueva convocatoria electoral

http://www.eldiario.es/cv/politica/intento-desesperada-lograr-gobierno-cambio_0_509899619.HTML
"A las pocas horas de que se hayan esfumado las posibilidades de lograr un acuerdo para formar Gobierno en España y con la maquinaria política orientada a unas nuevas elecciones, que se celebrarán solo seis meses después de las anteriores, Mónica Oltra, vicepresidenta de un gobierno de izquierdas en la Generalitat Valenciana que ha servido de referencia durante las negociaciones entre partidos, revisa lo que ha ocurrido y apunta lo que debería pasar en una conversación que se desarrolla en el pequeño despacho de su grupo, Compromís, en la sede de las Corts Valencianes, mientras en el hemiciclo del parlamento autonómico discurre un pleno.
La del día 26 de abril fue una jornada insólita en la vida política española, en la que Compromís estuvo en el centro con su propuesta de acuerdo de última hora que no fructificó. ¿Estaba improvisado o era una maniobra pactada con alguien?
Podríamos decir que fue un último intento a la desesperada. No fue nada pactado. Fue un último intento porque recibíamos la angustia de la gente. Una de las cosas que más me gusta del gobierno valenciano del que formamos parte es la proximidad. Antes eran casi inaccesibles los miembros del Consell. Ahora vamos por la calle con total normalidad. Y la gente nos aborda...
¿Y qué les dice?
Nos expresa su angustia. Probablemente el nuestro fue un último intento un tanto desgarrador de llamar la atención, un intento de decir: “Escuchad la angustia de la gente”. Me ha sorprendido mucho que, en esta última etapa, muchas personas mayores, sobre todo, me abordaban: “Mónica, haz algo”. Y yo les explicaba que tenemos el margen que tenemos. No sé si las otras fuerzas políticas no han sido tan permeables, pero Compromís siempre se ha caracterizado por ser una fuerza que está muy en comunión con la gente sencilla, que pasa por la calle. Se ha hecho mucha literatura, pero ocurrió como hemos contado. Yo salía de la conselleria, pasadas las ocho de la tarde. La iniciativa surgió del grupo en el Congreso, en concreto del diputado Ignasi Candela.
Habla del día que comió en Valencia con Íñigo Errejón. Algunos no se creen que usted no le comentara algo.
Yo probablemente también pensaría lo mismo. Pero la verdad es que me llegó esa posibilidad a las ocho de la tarde. Me había despedido de Errejón hacia las cinco. Habíamos comido y habíamos hablado algo de la situación política. Hacía mucho que no nos veíamos, desde una comida que tuvimos en Madrid y que resultó un poco fría, por decirlo así. Lo que hicimos fue restañar la relación. Por eso hablamos, sobre todo, de aquel encuentro y de cuestiones más personales. De hecho no había mucho más sobre la mesa. Asumíamos los dos que íbamos a nuevas elecciones. Así, pues, cuando me llegó la propuesta fue a última hora de la tarde y cerramos el tema a medianoche, con la decisión de hacer partícipe a todo el mundo al día siguiente. Entonces se desencadenó la vorágine y, visto cómo recibieron los medios de comunicación y la opinión pública la noticia, todo resultó un tanto atropellado. Las cosas son como son. Quien quiera hacer otras lecturas que lo haga, pero no fue una cosa que hubiéramos maquinado, ni con Errejón ni con Iglesias. Era un último intento sincero de que hubiera un Gobierno de cambio en España.
Es un acto de soberbia y altanería pensar que pueden gobernar con 90 diputados y que los representantes de seis millones de votos tienen que hacerles de palmeros
¿Pero no cree que su maniobra ha conseguido poner en evidencia a los dirigentes políticos?
Creo que, sobre todo, ha puesto en evidencia a los dirigentes del PSOE, que han hablado mucho del “pacto a la valenciana” pero han aprendido poco de sus compañeros valencianos, de cómo se dialoga y se negocia un pacto. Cuando sale Antonio Hernando a decir que quieren un gobierno en solitario del PSOE quiere decir que no han entendido nada. Tienen 90 diputados y 5,3 millones de votos. Otros 71 diputados representan más voto popular, unos seis millones. Los ciudadanos te están diciendo con ese resultado que quieren un gobierno compartido, a la valenciana. Eso estaba claro desde el primer día. Pretender tener un gobierno en solitario con 90 diputados es una irresponsabilidad y no entender el mensaje de la ciudadanía: estamos hartos de mayorías absolutas y de gobiernos monocolores, queremos gobiernos plurales. Es un acto de soberbia y altanería pensar que pueden gobernar con 90 diputados y que los representantes de seis millones de votos tienen que hacerles de palmeros.
¿Son entonces los socialistas los principales responsables del fracaso?
Tienen bastante responsabilidad. El jefe del Estado encarga la formación de gobierno a dos personas. Uno es Mariano Rajoy, que dice “paso palabra” después de haberse tirado un mes en babia, haciendo perder a todos un tiempo importante. Y la segunda persona es Pedro Sánchez.
Pero su maniobra in extremis ha causado malestar en Podemos...
No tengo esa sensación.
¿No cree que también Pablo Iglesias ha demostrado no estar a la altura?
Estoy convencida de que este documento, el Acuerdo del Prado, lo habrían firmado todas las fuerzas políticas a las que iba dirigido. El único que dijo que no fue el PSOE. Era la base para formar un gobierno. Podemos ha declarado públicamente que entraba en eso. Se trata de un programa de mínimos. Faltaban muchas cosas, pero era un documento en el que nos podíamos poner de acuerdo, formar un gobierno plural y empezar a caminar y a tomar decisiones para paliar la emergencia social y hacer los cambios normativos para que la política ponga en el centro a las personas. Quien se desmarca es el PSOE, cuando sale a decir que no piensa romper su acuerdo de gobierno con Ciudadanos. Un pacto que tiene una parte oculta, que nadie ha conocido. ¿Quién de Ciudadanos iba a formar parte de ese gobierno? ¿Iba Albert Rivera como vicepresidente? ¿Estaba destinado Luis Garicano a ser ministro de Economía? Son cosas que se han ocultado al debate público.
La vicepresidenta del Consell y líder de Compromís, Mónica Oltra, en el jardín de las Corts
La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana en el jardín de las Corts Jesús Císcar
Una legislatura de unos meses da pie a una campaña rarísima. ¿Cómo volver a pedir el voto a los ciudadanos y cómo plantear de nuevo coaliciones como la suya con Podemos?
El reto es precisamente hacer ver a la gente que hay más de seis millones de votos con 71 diputados frente a 5,3 millones con 90 diputados. Eso tiene que ver con el sistema electoral. El objetivo ahora es que esos seis millones de votos tengan la representación que corresponde en diputados y diputadas mediante una única oferta electoral.
Eso implica incorporar a Izquierda Unida.
Efectivamente, a Izquierda Unida, a otros partidos de ámbito autonómico, a otros partidos que también podrían estar en un movimiento de cambio para una situación de emergencia democrática. 11 millones de hombres y mujeres quisieron cambio, pero no ha habido fuerza suficiente en diputados para que el cambio se produzca. Hay que hacer que todos lo votos cuenten y que todo el mundo vaya a votar. En estos meses han pasado cosas. Rajoy ha estado en su pasividad confortable, pero ha dimitido un ministro en funciones porque tenía cuentas en panamá y empresas offshore. Lo que ha evidenciado que los gobiernos de derecha defienden un modelo que beneficia al 1% de la población, que es esa gente con cuentas en Suiza o empresa en Panamá, mientras recortan derechos y recursos de la mayoría de la población.
Sacar a Rajoy del Gobierno era su prioridad....
Y lo sigue siendo.
Pero eso no se puede conseguir sin los socialistas. ¿Cómo recomponer los puentes después de lo que ha pasado y con una nueva campaña de desgaste?
La clave está en pasar de 71 diputados y diputadas que representan a seis millones de votos a tener la fuerza que se corresponde.
¿Está usted hablando del sorpasso al PSOE?
Estoy hablando del sorpasso de los 175 diputados.
Que es la mayoría.
Estoy hablando de sumar. El objetivo es que no gobierne el PP, que no gobiernen las derechas ni las políticas de derechas, que representan Montoro y De Guindos pero también Garicano. No PP, no políticas de derechas, sí a políticas de cambio que puedan conformar un frente mediterráneo, junto a Portugal, Grecia e Italia, que defienda que el sur de Europa también tiene derecho al Estado del bienestar y a una vida digna.
La situación en Cataluña ha bloqueado una salida a la situación española a causa de las líneas rojas o los vetos que se han puesto a los pactos en relación con los independentistas. ¿Cómo se gestiona?
Hablando, dialogando y flexibilizando posturas. A los extremos les conviene el inmovilismo y se retroalimentan. Rajoy, con su postura de inmovilismo ha causado mucho daño. Cuando hay problemas, se debe intentar resolverlos.
Dijo en pleno proceso de negociaciones que si los dirigentes no eran capaces de llegar a un acuerdo habrían de retirarse. Supongo que los incluía a todos.
Lo dije en general. Obviamente, no voy a decir a nadie lo que debe hacer. Estaba expresando un cierto sentimiento de los ciudadanos: no me diga que he votado mal, es usted quien no lo ha sabido gestionar. En la vida hay que hacer autocrítica. Para mí, la responsabilidad mayor ha sido de Pedro Sánchez y su equipo.
Mónica Oltra durante la entrevista con eldiariocv.es
Mónica Oltra durante la entrevista con eldiariocv.es Jesús Císcar
¿Pero todos tienen alguna responsabilidad?
Desde luego. Todos tenemos.
¿Hay un enfoque diferente a la hora de ver las cosas desde las comunidades autónomas y desde Madrid?
No se ven igual. Nosotros, desde el gobierno valenciano, necesitamos un aliado en el Gobierno de España, no un gobierno que se dedica a llevar a los tribunales cada decisión que adoptamos; la sanidad universal, la política contra el copago, la actuación a favor de los refugiados... Necesitamos un Gobierno de España que no sea un gobierno offshore.
Su coalición con Podemos no logró el objetivo de formar grupo propio valenciano. Parece que tienen intención de repetir la coalición e incorporar a Esquerra Unida. ¿Qué van a hacer para que no vuelva a producirse un fracaso?
No fue un fracaso, fue un atropello. Nosotros conseguimos el objetivo, más de un 15% de voto y más de cinco diputados. Otra cosa es que la Mesa del Congreso pactada por el PSOE y Ciudadanos nos impidiera formar grupo con una interpretación torticera. Veremos cómo conformamos las alianzas, algo que en Compromís siempre decidimos colectivamente, y estudiaremos la parte técnica. Pero lo importante es la política, que en este caso es conseguir un resultado que nos dé voz propia.
En la anterior campaña ya se habló de las tensiones que podía causar la dinámica electoral en su pacto de gobierno con los socialistas. ¿Pueden esas tensiones ser más graves ahora?
Creo que será parecido. A medida que avanzan los meses y gobernamos juntos, hay lazos más estrechos. Una campaña es una competencia electoral, pero creo que lo llevaremos bien.
¿Su insistencia en la denominada “vía valenciana” puede resumirse en que es posible un pacto de izquierdas y que puede durar?
Se percibe desde la opinión pública que existe un sentimiento fraternal entre nosotros. Pasa por el mestizaje entre fuerzas políticas, pero compartir protagonismos, espacios, afectos, es muy importante. Se trata de no competir entre nosotros. El presidente Ximo Puig tiene ese savoir faire.
Se ve usted otra vez en el pabellón de la Fonteta, en Valencia, con Pablo Iglesias en un mitin multitudinario?
Ay, no lo sé. (suspira). Sólo de pensarlo... ¡Otra vez de campaña! Me veo donde quieran ponerme. Iré donde me llamen, sea a la Fonteta o a la Pobla de Benifassà.
¿No habría que cambiar el modelo de actos?
En esta campaña hará calor. Puede que haya que buscar espacios al aire libre.
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.04.11 17:48 EDUARDOMOLINA La fase superior del neoliberalismo.- Esperemos y trabajemos para que esa resistencia llegue producto de la batalla contrahegemónica y no cuando las condiciones materiales se hayan deteriorado hasta niveles desconocidos.- Pablo Wahren.

http://kaosenlared.net/la-fase-superior-del-neoliberalismo/
"Podríamos definir ‘neoliberalismo’ como el sistema económico-político que comienza a desarrollarse en el mundo en la década del ´70 y que implicó una serie de transformaciones necesarias para que el capital reconfigure su forma de producción a nivel mundial.
En el número anterior de Cambio, decíamos que el nuevo esquema de producción mundial, basado en la globalización y la deslocalización de la producción, requiere el fortalecimiento de las medidas de desregulación de la economía. La liberalización financiera es necesaria para poder desplazar los capitales de un país a otro y la reducción de las barreras aduaneras para deslocalizar la producción en distintos países hasta el ensamble final del producto.
A su vez, las leyes y los tratados sobre la Inversión Extranjera Directa se volvían fundamentales para que los Estados-Nación no intervengan en las decisiones de las transnacionales. En este marco, se han firmado más de 3.000 tratados bilaterales de inversión destinados a “proteger” los derechos de las multinacionales.
No casualmente estas medidas, además de ser sistemáticamente propuestas por el FMI y el Banco Mundial, son impulsadas en cada Foro de Davos, el evento organizado por 100 de las compañías más importantes del mundo que este año contó con la asistencia del presidente argentino.
Durante esta fase, el poder de las transnacionales se expandió al punto tal que, en la actualidad, las 200 empresas más grandes del mundo, que operan a lo largo y ancho del globo, producen lo mismo que todos los países que no son de la OCDE (grupo de los 34 países más ricos del mundo). Tan solo las 500 más grandes se ocupan de la mitad de la producción mundial. Así, las empresas que dominan el mundo han alcanzado más poder y riqueza que la mayoría de los Estados del globo.
Sin embargo, los estados-nación continúan espacios relevantes ya que son los territorios que hospedan a las grandes empresas. Como muestra de ello podemos observar que el 80% de las 500 multinacionales que más facturan en el mundo tienen su casa matriz en solo 7 países (no casualmente los miembros del G7). En estas naciones, la sociedad entre el capital y el estado provoca que sus gobiernos encabecen a escala global las modificaciones de marcos regulatorios con medidas tendientes a favorecer al gran capital transnacional. Sin ir más lejos, durante la crisis de 2008-2009, fueron los propios Estados con los recursos públicos los que rescataron a los grandes actores privados (principalmente la banca internacional), socializando sus pérdidas. Por otro lado, en la periferia, las políticas estatales cumplieron un rol fundamental para implementar y asegurar el cumplimiento de las recetas neoliberales.
En este proceso de expansión sin igual de las grandes corporaciones, la riqueza se ha concentrado como nunca antes en pocas manos: como plantea OXFAM, hoy las 67 personas más ricas del mundo acumulan la misma riqueza que la mitad más pobre de la población. En la misma línea, el reconocido economista Thomas Piketty señala que, en el primer mundo, los niveles de desigualdad, tras mejorar en la época keynesiana, volvieron a los valores de principio del siglo XX.
¿Puede el neoliberalismo, a pesar de tanta desigualdad, estar profundizándose? Cinco indicios señalarían que sí.
1- El Imperio contraataca: de la crisis a la ofensiva
Pasados casi 9 años de la debacle de Lehman Brothers y la primera gran crisis neoliberal en el primer mundo, que colocó a Estados Unidos en la posición de atender sus asuntos internos desligándose parcialmente de los asuntos exteriores, podemos decir que la economía estadounidense se ha saneado bastante y hoy el país del norte se encuentra lanzando una nueva ofensiva imperial de la mano de sus transnacionales. El desempleo, tras alcanzar un pico de 10% en 2009, hoy se ubica en 5,5%, casi en los niveles pre-crisis. La política de estímulos monetarios lanzada para impulsar una economía en la debacle que había inundado de dólares los mercados de la periferia hoy se revierte y los capitales vuelven a afluir a Estados Unidos. Vale tener presente que el PBI nominal de este país prácticamente duplica el de China, la segunda economía mundial, y cuadriplica el de Japón, la tercera. En este marco, la mayor potencia mundial comanda la principal iniciativa del capital transnacional: los mega-acuerdos transnacionales.
2- Mega-acuerdos transnacionales: la fase superior del neoliberalismo
La Organización Mundial de Comercio articuló el proceso de liberalización comercial a nivel mundial, introduciendo un doble estándar entre países centrales y periféricos. Por ejemplo, mientras los países dominantes lograron la reducción de las barreras aduaneras para los bienes industriales en la periferia, mantuvieron el apoyo a su propio sector agrícola. Sin embargo, esa organización parece casi una “amiga de los países subdesarrollados” si la comparamos con los mega-acuerdos regionales hoy en curso. Este tipo de tratados plurilaterales abarcan cuestiones vinculadas al comercio de bienes y servicios, inversiones, información y personas donde la OMC aún no regula. Así es como Estados Unidos avanza en el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (TTIP) con la Unión Europea y en la Asociación Transpacífica (TPP) que nuclea a 13 países. Asimismo, Europa avanza en simultáneo en un acuerdo con Japón y en otro con el Mercosur.
Algunos ejemplos de qué implican estos mega-acuerdos: prohíben retenciones y regulaciones sobre las exportaciones, pretenden levantar hasta el 90% de los aranceles a la importación, limitan la producción de medicamentos genéricos en defensa de la propiedad intelectual, amplían los plazos de patentes, imponen controles sobre la actividad de las empresas estatales para que no “distorsionen” el comercio, avanzan por primera vez en regulaciones sobre internet, entre otros.
3-La decadencia de los emergentes como modelo alternativo
Los mega-cuerdos, además de buscar incrementar las ganancias de las multinacionales de los países centrales, son un camino para hacerle frente al avance chino en el mundo. Durante las últimas décadas, China profundizó significativamente su presencia en el comercio y las inversiones extranjeras de la periferia desplazando a las potencias tradicionales. En este marco, y mediante estos tratados, los países centrales buscan obtener privilegios en las relaciones entre ellos y con la periferia, recuperando el terreno. En respuesta, los chinos avanzaron en un gran acuerdo con países de Asia y Oceanía, entre los que se destacan Japón, Australia y Corea del Sur.
Excluido de los grandes acuerdos organizados por las potencias, el gigante asiático inició el propio, convirtiéndose así en otro foco impulsor de las recetas neoliberales y dejando de lado el proyecto alternativo de integración de los BRICS.
Por otro lado, la recuperación de Estados Unidos está debilitando a los países emergentes. La política de estímulo monetario implicó una fuerte emisión de dólares y una baja significativa de las tasas de interés que redirigió el exceso de dólares a las economías emergentes a bajo costo. Sin embargo, en la actualidad, el fin de esta política implica que los flujos de divisas vuelvan hacia el centro. Así es como muchos de los emergentes han registrado salidas de divisas y consecuentes devaluaciones que han debilitado su política económica.
4-Latinoamérica: el paréntesis se cierra
América Latina vivió un proceso de reversión de las tendencias neoliberales durante los últimos 15 años. Los estallidos sociales, derivados, en la mayoría de los países, fundamentalmente de un deterioro notable de las condiciones objetivas, fueron el punto de quiebre. Según datos de la CEPAL, un 43,9% de las personas de la región eran pobres y un 19,3% indigentes. De la mano de la resistencia social, líderes políticos excepcionales como Hugo Chávez y una situación económica particular donde los precios de los productos de exportación de la región alcanzaron niveles récords, América Latina experimentó un proceso de alto crecimiento, mejora progresiva en la distribución del ingreso y mayor intervención estatal. La mejora en las condiciones sociales alcanzó distintos grados según el país, siendo mayor las de aquellos que más se alejaron del recetario neoliberal.
Sin embargo, hoy se experimenta en la región un resurgir del neoliberalismo de la mano de gobiernos de claro tinte liberal y avances y presiones de la derecha donde se sostienen gobiernos populares. Muchos estados latinoamericanos se están adaptando en bloque a las políticas impulsadas desde Estados Unidos, siendo el caso más claro el de aquellos países que ya adhirieron al TPP.
Como planteaba recientemente el periodista económico Claudio Scaletta, para avanzar en la soberanía e independencia económica, se requiere una doble ruptura. En primer lugar, se necesita modificar la estructura dependiente vigente, por lo que se precisa afectar los intereses de las clases beneficiadas localmente y, en segundo lugar, es imprescindible modificar la forma en que están insertos los países dependientes en el orden global, afectando así los intereses de las naciones y capitales más poderosos. La dificultad de avanzar en ese proceso se debe, fundamentalmente, a la baja de los precios internacionales de los commodities, la pérdida física de líderes políticos de la región, la incapacidad de canalizar demandas de los sectores medios de la población y la ofensiva de ciertos grupos económicos en el marco de la recuperación estadounidense.
5-Hegemonía neoliberal
Difícil sería comprender la restauración conservadora en Latinoamérica sin referirnos a la hegemonía neoliberal. Para funcionar, en lo político, este modelo requiere una serie de transformaciones ideológicas que permitan legitimar un sistema que conduce irremediablemente al desmantelamiento de derechos sociales, a la marginación social y a la concentración de la riqueza. El exacerbamiento del individualismo, el consumismo extremo, la demonización de la intervención estatal, la libertad económica como libertad fundamental y la antipolítica son las premisas desarrolladas a fondo por los intelectuales orgánicos y los medios de comunicación hegemónicos en las últimas cuatro décadas a fin de solventar un capitalismo cada vez más injusto y competitivo. Al no haberse avanzado en desmantelar ese complejo entramado de ideas, no sorprende que las políticas de desmantelamiento estatal, el rechazo a la participación política y la idea de la armonía de las naciones pobres con los mercados internacionales mediante las inversiones y la deuda continúen vigentes a pesar del daño que han hecho históricamente.
La resistencia política
Tanto por la hegemonía neoliberal aún vigente como por la mejora en las condiciones objetivas de vida en la región, la protesta social no alcanza los niveles de fines de los ´90 y principios de los 2000. Así es como, en Argentina, vemos el desmantelamiento de ciertos derechos adquiridos en los últimos años y nos embarcamos en un nuevo ciclo de endeudamiento (y dependencia extrema) más a través de consenso que de coerción. Por su parte, el continuo desmantelamiento del Estado de bienestar en Europa parece no tener freno: cuando asumió un gobierno popular en Grecia parecía que la expresión de los pueblos ponía un límite a los abusos de las transnacionales y las potencias, pero rápidamente se adaptó a sus requerimientos.
Como se mencionó anteriormente, los proyectos de integración mundial alternativos comandados por los BRICS, que con sus limitaciones ofrecían una alternativa al modelo neoliberal, están bloqueadas. La integración latinoamericana, que en la última década supo decirle no al ALCA y dar paso a la UNASUR, hoy se encuentra golpeada por la reinserción del país del norte en los asuntos de la región y la cooptación de ciertos gobiernos nacionales a sus políticas.
El neoliberalismo en América Latina en general, y en Argentina en particular, encontró su límite en la protesta social y en la inviabilidad política de un sistema tan desigual.
La ofensiva del capital transnacional, con el apoyo de sus respectivos estados-nación en pos de profundizar las políticas neoliberales, es clara. El éxito de este proceso y su duración dependerán de su viabilidad económica y, fundamentalmente, de la capacidad de las organizaciones políticas junto a los pueblos de resistir el avance del capital concentrado. Esperemos y trabajemos para que esa resistencia llegue producto de la batalla contrahegemónica y no cuando las condiciones materiales se hayan deteriorado hasta niveles desconocidos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2015.10.29 22:33 racortmen Hay que aprovechar las escasas oportunidades que da la prensa a PODEMOS.

Creo que la exposición de Pablo Iglesias en el INTERMEDIO fue brillante. clara y sincera, sin embargo sabiendo que son escasas las intervenciones que le conceden a PODEMOS, (antes oí que OTRA VEZ estará mañana en la sexta Alberto Garzón ) se debe ser muy contundente, y la exposición que escribo abajo le hará dudar a mucha gente, porque en definitiva, no se trata de convencer que voten a PODEMOS sino de advertir que los otros son los causantes de estas tristes estadísticas que aparecen mas abajo, eso llega claramente porque lo sufren.
........................................................................................
Ayer leí aquí un hilo que decía:
Somos el numero 12 de los 18 países mas miserables la tierra.
Nuestro índice de miseria es la suma de su tasa de paro mas su tasa de inflación; en España según este informe es del 24.1%. en este “miserable ranking” estamos acompañados por Grecia nada más, Portugal no está siquiera. Esto es para que Rajoy vea que de superar la crisis nada de nada.
PARA VER LOS OTROS 17 PINCHAR EN EL ENLACE
http://www.businessinsider.com/most-miserable-countries-in-the-world-2015-9
.....................................................................................
Leo en el periódico MADRIDIARIO:
''Rajoy deja el paro y el empleo con datos tan malos como ZP''
''Aunque el paro baje en el ultimo trimestre, el balance de estos últimos 4 años es muy negativo''.
.-Ahora hay 150.000 parados menos que el año 2011, pero hay 440.000 personas menos con empleo.
.- Menos contratos indefinidos, 205.000 empleos temporales mas y 18.900 indefinidos menos.
.-los parados de larga duración pasan de 1.2 millones a 2.1 millones.
.- 1.57 millones de hogares tienen en paro a todos sus miembros.
.-Aumenta el paro entre los mayores de 55 años y entre los menores de 25.
.- La emigración a otros países ha aumentado y aumenta el desanimo de buscar empleo.
Comentario de ciudadanos anónimos:
'' Es un cuento chino eso de que hay trabajo''.
'' Brotes verdes? es mentira, un cuento chino''
submitted by racortmen to podemos [link] [comments]


2015.10.03 00:16 aurorarecaldeandrade Pablo siempre dijo no a la unión con la izquierda (IU)

Pablo, después de haber ofrecido a IU la unión con Podemos y estos rechazarla, vio claro que no podía unirse con una izquierda corrupta, que no come ni deja comer, que ha ido destruyendo a través de su historia desde la transición, la izquierda de la república. Empezando por Santiago Carrillo. A los que han intentado recuperar esa izquierda han conseguido echarlos. España se ha quedado sin izquierdas. El 15M reivindicó muchas cosas que estaban guardadas en baúles y habían tirado las llaves. Monedero, Pablo e iñigo recogieron el testigo. Podemos, tiene que recuperar Podemos. La política es enrevesada y amurallada y a veces para superar todos estos obstáculos hay que conseguir instrumentos. Europa está altamente fortificada e innacesible, tenemos el ejemplo en Grecia, la han "amenazado" de tal forma que la han hecho ponerse de rodillas. Pero hay algo que me parece fundamental; la honradez, el respeto a las personas, las propuestas positivas para que la sociedad pueda respirar, sabiendo que muchas de esas personas no merecen disfrutar de un cambio que de la oportunidad de conseguir justicia de verdad, reparto equitativo, educación no manipulada con el fin de solo obedecer a los intereses del poder,, de tener la seguridad que no se va a desmantelar una de las mejores sanidades del mundo para privatizarla, en pro del capital y en detrimento de la salud. Para no tener que asistir al deprimente espectáculo, casi diario de ver como familias se quedan en la calle sin posibilidades de ningún tipo; ni de trabajo, ni de futuro y a los que en algunas ocasiones también se quedan sin hijos que pasan a manos de instituciones, situación desgarradora sin paliativos, cuanto sufrimiento! Esperando que el vaticinio de la exclusión social, se quede en el pasado. Que los cerebros formados aquí no tengan que buscar su futuro en cualquier país, dejando detrás a sus familias. Que en cada casa que lo necesite puedan comer, beber, calentarse en invierno, poder cocinar (cosas básicas para vivir en la sociedad), no es la época de las cuevas. Que se puedan tener algo para poder repartir con otros a los que les haga falta. Que no se hunda la agricultura, la pesca, los pequeños negocios etc. Que las multinacionales no tengan el poder de anularnos. Que podamos ayudar a otros pueblos. El cambio es necesario y urgente. Nuestra labor es sumar, nunca restar, proponer no descartar, filosofear menos y actuar más. Si no estamos estrechamente unidos, no podremos y por nosotros, por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos PODEMOS
submitted by aurorarecaldeandrade to podemos [link] [comments]


2015.09.22 21:05 qryq Los estertores de la democracia representativa (1)

I. Cada vez es más evidente que el mito de la democracia “representativa” o “democracia delegativa” como la llaman algunos, se encuentra en estado de descomposición avanzada.
Dicha democracia consiste en que periódicamente los ciudadanos son convocados a elegir entre distintos nombres que figuran en los boletos electorales y optan por quienes creen –previo lavado de cerebro sufrido durante la campaña electoral - que serán las personas que representarán mejor sus intereses y opiniones, delegando en ellos – sin limitación ni control posterior algunos- el poder de decidir sobre todo lo que puede afectar de una manera u otra su propia existencia.
El voto ciudadano sufre el condicionamiento de la propaganda electoral vehiculizada por los oligopolios mediáticos gubernamentales o al servicio de los sectores de la burguesía opositores al gobierno de turno, donde las propuestas alternativas de algunos movimientos de izquierda prácticamente no aparecen.
Y el resultado electoral está también con frecuencia contaminado por la compra de votos. No pocos ciudadanos pobres no se sienten en absoluto motivados para votar y tienden a abstenerse. Hasta que aparece una motivación cuando se les propone que voten por determinado candidato a cambio de dinero o de un bono para hacer compras en un supermercado. Votando saben que no incidirán en absoluto sobre las políticas del futuro gobierno, pero por lo menos monetizando su voto podrán llenar una vez, aunque sea parcialmente, el carrito del supermercado.
Por regla general, los elegidos harán lo contrario de lo que prometieron. Porque –como piensan los políticos profesionales y algunos lo dicen en voz alta- una cosa es hacer campaña electoral y otra muy distinta es gobernar.
Hace ya unos cuantos años que muchos ciudadanos han dejado de creer en este sistema y lo manifiestan absteniéndose de votar (las cifras de abstencionistas son cada vez más altas en todo el mundo) o declarando muy mayoritariamente en distintas encuestas su total desconfianza en los políticos y en los partidos políticos en general.
Otro elemento que muestra la progresiva degradación de la democracia representativa es el análisis de la composición social de los parlamentos – la supuesta “representación popular”- donde nunca estuvieron representadas las clases populares, y en particular los trabajadores, en proporción a su peso demográfico. Y en los últimos decenios la curva de dicha representación es descendente hasta ser actualmente, en lo que se refiere a los trabajadores, casi nula. Las tasas más altas correspondieron, en algunos países, a los períodos en que los Partidos Comunistas tenían una bancada parlamentaria numerosa que incluía a muchos trabajadores y en que los partidos socialdemócratas tenían en sus filas una proporción relativamente alta de trabajadores, lo que se reflejaba parcialmente en su representación parlamentaria.
Ahora los Partidos Comunistas están reducidos a la mínima expresión y ha culminado el divorcio entre los partidos socialdemócratas y las clases trabajadoras.
Por ejemplo en Francia en la primera Asamblea Nacional de la posguerra, donde el partido Comunista tenía 150 diputados sobre 522, los obreros y empleados representaban el 18,8% de los diputados, la tasa más alta desde la creación de la Asamblea Nacional en 1871. Ya en 1958 esa tasa había disminuido al 4%, en 1967 subió al 9% y en 2012 era del 2%. Mientras que en la sociedad francesa los obreros y empleados constituyen casi el 50% de la población activa.
Alrededor del 80% de los diputados franceses que entraron al Parlamento en 2007 y 2012 venían de las categorías superiores de la población (industriales, jefes de empresas, profesiones liberales, cuadros superiores, etc.) categorías que constituyen entre el 13 y el 14% de la población.
En el Parlamento Europeo sobre 766 diputados el 0,4% son obreros y el 1,4% empleados.
En Argentina, el pico más alto de presencia obrera en la Cámara de Diputados se alcanzó en 1973 con el 6,7% y en 2010 era del 1 por ciento.
Un cuadro estadístico, tomado de encuestas realizadas por el Instituto de Investigación de las élites parlamentarias de la Universidad de Salamanca, proporciona los siguientes datos del porcentaje de diputados de origen obrero o artesano en algunos países de América Latina: Argentina 2,2%; Bolivia 11,2; Chile 4,6; Uruguay 8,3 y Brasil 0,8%.
Se puede decir entonces que la tasa de representación de las capas socio-económicas en los parlamentos está invertida con relación a la realidad social.
Dicho de otra manera, las capas sociales más ricas y menos numerosas están sobrerrepresentadas y las más modestas y numerosas están subrepresentadas.
Hay pues, para el ejercicio de la función parlamentaria, un proceso de reclutamiento selectivo y de clase que pasa por las instancias políticas (tanto de derecha como de izquierda) y por los grupos corporativos económicamente más fuertes.
Cada vez aparece más claro que en las condiciones del capitalismo contemporáneo, monopolista e imperialista y en estado de crisis permanente, no ha quedado espacio alguno para la participación popular en las decisiones, pues las instituciones estatales e interestatales son totalmente funcionales a la reproducción y preservación del sistema.
La capitulación del gobierno Tsipras, que violó el mandato popular recibido en las elecciones, mandato confirmado en el referéndum por una amplia mayoría, es la prueba más flagrante de que la llamada “democracia representativa o delegativa” e incluso una supuesta forma de democracia directa como es el referéndum, se encuentran en estado de descomposición avanzada.
En cuanto al referéndum, decimos “supuesta forma de democracia directa” porque en los referendos el pueblo vota pero no decide. Algo similar a lo ocurrido en Grecia aconteció en Francia en 2005: la mayoría rechazó por referéndum la adhesión al Tratado estableciendo una Constitución europea pero el Gobierno hizo aprobar el Tratado de Lisboa por vía parlamentaria en 2008.
El Gobierno griego capituló ante un chantaje del más puro estilo mafioso ejercido por la Eurozona en el interés exclusivo del capital financiero internacional. El Gobierno griego y las instituciones europeas con poder decisorio ignoraron totalmente la voluntad expresada por la mayoría del pueblo griego en las elecciones y en el referéndum y están en camino de convertir a Grecia en una colonia del capital financiero y de las grandes potencias.
Quedó claramente demostrado quién tiene el poder real en las tomas de decisiones: el gran capital y las instituciones políticas a su servicio y no la ciudadanía.
Esta forma tan brutal de enterrar el mito de la democracia representativa despertó múltiples reacciones adversas y diferentes interpretaciones.
Una de dichas interpretaciones es que este episodio puso crudamente de manifiesto que la Unión Europea, los Gobiernos que la componen y las instituciones que, dentro de ella, tienen el poder de decisión, no representan a los pueblos de Europa sino al gran capital. Lo que algunos llaman púdicamente “déficit democrático” de la Unión Europea.
Pero algunos comentarios críticos han formulado otra interpretación. Nos interesa destacar la de tres referentes de las corrientes “progresistas”: Jürgen Habermas, Immanuel Wallerstein y Slavoj Zizek.
Habermas, en una entrevista concedida a The Guardian el 16 de julio de 2015, sobre la cuestión de Grecia, declaró:<< El acuerdo sobre la deuda griega es perjudicial tanto en su resultado por la forma en que se logró. En primer lugar, el resultado de las negociaciones es lamentable. Incluso si uno fuera a considerar que el estrangulamiento era la manera correcta de hacer las cosas, no podemos esperar que estas reformas vayan a ser implementadas por un gobierno que, como él mismo lo admite, no está de acuerdo con los términos del mismo. En segundo lugar, el resultado no tiene sentido en términos económicos debido a la mezcla tóxica entre las reformas estructurales necesarias del Estado y de la economía y la imposición de nuevas medidas neoliberales que desalienten población griega completamente agotada y matan todo impulso al crecimiento. En tercer lugar, el resultado significa que un Consejo Europeo impotente acaba en sustancia de declararse en quiebra política: la relegación de facto de un Estado miembro a la condición de protectorado contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea>>.
Es decir que, según Habermas, dentro del “subsistema económico” estrangular a Grecia puede haber sido correcto, aunque hay que desconfiar del Gobierno griego que no estaría de acuerdo con los términos de la rendición incondicional (el llamado acuerdo) a que se sometió. Después Habermas habla de la mezcla “tóxica” de las reformas estructurales que él considera “necesarias” (venta a vil precio del patrimonio nacional, etc) y el desaliento de la población griega ante la imposición de nuevas medidas neoliberales.
Y en tercer lugar Habermas habla de la quiebra política del Consejo Europeo que “contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea”.
Dicho de otra manera, según Habermas, lo que él en sus trabajos teóricos llama el “subsistema económico”, tiene sus propias reglas y actuó correctamente estrangulando a Grecia. Pero cometió el error de “invadir” lo que él denomina el “mundo de la vida” que en este caso sería la Unión Europea y sus “principios democráticos” y donde funcionaría sin trabas la “acción comunicativa”.
El círculo se cerró cuando Alexis Tsipras, en una entrevista reproducida en el diario del PC francés L’Humanité del 31 de julio de 2015, invocó a Habermas para justificar su capitulación y la traición del mandato inequívoco que recibió del pueblo griego, en la elección y en el referéndum.
Immanuel Wallerstein, en un artículo publicado en La Jornada de México el 8/8/2015:<< Grecia: ¿quién es culpable y de qué? escribe:…¿Qué conclusiones puede extraer Syriza (y el resto de nosotros) de lo que ha ocurrido? Lo primero que hay que resaltar es lo que no está siendo debatido. Desde el principio, en 2004, Syriza se comprometió a buscar el poder del Estado para implementar sus objetivos. Parece que no se avizoraron rutas políticas alternativas. Pero, por supuesto, buscar el poder del Estado acarrea consigo ciertos costos muy serios. Uno de tales costos es que los gobiernos, todos los gobiernos en cualquier parte, son forzados a hacer arreglos en su trato con el resto del mundo. Eventualmente esto conduce a la clase de división que Syriza está sufriendo en estos momentos>>.
Wallerstein dice que si se pretende gobernar hay que estar dispuesto a hacer compromisos con el resto del mundo.
No sabemos qué quiere decir Wallerstein con “resto del mundo” porque dicha noción es muy imprecisa. Pero los hechos – en el caso de Grecia- indican claramente que el significado real de “resto del mundo” es el capital financiero internacional y los Gobiernos e instituciones a su servicio y que, en la práctica, no se trata de “hacer arreglos” o compromisos con ese “resto del mundo” sino de rendición incondicional. La otra opción es romper con ese “resto del mundo” y elegir el propio camino. En el caso de Grecia salir del euro, que sería socialmente mucho menos costoso que someterse al chantaje de la Eurozona.
El profesor Slavoj Zizek, regularmente citado y publicado por intelectuales y medios de izquierda, escribió en agosto del 2015(El Apocalipsis griego, diario Página 12, Buenos Aires, 21 de agosto de 2015, Mediapart 21 agosto, http://blogs.mediapart.fblog/nomados/210815/slavoj-zizek-l-apocalypse-... ): <>.
Leyendo a Zizek nos enteramos de dos cosas: que Habermas es de izquierda y que la Unión Europea actuó frente a Grecia por pura “pasión política ideológica”. No por intereses económicos. En todo caso, como Habermas y contra toda evidencia, escinde las esferas de lo político y lo económico.
Y más adelante afirma: <>.
Repite el argumento de la derecha de que son los contribuyentes europeos que pagan los supuestos “errores” de los grandes Bancos que prestaron a un Estado insolvente, cuando la realidad es que Grecia ha sido y sigue siendo una fuente de enormes beneficios sobre todo para Francia y Alemania , que le han vendido armamentos por miles de millones de euros en condiciones fraudulentas, le han hecho préstamos a tasas usurarias y ahora , en el marco del último memorando, saquearán su patrimonio (ya lo están haciendo) incluidas las infraestructuras básicas.
Sostiene Zizek que salir del euro hubiera sido una “locura”, con consecuencias sociales para los griegos mucho más graves que la capitulación ante la Eurozona.
Y concluye que hay que esperar una próxima crisis en Grecia –como si Grecia no estuviera ahora en plena crisis- que Syriza afrontará con un plan bien elaborado.
Cabe hacer un análisis más riguroso, más allá de las interpretaciones precedentes de Habermas y Wallerstein y Zizek, que son por lo menos ambiguas, del papel que desempeña el Estado y las instituciones de la “democracia representativa” en las condiciones actuales del capitalismo transnacionalizado.
Una primera constatación es que, mientras el sistema dominante cuenta con el consenso de las mayorías populares, es decir mientras éstas aceptan la delegación de la dirección del Estado en las clases explotadoras y en sus agentes políticos, el sistema puede permitirse los regímenes llamados democráticos y hasta “progresistas”, que son mejores garantes de la continuidad y estabilidad del mismo que los regímenes abiertamente dictatoriales.
Cuando se acaba el consenso, se acaba la “democracia representativa” y se producen los golpes de estado y se instalan las dictaduras.
Pero sería incompleta esta constatación, si no nos refiriéramos a los intentos en la historia reciente de algunos Estados-naciones de romper la sumisión al sistema dominante a escala mundial y emprender reformas económico-sociales de signo popular y en función del interés general, pero lesivas para los intereses de los grandes monopolios transnacionales. Es decir, intentos de darle un contenido real a la “democracia representativa”. En estos casos han sido las grandes potencias directamente y/o por intermedio de agentes locales que se encargaron de acabar con esos intentos y con la “democracia representativa” en esos Estados-naciones.
Algunos ejemplos.
En 1953, con la intervención decisiva de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, golpe de estado en Irán contra el gobierno del Dr. Mossadegh, que había nacionalizado el petróleo, contrariando así los intereses de la Anglo-Iranian Oil Company. Después del golpe, un consorcio de ocho compañías (estadounidenses, inglesas y holandesas) retomaron el control del petróleo.
En 1954 una acción militar obligó a renunciar al presidente constitucional de Guatemala, Jacobo Arbenz, durante cuyo gobierno se habían realizado importantes reformas económicas y sociales en beneficio de los sectores más desfavorecidos de la población, entre ellas la reforma agraria. La represión contra los campesinos y los militantes sindicales después del derrocamiento del gobierno constitucional fue extremadamente violenta. Las promotoras y financiadoras de la acción militar fueron la CIA y la empresa transnacional United Fruit Company (actualmente Chiquita Brands), con enormes intereses en toda América Central y el Caribe, particularmente descontenta con la reforma agraria dispuesta por el Gobierno de Guatemala.
A principios de 1963 fue elegido Juan Bosch presidente de la República Dominicana en las primeras elecciones libres después de la dictadura de Trujillo. El gobierno de Bosch inició inmediatamente reformas sociales y políticas a favor de los sectores de la población más desprotegidos: trabajadores, campesinos, mujeres, etc. En setiembre del mismo año fue derrocado por una rebelión militar. En abril de 1965 otra rebelión cívico-militar encabezada por el coronel Camaño intentó restablecer en su cargo a Bosch. Pero Estados Unidos puso fin a la insurrección enviando a territorio dominicano 42.000 “marines”.
En 1973 fue derrocado el gobierno constitucional de Chile resultando muerto el Presidente, Salvador Allende. La intervención de la empresa transnacional International Telephone and Telegraph (ITT) en la promoción y financiación del golpe de Estado ha quedado ampliamente demostrada, como así también la intervención directa del Gobierno de los Estados Unidos y de su Agencia Central de Inteligencia (CIA)8 . La ITT se sintió afectada por la nacionalización de la compañía de teléfonos, donde poseía el 70 por ciento de las acciones. La nacionalización de las minas de cobre, que eran propiedad de compañías estadounidenses, fue también un elemento desencadenante de primera importancia del golpe de Estado contra el Gobierno de Allende.
Los años de gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua (1979-1990), fueron un intento de aplicar un modelo propio de desarrollo humano, con cierto número de realizaciones en su activo (reforma agraria, educación, alimentación, etc.), pero la guerra económica, militar y paramilitar que libró Estados Unidos contra los sandinistas, que dió lugar incluso a una sentencia condenatoria de la Corte Internacional de Justicia (Asunto de las actividades militares y paramilitares en Nicaragua y en contra de ésta (Nicaragua c.Estados Unidos de América) modificó radicalmente el curso de los acontecimientos.
Cuando Aristide asumió el Gobierno en Haití en febrero de 1991, propuso aumentar el salario mínimo de 1,76 a 2,94 dólares por día. La Agencia para la Inversión y el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) criticó esta iniciativa, diciendo que significaría una grave distorsión del costo de la mano de obra. Las sociedades estadounidenses de ensamblado radicadas en Haití (es decir la casi totalidad de las sociedades extranjeras) concordaron con el análisis de la USAID y, con la ayuda de la Agencia Central de Inteligencia, prepararon y financiaron el golpe de Estado de setiembre de 1991 contra Aristide. Como la reacción internacional (el embargo) y el caos interno paralizaron las labores de las empresas estadounidenses en Haití, las tropas estadounidenses restablecieron a Aristide en el Gobierno en octubre de 1994 y aseguraron al mismo tiempo la impunidad y un confortable retiro a los jefes militares golpistas.
En 2004 se repitió el libreto de 1991, con un Aristide políticamente desprestigiado, sitiado económicamente por Estados Unidos y asfixiado por el Fondo Monetario Internacional. Esta vez la expulsión de Aristide fue orquestada por Estados Unidos con Francia como segundo violín y legitimada ex post facto por el Consejo de Seguridad.
Ahora en Haití, ocupada desde hace once años por tropas extranjeras bajo la bandera de la ONU, la inmensa mayoría de la población vive en situación de extrema pobreza y no logra reponerse de los desastres provocados por las catástrofes naturales y por la epidemia de cólera. Un indicio de cómo funciona la “democracia representativa” en Haití es que en la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas –con varios años de retraso- en agosto de 2015, la tasa de participación fue del 18%.
Con Obama cambió la forma pero no el fondo de ese tipo de operativos. Cuando el efímero golpe contra Chavez en Venezuela en abril del 2002, Estados Unidos apoyó ostensiblemente a los golpistas. En cambio, el golpe en Honduras de junio de 2009 fue criticado por el Gobierno estadounidense, que apoyó las decisiones de los organismos internacionales (ONU y OEA) exigiendo la reposición del presidente depuesto. Incluso Hillary Clinton recibió a Zelaya. Pero es incontestable que sin la luz verde de Estados Unidos el golpe no se hubiera producido, pues dicho país tiene el control de las fuerzas armadas hondureñas a través de su base miltar de Soto Cano, esencial para la geopolítica subregional de Estados Unidos. Por ejemplo desde allí se proporcionaba apoyo logístico a los “contras” de Nicaragua. El presidente Zelaya se había propuesto agregar una utilización civil, fuera del control estadounidense, al aeropuerto de dicha base, algo que el Pentágono -cuyo patrón, Robert Gates seguía siendo con Obama el mismo que durante el gobierno de Bush- no podía admitir.
La Revolución cubana debe evaluarse teniendo en cuenta sus realizaciones en materia de salud, educación, vivienda, etc., sin olvidar sus falencias en otros aspectos, en primer lugar una excesiva concentración del poder de decisión, que no se logra disimular con la existencia de organizaciones de base cuya participación en las decisiones de política general es puramente formal. Pero la enorme influencia negativa, no sólo económica sino también política (tensión interna permanente) de más de 50 años de embargo por parte de los Estados Unidos, más los atentados terroristas promovidos y organizados desde territorio estadounidense, contribuyeron a un progresivo deterioro interno.
El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 2015 no estuvo acompañado, como cabía esperar, por la exigencia del Gobierno cubano del levantamiento simultáneo del embargo y de que se abrieran discusiones sobre las reparaciones que debe Estados Unidos a Cuba por el inmenso daño causado por más de medio siglo de embargo. La ausencia de estas exigencias es una capitulación del Gobierno cubano, coherente con el giro al capitalismo que viene produciéndose en Cuba desde hace ya muchos años.
En África en el momento de la descolonización surgieron líderes como Patrice Lumumba en la República Democrática del Congo y Amílcar Cabral en Guinea Bissau y más tarde Tomas Sankara en Burkina Faso, que bregaron por una vía independiente para sus pueblos, contraria a los intereses de las ex metrópolis y de sus grandes empresas. Los tres fueron asesinados, y reemplazados por dirigentes dictatoriales, corruptos y fieles a las grandes potencias neocoloniales. Francia y algunos otros países europeos aportaron su “savoir faire” en la materia para la eliminación de esos dirigentes populares.
 (Continuará) 
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.08.15 18:17 Podemos_Socialismo APORTACIÓN AL PROGRAMA ECONÓMICO DE PODEMOS (2ª parte). Una crítica al documento de bases de Juan Torres y Vicenç Navarro

En esta segunda parte abordamos el debate generado a raíz de la decisión del gobierno griego de aceptar la duras políticas de ajuste de la Troika, cómo sería posible acometer reformas estructurales en la economía en el marco de la actual correlación de fuerzas en Europa y en la Unión Europea.
El problema de la Unión Europea Ante las limitaciones para conseguir una solución a los ardientes problemas que acosan a la economía española, dentro de nuestras fronteras nacionales, el documento plantea, para contrarrestarlas, la necesidad de hacer cambios profundos en la estructura de la UE.
En general, se plantean propuestas que también defienden algunos gobiernos del sur de Europa, como transferir al conjunto de la UE la deuda pública de todos los países (“mancomunidad de la deuda pública”), que el BCE (cuyo aportante principal es Alemania) preste directamente a los Estados a bajo interés, y no sólo a los bancos privados, etc. También se plantean otras propuestas un tanto difíciles de llevar a cabo sin borrar las fronteras políticas interiores de la UE, como una política fiscal común, y una unión política plena (Págs. 44 y 45). Pero conseguir esto último –en caso de que fuera posible como hipótesis– significaría unificar Europa bajo la bota del capitalismo alemán, haciendo desaparecer completamente cualquier tipo de “autonomía” nacional en materia económica y social.
En rigor, estas propuestas no tienen asidero en la realidad, pues implicarían que Alemania y otros países ricos del norte europeo se hicieran cargo de la deuda y de los problemas de los países con más dificultades. Merkel ya ha dejado claro que jamás aceptará esto. El objetivo del capitalismo alemán, como el de cualquier otro país, es desarrollarse a costa de los demás, no hacer filantropía.
La “expansión cuantitativa” Lo más cercano a estas propuestas que se ha conseguido, es la reciente puesta en funcionamiento de la llamada “expansión cuantitativa”.
La “expansión cuantitativa” (EC) consiste en la compra masiva por parte de los bancos centrales de títulos de deuda pública y otros activos financieros a bancos y grandes empresas, para que vuelquen el dinero recibido al crédito y a la inversión productiva, para relanzar la actividad económica.
Tras su aplicación en EEUU, Gran Bretaña y Japón –con resultados poco convincentes– el Banco Central Europeo (BCE) inició el 9 de marzo su puesta en marcha en la zona euro. Comprará mensualmente 65.000 millones de euros de bonos de deuda de diversos países europeos y deudas empresariales de alta calidad crediticia (no amenazadas de impago). Estas compras podrían prolongarse hasta septiembre de 2016, invirtiendo alrededor de 1,14 billones de euros.
Como piden Torres y Navarro, la EC es, en apariencia, un mecanismo que mancomuna la deuda pública de los países de la UE. Sin embargo, no es del todo cierto. Alemania ha mostrado abiertamente sus recelos a este plan. Por eso ha impuesto que el 80% de la deuda pública comprada a cada país sea avalada por los bancos centrales de dichos países, y no por el BCE, para no tener que responder con su dinero –siendo el mayor aportador del BCE– en caso de un eventual impago. Además, la compra de deuda pública queda excluida de países, como Grecia, sometidos a un plan de rescate.
Los efectos de estas medidas en EEUU –ya abandonadas– son discutibles. Aunque su economía creció en 2014 un 2,4%, frente al 0,9% de la zona euro, no está claro que se debiera a la EC. Las empresas y bancos destinaron lo fundamental del dinero recibido, no a la inversión productiva, sino a desendeudarse y a comprar sus propias acciones para incrementar su valor y obtener beneficios con la compra-venta de las mismas. Ciertamente, hubo una oleada de inversiones en negocios como la explotación de petróleo a través del “fracking”. Pero ahora este sector está en crisis por la bajada histórica del precio del petróleo, amenazando con la quiebra a multitud de empresas. Y aunque el desempleo en EEUU bajó al 5,8% oficialmente, en eso influyó que la población trabajadora descendiera al 62,7% de la población activa, el nivel más bajo en 37 años. Aparte, hay 6,7 millones de empleados forzados a trabajar a tiempo parcial, a los que se suman 2,1 millones que desisten de buscar empleo de forma activa. El empleo producido se ha degradado, con salarios bajos y precarios.
Ahora bien, ¿cómo podrá EEUU sostener su crecimiento económico? Europa y Japón están estancados –en este último país, la EC no tuvo ningún efecto– y las llamadas economías emergentes (China, Brasil, India, etc.) están reduciendo su crecimiento o en crisis.
El programa de EC en Europa puede crearle problemas adicionales a la economía norteamericana. El valor de las monedas oscila con su oferta y demanda. Al cancelar el banco central estadounidense –la Reserva Federal– la EC, y dejar de emitir dólares, éste lleva meses apreciándose con respecto al euro. En paralelo, la puesta en marcha de la EC en la eurozona, poniendo en circulación cientos de miles de millones de euros, está profundizando la devaluación del euro con el dólar. Así, las exportaciones estadounidenses se encarecen y los productos importados de Europa se abaratan, afectando negativamente a las empresas norteamericanas. Ya en marzo, se redujo bruscamente la actividad en EEUU, creándose la mitad de los empleos previstos.
EEUU tampoco puede retomar la EC, porque la Reserva Federal ya le destinó 4,8 billones de dólares anteriormente. Un endeudamiento suplementario de la Reserva Federal amenazaría su estabilidad, al poseer ya cerca del 30% de la deuda pública estadounidense. Además, en un entorno económico de estancamiento mundial, una inyección adicional de dinero al mercado no iría a la actividad productiva, sino a la compra-venta de acciones de empresas y bancos, inflando artificialmente sus precios todavía más, que podrían desplomarse una vez que nadie quisiera comprar acciones a empresas con beneficios declinantes y ventas disminuidas.
Para la Eurozona, la amenaza es similar. El mercado bursátil ha experimentado la mayor subida desde 1998 con incrementos del 15%-22% en el precio de las acciones. Este dinero suplementario, que no va a la inversión productiva, tendrá como destino la economía especulativa, hinchando artificialmente los valores de productos (burbujas) que mañana estallarán por su falta de base económica real, como vimos en 2008.
Aunque puede haber un respiro en la zona euro con el aumento de las exportaciones, sumado al ahorro de costes por la caída del precio de los combustibles, el entorno económico global es muy volátil ¿Esperarán EEUU y China impasiblemente agravarse sus problemas internos, con sus mercados inundados de mercancías europeas baratas?
El problema de fondo, como ya explicamos en apartados anteriores, no es la falta de dinero para invertir –de ahí las limitaciones de la EC– sino la crisis de sobreproducción existente, que hace innecesarias inversiones significativas para abastecer a un mercado declinante. Esta crisis se ve agravada por el enorme peso de las deudas públicas que absorben una parte sustancial de la riqueza creada, que se escamotea al consumo y a la inversión. Ambos problemas están ligados al dominio de los grandes bancos y monopolios y, por tanto, son insolubles en la etapa actual de crisis orgánica del capitalismo.
Aliados en Europa Torres y Navarro insisten a lo largo de su documento en la necesidad de encontrar aliados en la Unión Europea para enfrentarse a las políticas de ajuste de los demás gobiernos conservadores y socialdemócratas.
Así, plantean:
“En particular, y al más corto plazo es necesario apostar y encontrar aliados para conseguir medidas como el establecimiento de un salario mínimo europeo, por la coordinación y homogeneización de las políticas fiscales, por la supresión de los paraísos fiscales para establecer un combate continental contra el fraude y la elusión fiscal y por la utilización del Banco Europeo de Inversiones como fuente de un amplio plan de inversiones y estímulo en Europa” (Pág. 56).
“Y, sobre todo, [España] debe acumular fuerzas y encontrar alianzas en Europa para que esos procesos se resuelvan en beneficio de los pueblos y no de los grandes grupos oligárquicos (Pág. 58).
Ciertamente, un futuro gobierno de PODEMOS podría encontrar un aliado incondicional en un gobierno como el de SYRIZA en Grecia. Pero no hay posibilidad a corto plazo de gobiernos similares en el resto de Europa. Gobiernos socialdemócratas, como los de Francia, y hasta cierto punto Italia, apenas han expresado una queja por el acoso implacable al que ha sido sometida Grecia. Lo que esto expresa es algo ya sabido, que la socialdemocracia no es actualmente otra cosa que la bota izquierda del gran capital, de ahí su desprestigio creciente en España, Grecia, Francia y otros países. En todo caso, lo que la experiencia ha demostrado es que mientras Alemania siga al frente del timón económico europeo, nada sensible cambiará; y no es probable la llegada a corto plazo de gobiernos del tipo PODEMOS o SYRIZA a Alemania; donde, por cierto, los conservadores gobiernan en coalición con los socialdemócratas.
En cualquier caso, no es una alternativa esperar a que haya una mayoría suficiente de gobiernos progresistas en Europa para hacer cambios radicales en la UE ¿Cuánto debemos esperar hasta que haya una SYRIZA o un PODEMOS al frente del gobierno de Berlín? ¿Es viable esa perspectiva, y en qué estaría basada? ¿Y mientras tanto, qué hacemos en nuestros países con la deuda, el desempleo, la pobreza?
Estamos de acuerdo con la conclusión de Torres y Navarro de que no hay una salida nacional a la crisis, sino que debe darse, cuanto menos, en el marco europeo. Pero no es sobre bases capitalistas como podremos conseguirlo.
Contradicciones inquietantes Con todos sus aspectos y análisis positivos, aun con las reservas que estamos manifestando, también hay algunos aspectos inquietantes en el documento de Torres y Navarro que contradicen el espíritu general de no resignarse y plantear una alternativa a las políticas de ajuste y austeridad. Así, hay declaraciones y posiciones que nos generan algunas dudas preocupantes. Así, se dice:
“PODEMOS debe garantizar la mayor estabilidad política generando la máxima certidumbre y confianza en la gestión que llevaría a cabo” (Página 17).
Aquí no queda claro a quién debería PODEMOS inspirar tal certidumbre y confianza: si a los trabajadores y demás sectores populares que padecen la crisis, o al gran capital nacional y extranjero. Estaríamos de acuerdo con Torres y Navarro si quieren decir que un futuro gobierno de PODEMOS debería comprometerse firmemente a aplicar su programa sin ceder a las inevitables presiones e intentos de chantaje que vendrán de los ricos y grandes empresas. Lo que sí es imposible –y el ejemplo actual de Grecia es ilustrativo al respecto– es pretender contentar al mismo tiempo a las familias trabajadoras y a los banqueros. Generar “la máxima certidumbre y confianza” en el gran capital y la señora Merkel sería hacer la política más favorable a sus intereses, lo que sólo podría hacerse a costa de generar “la máxima incertidumbre y desconfianza” en los trabajadores y la mayoría de la sociedad. Esto conduciría al desprestigio de PODEMOS y de sus dirigentes, y a la frustración de las expectativas depositadas por millones en un cambio real de la sociedad.
Hay otras afirmaciones a lo largo del documento que alertan de las dificultades, y se matiza el alcance de las transformaciones que son posibles. Reproducimos algunas de ellas:
“Los españoles deben ser conscientes de que es materialmente imposible que se puedan llevar a cabo políticas que satisfagan el interés nacional, el de la inmensa mayoría de la población, en el marco del euro tal y como está diseñado” (Pág. 9).
“Pero, también por esa misma razón, es imprescindible que la sociedad española conozca a la perfección los orígenes del problema de la deuda, las condiciones en que se ha resuelto en otros momentos históricos y países y, sobre todo, que sea consciente de los costes y sacrificios que quedan por delante como consecuencia de las políticas que se han venido realizando en los últimos años o de decisiones anteriores no suficientemente meditadas y debatidas, como la entrada en el euro o la aceptación del Tratado de Maastricht y otros sucesivos y de los que nació una buena puerta de la deuda actual y nuestra casi nula capacidad de maniobra frente a ella.” (Pág. 17)
“Debe tener en cuenta que para “llevar a cabo medidas de transformación económica … la globalización neoliberal en la que nos encontramos supone dificultades, en algunos casos insalvables a corto y medio plazo, para la aplicación de determinadas políticas”. (Pág. 29)
Leyendo estas lamentaciones de Torres y Navarro, así como las lagunas y debilidades en sus análisis y propuestas que hemos señalado a lo largo de este documento, llegamos a la conclusión de que ambos economistas –aunque progresistas y sinceros en sus intenciones– sólo creen posible producir cambios sustanciales en las políticas de ajuste, dentro del estrechísimo margen que les permitan desarrollar para sus políticas las oligarquías y los gobiernos antiobreros y antipopulares que dominan la escena europea.
Como consolación nos queda un futuro hipotético –que nadie puede atisbar cómo ni cuándo llegará– en el que haya una mayoría de gobiernos progresistas anti-austeridad en Europa que puedan propiciar un cambio global de políticas a favor de “los de abajo”. Esto no parece muy esperanzador.
De la misma manera, aunque Torres y Navarro son muy enfáticos en su denuncia del capitalismo, e insisten en la necesidad a medio y largo plazo de transformar el sistema de raíz, no proponen sobre qué escenario tal perspectiva podría tener lugar. Los mismos obstáculos que hoy se esgrimen como excusa para no poder avanzar en la lucha contra el capitalismo seguirán existiendo dentro de 5, 10 ó 20 años: la UE, la crisis, el poder monopólico de un puñado de corporaciones, la globalización, etc. Cuáles serán las condiciones para poner fin al capitalismo y cómo se alcanzarán, nada de eso se nos dice.
Este punto de vista es el resultado necesario de una concepción político-económica por la cual, si bien se rechaza teóricamente el orden social y económico existente, no alcanza a atisbar las medidas políticas y económicas prácticas que pueden terminar con él. Y el problema no es sólo la aceptación fatalista de tener que convivir a corto y mediano plazo con este sistema injusto, sino que hasta las reformas progresistas que podrían aliviar las injusticias y desigualdades sociales que ellos proponen están supeditadas a multitud de condicionantes. Esta es la parte más débil del documento de Torres y Navarro.
El segundo capítulo del documento, Torres y Navarro lo titulan: “Diagnóstico: actuar con realismo sin renunciar a los sueños”. Es una frase conmovedora. Se supone que “los sueños” se mencionan aquí como sinónimo de una sociedad justa, igualitaria y feliz para la inmensa mayoría, con pleno empleo, democracia y servicios sociales, con un avance tecnológico y cultural muy desarrollado compatible con un desarrollo armónico y respetuoso con el medioambiente. Pero, hablemos claro, “los sueños” son etéreos, vaporosos, meros pensamientos sin contenido material sólido, irreales; a diferencia del duro, pétreo y áspero “realismo” que Torres y Navarro también mencionan en el título de este capítulo y que nos recomiendan con cierta fatalidad. Pues no queremos ni aspiramos a sueños. Aspiramos a una realidad tangible que se pueda ver, tocar, oler y disfrutar.
No somos ultraizquierdistas ni doctrinarios. No criticamos a Torres y Navarro por conformarse con unas pocas reformas y no defender una revolución completa en el sistema capitalista. El problema es que –en la etapa actual de crisis orgánica del sistema capitalista– no es posible conseguir las reformas modestas que ellos han propuesto: una quita sustancial de la deuda, aumento de salarios, pensiones dignas, terminar con la evasión fiscal, o un empleo para la mayoría de la gente, sin que la sociedad se apropie de las palancas fundamentales de la economía (bancos, grandes empresas y latifundios) y planifique la producción de manera colectiva y democrática en interés de la inmensa mayoría de la población.
Qué alternativa hay Reafirmamos nuestro apoyo a las propuestas progresistas que el documento plantea. Pero consideramos que son imposibles de aplicar plenamente sobre la base del dominio asfixiante que ejerce sobre la economía y la sociedad una oligarquía de grandes empresarios riquísimos que ostentan, literalmente, el derecho sobre la vida y la muerte de millones de personas.
La principal carencia que vemos en el trabajo de Navarro y Torres es que en su afán de aparecer “realistas” tratan de amoldar las posibilidades de cambio al statu quo, sin alterarlo. Parten de la premisa de: no tocar la propiedad de los grandes monopolios, de esas 20 personas que tienen tanta riqueza como 9 millones de españoles, de esas 23 familias que controlan las 35 empresas más grandes del país, o de los 1.400 individuos que dominan el 80% de la riqueza nacional. Y supeditan sacudirse el yugo de la deuda pública a que la Troika tenga la última palabra sobre una eventual quita y su cuantía.
¿Debemos condenar a todo un país a permanecer de rodillas, a desperdiciar el potencial creativo de toda una generación de jóvenes condenada a la ociosidad forzosa, o aceptar mansamente la degradación de nuestras condiciones de vida, sólo porque debemos guardar un respeto reverencial al derecho de propiedad de un puñado de parásitos privilegiados? ¿Pueden seguir ostentando el verdadero poder de la sociedad 15 familias de oligarcas, las 20 mayores fortunas del país, y 1.400 individuos que se dan la gran vida a costa de decenas de millones que trabajan duro, sufren y se desesperan?
No se puede controlar lo que no se posee. Abordar un cambio de transformación social sin tocar la propiedad de la oligarquía económica que nos domina es imposible.
Un futuro gobierno de PODEMOS debe llevar a la práctica las medidas planteadas por Torres y Navarro en su documento, y otras ya popularizadas por los compañeros de la dirección, y que hemos mencionado en este artículo. Llegado a ese punto, cualquier intento de sabotear al gobierno con una fuga de capitales por parte de los grandes empresarios debe ser respondido con la expropiación. En la lucha contra el poder de los banqueros y capitalistas, PODEMOS y las fuerzas de izquierda afines no pueden descansar meramente sobre los poderes formales del Parlamento, sino en el poder de los trabajadores y demás sectores populares.
La única manera de revertir la pérdida del poder adquisitivo y los bajos salarios, así como los recortes al gasto público, y de dar trabajo a los desempleados, es tomar el control del verdadero poder económico. La única manera de resistir las presiones de los grandes empresarios ricachones y de la Troika, y de frenar la salida de capitales, sería expropiando los bancos y las grandes empresas bajo el control y la gestión democráticos de los trabajadores, apelando a los trabajadores a ocupar las fábricas y a salir a las calles para apoyar al gobierno.
Esta medida audaz provocaría un apoyo masivo, no sólo en el Estado español, sino en toda Europa. Los trabajadores de cada país, que se lamentan por la falta de una dirección combativa, considerarán a sus propios gobiernos como su enemigo Un verdadero gobierno socialista en España, como en Grecia, sería una fuente de inspiración para millones de personas desesperadas con la situación actual. Tendría una resonancia mucho mayor que incluso la revolución rusa de 1917. Las bases estarían dadas para construir la Europa de los Pueblos y poner fin a la Europa de los mercaderes.
La cadena siempre se rompe por los eslabones más débiles. Es utópico esperar que los cambios sustanciales en Europa comiencen por países como Alemania, Holanda y Gran Bretaña con gobiernos progresistas con programas anti-austeridad. Está en la naturaleza de las cosas que el proceso de cambio sólo pueden iniciarlo los llamados países de la periferia donde los problemas son más acuciantes –los eslabones más débiles de la cadena del capitalismo– con una acción de gobierno enérgica. Y será a través de su ejemplo cómo ese proceso se trasladará al resto de países de la zona.
Las circunstancias históricas han colocado a Grecia y al Estado español –dos de los eslabones débiles de la economía europea– en la vanguardia de la lucha por la transformación social en Europa.
De la misma manera que la emergencia de SYRIZA y PODEMOS está galvanizando a los trabajadores, a la juventud y a las capas populares desfavorecidas de toda Europa, y acelerando procesos de maduración política en todo el continente, bastaría el ejemplo de uno o dos países que llevaran a la práctica un programa genuinamente socialista para acercar esa perspectiva al resto de los países.
Esta es la responsabilidad que la historia ha colocado sobre nuestros hombros y debemos sacar todas las conclusiones teóricas y prácticas para llevarla hasta su culminación.
Puedes leer aquí la primera parte del texto: https://www.reddit.com/podemos/comments/3h3r1x/aportaci%C3%B3n_al_programa_econ%C3%B3mico_de_podemos_una/
submitted by Podemos_Socialismo to podemos [link] [comments]


2015.07.26 23:57 MasajeYFisio CONSTRUYENDO PODEMOS. Boletines (I, II y III) enviados a círculos, CCm y SG.

I
La ventana de oportunidad POLITICA histórica que a tantos de nosotros nos ha llevado a sumar con y para Podemos ya está aquí. Lo demuestra la inclemente agresión de las instituciones europeas e internacionales contra la Grecia de Syriza: la oligarquía supranacional europea no está dispuesta a permitir un cambio significativo en la actual correlación de fuerzas dentro del Estado Español. Cambio que, en todos los noticiarios y agencias informativas internacionales, se valora en relación con un potencial "contagio" en cascada para el conjunto de los países del sur en la Unión, y con las condiciones para una transformación radical de la arquitectura de dicha Unión en un futuro próximo.
Efectivamente: la capacidad de influencia (no desdeñable) que hemos conseguido a escala autonómica, tras las elecciones de mayo, se multiplicaría considerablemente si nos colocásemos en condiciones de operar (directa o indirectamente) con el Boletín Oficial del Estado. Pero los márgenes de discrecionalidad de esa política estatal serían radicalmente otros con una correlación de fuerzas a escala supranacional que impulsara una trasformación radical de la arquitectura y la filosofía de la UE.
En otras palabras, la implementación, a lo largo de los próximos cuatro años de, por ejemplo, una Ley de Sobrendeudamiento en Castilla La-Mancha se traducirá en diferentes niveles de transformación efectiva de lo social en función:
1) de la respuesta de la oligarquía europea al resultado del referéndum griego;
2) del resultado de las negociaciones posteriores con la Troika;
3) del resultado de las próximas elecciones generales en el Estado;
4) de los progresivos resultados de las elecciones correspondientes en nuestros vecinos del sur.
Esta ventana de oportunidad POLITICA histórica, con sus concatenaciones e implicaciones a medio y largo plazo, es la que nuestros medios (des)informativos estatales tratan de ocultarnos al conjunto de la ciudadanía. Dos son, al respecto, los ejercicios más generalizados: Vendernos como “economía” o “finanzas” una agresión POLITICA, por motivos estrictamente POLITICOS, a un gobierno democrático de un país vecino, tomando como rehenes al conjunto de su ciudadanía.
Tratar de fijar nuestra atención e interés en árboles de carácter procedimental para desviarla de ese bosque (el de una agresión política por motivos políticos dada la amenaza de un cambio en cascada en la actual correlación de fuerzas de los actores a escala europea). Esos árboles que se nos señalan insistentemente nos resultan familiares a los inscritos de Podemos en Castilla La-Mancha:
Que si Varufakis era o no la persona idónea para pilotar las negociaciones dadas sus habilidades sociales.
Que si la táctica y el método negociador de Syriza ha sido o no ha sido la adecuada.
Que si las propuestas planteadas por el ejecutivo heleno han estado o no a la altura.
Que si el referéndum se hará o no cumpliendo unas mínimas garantías “democráticas”.
Que si la pregunta es la adecuada o la casilla del SI debería ir antes que la del NO.
Etc., etc.
Resulta obsceno que cuando lo que está en juego, de manera inmediata, son las condiciones no ya de vida, sino de supervivencia, de millones de personas directamente amenazadas por nuestras instituciones supranacionales, y con dicha amenaza, a medio plazo, el estado social y de derecho mismo, tal y como lo hemos conocido en Europa hasta la fecha, “nuestros” medios se empeñen en fijar nuestra atención, una y otra vez: en las mayores o menores cuotas de “inteligencia emocional” de las personas, “diligencia” de los procedimientos de negociación, “solvencia” técnica de las propuestas helenas, etc.
Al igual que los diferentes tableros del juego político, a sus diferentes escalas, se componen y responden los unos a los otros, también este tipo de comportamiento encuentra sus reflejos y correspondencias (gracias al aglutinante que supone la cultura televisiva moderna) a escalas regionales, locales y estatales, tanto fuera como dentro de Podemos: basta con desconectar los debates procedimentales de sus correspondientes envites y objetivos POLITICOS para encontrarnos dando, conscientemente o no, pasos en esa misma dirección.
II
Una de las frases, en su momento más comentadas, del documento de Principios Políticos de Podemos estatal es la que advertía acerca de los “activistas y movimientos haciendo política-estética para sí mismos”.
Paradójicamente algunos de nuestros militantes y cargos orgánicos parecen empeñados en revisitar hoy esas formas bajo nuevos ropajes identitarios: “somos los verdaderamente transparentes, horizontales, participativos, democráticos”, etc.
Aquí el fetichismo del procedimiento anula la necesidad de poner éste, de manera concreta, en tensión con los objetivos políticos considerados en cada caso: construcción de una mayoría social, elaboración de listas de unidad popular, etc. No hay en estas demandas discurso ni objetivos propiamente políticos, únicamente una reivindicación del procedimiento (“no listas”, “circunscripciones provinciales”, etc.) presentado como un fin en sí mismo.
El modelo de primarias, el método aprobado (listas y poder seleccionar perfiles que se quieran) es el habitual en todos los procesos de primarias de PODEMOS. Es el mismo que se utilizó para elegir el Consejo Ciudadano Estatal y el que nos ha traído a aquí: no hay ninguna diferencia sustancial con el método empleado para la asamblea de Vistalegre. No parece lógico “cambiar las reglas de juego” en poco más de medio año y a pocos meses de unas Elecciones Generales. La posibilidad de la participación de todos empieza ahí, en el respeto de las decisiones democráticas adoptadas por la mayoría, incluso, o sobre todo, cuando no nos gustan: lo que se pierde en los órganos (Consejo Ciudadano Estatal) no se puede defender en la prensa como si se hubiera tratado de una decisión unilateral de parte.
En lo relativo al nivel territorial de circunscripción, también se ha seguido la misma línea que en procesos anteriores: el nivel de circunscripción es acorde al proceso electoral que está en marcha y la circunscripción es única (como en las primarias a nivel autonómico). En el caso del Senado la circunscripción es única también, pero se ajusta al nivel autonómico porque el Senado es una cámara de carácter territorial y se quiere que quede plasmado el carácter plurinacional del Estado. Por consiguiente: no se excluyen los territorios y sus particularidades del proceso de primarias.
Por otra parte, decir que la ciudadanía solo elige a quien conoce y es incapaz de operar con criterios políticos es un insulto. Quien ve mal la presentación de listas será porque no valora el trabajo en grupo, la necesaria confianza entre los componentes del mismo (máxime para acometer una tarea tan ingente como la que implica un grupo parlamentario) y su compromiso colectivo con un proyecto definido. Desde PODEMOS, sin embargo, siempre hemos demostrado que CONFIAMOS EN LA CIUDADANÍA y en que ésta es mayor de edad para elegir. La gente también debe poder elegir (porque así se lo permite nuestro sistema: en PODEMOS todo el mundo puede ejercer el derecho de sufragio, activo o pasivo) al equipo y el proyecto que crea mejor para representarla, esto es, en términos propiamente políticos. Tenemos que respetar y confiar en la ciudadanía.
La apelación a la generalización de candidaturas locales individuales, a presentar sin equipos ni proyecto colectivo, que sean evaluadas exclusivamente por la ciudadanía en relación con biografías, experiencias y características personales particulares, habla bien a las claras del tipo de mar en que este maximalismo del procedimiento por el procedimiento nos hace desembocar realmente: un Partido que se disolvería en una mera adición de personalidades individuales. El camino al infierno (el individualismo radical) está pavimentado, una vez más, de buenas intenciones (una pretendida democracia radical).
La construcción de lo común, como algo diferente a la suma de personalidades, particularidades y localismos varios, precisa mantener siempre en el debate colectivo la tensión entre los procedimientos y los objetivos políticos. Quienes no lo hacen, desconectando los unos de los otros, pretendiendo elevar sus apuestas por un procedimiento (o un objetivo político abstracto) al rango de rasgos inequívocos de superioridad estética, moral y ética, están trabajando en última instancia para sí mismos no para lo común (Podemos).
III
Todas “críticas” que se han sucedido en las últimas semanas vienen orquestadas en función de los intereses de determinados grupos: los perdedores de la Asamblea Ciudadana de Vistalegre. No es una crítica con base política, es la eterna queja de los mismos de siempre: los mismos que durante los primeros días de este mes reunieron clandestinamente a 50 personas en la capital con vistas a establecer estrategias en torno a una “denuncia pública” del “carácter autoritario de la dirección”. En ese sentido, se planteó, la cuestión de las primarias debe ser leída y traducida PUBLICAMENTE en clave de “imposición antidemocrática” que va más allá del proceso en sí: lo que estaría en juego sería el “modelo de organización”.
Para conseguir impulsar dicha estrategia, DESHACER POR LA VÍA DE LOS HECHOS LAS APUESTAS COMPROMETIDAS CON LA ASAMBLEA CIUDADANA ESTATAL POR APLASTANTE MAYORÍA EN VISTALEGRE (el “modelo de organización”), se barajaron tres medidas concretas:
Se estableció la fecha del lunes 6 de julio como día clave para arrancar con estas tres medidas con vistas a intensificar su impacto a lo largo de la semana.
Una vez más las “transparencias”, “participaciones” y “democracias internas” que exigimos a los demás, y de las que pretendemos (estéticamente) un monopolio exclusivo, se suspenden temporalmente para nosotros mismos cuando de lo que se trata es de fabricar campañas públicas de acoso y derribo con vistas a revertir resultados DEMOCRÁTICOS que no fueron los que, en su momento, nosotros apoyamos.
Ni una palabra de política se vertió en dicha reunión: ni críticas a los acuerdos concluidos con unas u otras fuerzas a nivel municipal o autonómico, ni discrepancias programáticas de calado con el Programa Marco, ni alternativas a las estrategias político-discursivas del partido, ni correcciones a sus posicionamientos públicos en materia de política internacional… Entonces, ¿cuál es el objetivo último de esta estrategia?
En dicha reunión, un grupo minoritario, que reclamaba el concurso en el proceso electoral de la “corriente”, respaldaba su posición con el siguiente argumento: “aunque se pierda, siempre es positivo tener a algunos de los nuestros en puestos de responsabilidad. Además el acta es personal, así que por mucho que se empeñen en destruirnos en lo interno esos cargos electos no abandonarán su puesto y continuarán siendo referentes en la organización”. He aquí el objetivo último, no declarado, de la denuncia pública de la presunta “imposición antidemocrática”: “conseguir que los nuestros (y no los suyos) ocupen posiciones estratégicas en la organización”.
Secretaría Política
Secretaria de Análisis Social y Político
Secretaría de Coordinación
submitted by MasajeYFisio to PzaCastillaLaMancha [link] [comments]


2015.07.19 10:18 TcWittgenstein ¡Compañ[email protected], animo, somos muchos en la sombra y el anonimato!, ¡ somos el 99 % !, pero ante el caso de Grecia, necesitamos urgentemente un Churchill, un Turing, un desmixtificador, un genio que a Montesquiu haga evolucionar y menos tertuliano tv sabe de todo...

Recientemente el caso de Grecia ha dejado kao, tocado y casi hundido el espiritu democratico del pueblo y a nuestros lideres en estado de shock, y yo vengo a levantaros el ánimo, ( ojo no me presento a diputado pues no estoy preparado ni formado de momento ), soy la encarnación del SI SE PUEDE, y os explico: El caso Griego ha puesto sobre la mesa, ¿ un partido o movimiento politico puede estar dominado por un rey o emperador-dios ?, yo digo No. ¿ que relación debe existir entre un partido y sus representantes elegidos, como se regula eso para que no pase como en Grecia ? ¡¿ joerrrr no hemos evolucionado nada desde los sumerios o los faraones egipcios !?, pues parece que no, así pues necesitamos un Churchill televisivo en esta guerra sin cuartel y continua que es la economia, y ya tenemos a nuestro Pablo Iglesias, Monedero que yo hecho de menos en primera fila y otros muy válidos, nos sobran churchilles para el circo televisivo. Ahora bien, ante la imagen vomitiva, retrograda y experpentica que diria Valle Inclan, de Tsipras como faraon haciendo dimitir a ministros y jurando ante obispos ortodoxos a los nuevos elegidos a dedo divino, buffff ....dan ganas de vomitar.....a mi memoria ha, peliculas faraonicas o nodos franquistas....Necesitamos un churchill mediatico, pero con poder restringido a la función de mero trasmisor de ordenes democraticas del partido o de ILP vinculantes ( ahora no lo son ), que nuestro Churchill tenga el mismo poder que cualquier votante o afiliado a POdemos y punto. ¡despertad compañ[email protected]!, si se puede, esta en vuestras manos a la hora de votar, pues el sueño es posible, pero con leyes internas ( principios organizativos solidos y no lavados de imagen tipo referendum de Grecia ) y leyes externas ( principios que regulen el poder representativo de diputados y presidentes con el poder del partido y del pueblo con ILP vinculantes como son en Italia que aqui son papel mojado ) Necesitamos un Turing, nunca un pueblo, una nación hizo mayor crimen, ignominia ( me faltan palabras para describir este caso ) que el Reino Unido con su mas ilustre y valioso de sus guerreros ante el Nazismo y recompensado fue con una manzana perfumada de cianuro. ¿ vamos a expulsar de PODEMOS a todo cientifico, matematico y filosofo desmixtificador ? ¿ vamos a dejar las riendas de Podemos a meapilas de letras que ante una simple ecuacion se quedan pasmados, tocados y hundidos ? Yo en mi mente tengo mas de una docena de personas que deberían estar propuestas para diputados por el CC estatal y por los lideres del partido, para que hablen en publico en las teles y nos represente a [email protected], que organicen circulos sectoriales multidisciplinares en energia, economia, finanzas, geopolitica, etc y ya , urgentemente, pues el caso de GRecia ha servido y mucho para demostrar que criticones los hay a miles, legiones, pero gente capaz, capaz de solucionar y de dar alternativas viables a posibles contratiempos, desde la ciencia y la matematica, los hay contados dentro de la politica y hacen falta mas, y haberlos hailos y muchos, en el CSIC hay muchos, pero en las universidades tb, y agricultores sin titulos tb, autonomos tb, emprendedores tb, pues necesitamos tb gente que sepa luchar en el dia a dia con mantener, crear empresas sostenibles y competitivas a nivel global.... Necesitamos DESMIXTIFICADORES y ya. No podemos consentir que trepas, embaucadores, taures y charlatanes copen nuestras representaciones en parlamentos y en nuestros organos internos, y además de la peor casta, la de la izquierda, ¿ una persona que no se entera que da un millon y medio de euros a una empresa con sede fiscal en su casa familiar y ademas para chuminadas tipo yoga, bailes en epoca de crisis brutal ?, ¿ un hijo de las tarjetas Black de Bankia, ademas con varios cargos a la vez, diputado regional, senador y cargos dentro del partido? ¿ no hay mas gente en Podemos válida ? ¿ aliarse en Cataluña con unos inutiles integrales como los de Iniciativa per Cataluña? o es mentira que cuando estuvieron gobernando en el tripartito vendieron una empresa publica dedicada a suministrar agua a mas de 3 millones de personas y la vendieron por 300 millones y se quedaron con 300 millones de deuda y con un contrato leonino que garantiza beneficios al nuevo gestor privado? acaso esto es falso? ¿ vamos a dejar la politica energetica de POdemos en manos de los lobbys de las mal llamdas renovables y sostenibles que nos quieren vender motos viejas o crear burbujas nuevas ? ¿ donde esta el CC estatal ? ¿ a que se dedica ? ¿ nuestro partido es nuestro,de [email protected] o algunos se creen con la propiedad por ser los iniciadores de un proyecto ? ¿ vamos a dejar el partido en manos de marquetineros propagandistas tertulianos televisivos que saben de todo y de nada ? ¿ cuando se nos presente algun problema de calado como en Grecia, los tertulianos, gentes de letras y humanidades, filosofos metafisicos y demas poetas que harán, utilizar recetas del siglo XIX, mirarse al ombligo o salir y decirnos. No teniamos alternativa, era blanco o negro, o como dijo Cayo Lara anoche en la tele ¡ nos han puesto una pistola en la cabeza los ganster de la troika?, llorar como niños ?, Ahi es donde los estadistas deben marcar la diferencia, pegar un puñetazo sobre la mesa, ahi es donde los Turing y Fleming en la sombra solucionan problemas y dan alternativas a dilemas politicos que no son filosoficos ni religiosos teologicos, sino pura matetamtica y pura ciencia con ingenieria a su servicio..... Asi pues antes de votar, mirad, buscar y elegir bien y variado.... posdata: yo no me presento pues no estoy preparado ni formado para ser diputado, de momento, pero si tenemos muchos compañ[email protected] bien preparados y formados, votemoslos aunque nos cueste una tarde entera de domingo o de playa..... un saludo cordial, abrazos, y SI SE PUEDE, pero nadie dijo que fuera sencillo ni rápido, personalmente pienso que para las generales en PODEMOS cogemos todos y ante los casos de IU vergonzosos por toda españa o los de IpC que he mencionado, lo mejor es ir unidos [email protected] bajo Podemos, pues la ley d'hont es terrorifica y hasta que no haya circuscripcion unica para generales como en las europeas las matematicas son.
salu2
submitted by TcWittgenstein to podemos [link] [comments]


2015.07.16 12:33 acohd ¿Qué hacer ante sobornos y amenazas a un partido?

Perdonar mi desconfianza, pero después de lo que ha pasado en Grecia, me pongo a pensar en la posibilidad de sobornos y amenazas a los representantes de un partido.
¿Cómo se protege Podemos de esto?, ¿Acaso pensamos que alguien es capaz de ser honesto si alguien le está amenazando con asesinar a miembros de su familia?
Creo que Podemos debería ponerse manos a la obra para que sus representantes sean meros ejecutores, que ellos de por sí, no puedan tomar ningún tipo de decisión.
Estoy viendo webs tipo menéame, donde la gente con positivo y negativo, encumbra o hunde opiniones. ¿No sería algo así lo que tenemos que buscar?
Usuarios con DNI y otros datos verificables. Se envían propuestas, se discute sobre ellas. Etc.
En definitiva, saben más 1 millón de personas que 100 representantes.
Las 100 personas se acogen a lo que dice el millón, que es el que manda, al que no se puede sobornar ni amenazar.
Democracia en una palabra.
submitted by acohd to podemos [link] [comments]


2015.07.10 22:36 dandain Del proceso de primarias.

Todos hemos seguido con atención la situación en Grecia estos últimos días. Una batalla colosal y muy desigual porque hemos tenido enfrente a los plumillas de medio mundo, en su batalla de persuasión y desinformación.
La batalla por el sentido es extremadamente complicada en este contexto y saber llegar a la ciudadanía es crucial.
Hemos podido comprobar cómo el gobierno griego ha sabido dar la batalla porque cuenta con personas con unas capacidades extraordinarias. Y hemos visto, cómo con un 30% de apoyo se obtiene un OXI con un 62% de apoyos.
Y no es fácil encontrar esas personas con esas capacidades.
Lo primero que hemos de aceptar es que no todos tenemos las habilidades técnicas y los conocimientos para afrontar esos retos. Y esto, que debiera ser evidente, no parece que muchos de nosotros lo tengamos claro.
Sabemos que no es sólo cuestión de ganar unas elecciones porque eso no es servir a la ciudadanía. A la ciudadanía hay que garantizarles eficacia y eficiencia en la gestión de los recursos públicos. De poco o nada valen los buenos deseos y la mejor de las voluntades. Es más, es precondición para alcanzar algún éxito electoral que la ciudadanía considere que se tiene garantizada la buena gestión de los recursos.
Y hay que buscar a esas personas, y sumarlas a nuestro proyecto. Pero yo no puedo hacerlo, como es evidente. Lo tienen que hacer las personas que hemos elegido. Pero nos tienen que explicar el porqué son precisamente ésas y no otras las seleccionadas y cómo se han seleccionado.
Evidentemente, como tenemos un proceso de primarias abierto, además cualquiera puede presentarnos su candidatura. Y lo razonable es que hubiera también una preselección, en el nivel organizativo que correspondiera, con el objetivo de presentarnos a los mejores, a los que nos lleven a la victoria. Pero la realidad es que esa preselección no se da. Y todo el proceso de primarias deviene en una total pérdida de tiempo. Triste, y real.
submitted by dandain to podemos [link] [comments]


2015.07.07 12:06 jloisb Hablar más de LAS PROPUESTAS y DEL MODELO PRODUCTIVO EN LOS MASS MEDIA . INTENTAR en cada debate hablar del MODELO DE ESPAÑA QUE QUEREMOS.

Me encuentro con mucha gente que dice que no ve propuestas en Podemos. Yo se que las hay por que frikeo mucho y leo medios alternativos, pero la gran mayoría de la gente no sabe nada de las propuestas.
Creo que estas deben ser el punto fuerte de la campaña. Ya esta bien del y tu más. VAMOS A HABLAR DE PROPUESTAS.
Se que los medios quieren ensuciar a Podemos hablando de otras cosas que generen más confusión y polémica, pero creo que las personas que vayan a los medios tienen que buscar cada mínima oportunidad para hacerlo.
El modelo o los modelos productivos es un debate muy bueno, para debatir las políticas neoliberales, el GASTO ENERGÉTICO, LOS AUTÓNOMOS... Me jode ver al Albert Ribera avanzando algunas de estas propuestas como la de la cuota de los autónomos que imagino que también se incluirán en el programa de podemos (Somos los únicos que tenemos ésta cuota fija gastes lo que gastes).
Hay que hablar de las propuestas enfocadas a la clase media, nos estamos centrando demasiado en la emergencia, que está bien, es lo primero, pero no se puede olvidar el resto.
Solo hablamos de confluencias, de Grecia, Venezuela, de desahucios, hambre... Que como ya digo es lo primero, pero no lo único. Y hay mucha gente que cree que no hay más, por lo menos no lo escucha. Nos están llevando donde quieren.
NECESITAMOS CONVENCER CON PROPUESTAS
submitted by jloisb to podemos [link] [comments]


INCENDIOS GRECIA: 26 personas mueren abrazadas entre las llamas Pobreza va en aumento en Grecia Aumentan personas sin hogar en Grecia Como buscar personas NUEVO - YouTube Los refugiados siguen llegando a Grecia ¿Cómo Buscar una Persona por su Nombre y Apellido ... Como Buscar PIEDRAS PRECIOSAS en un Manantial - YouTube TRUCO PARA BUSCAR A PERSONAS EN TikTok Y VER SUS VIDEOS EN ...

Buscar una persona sabiendo su nombre y apellidos ...

  1. INCENDIOS GRECIA: 26 personas mueren abrazadas entre las llamas
  2. Pobreza va en aumento en Grecia
  3. Aumentan personas sin hogar en Grecia
  4. Como buscar personas NUEVO - YouTube
  5. Los refugiados siguen llegando a Grecia
  6. ¿Cómo Buscar una Persona por su Nombre y Apellido ...
  7. Como Buscar PIEDRAS PRECIOSAS en un Manantial - YouTube
  8. TRUCO PARA BUSCAR A PERSONAS EN TikTok Y VER SUS VIDEOS EN ...

A pesar del empeoramiento de las condiciones climáticas en los últimos días, los refugiados e inmigrantes siguen llegando a Grecia en botes hinchables. Ya hay más de 500.000 personas que han ... Consulta ESSALUD : http://raboninco.com/1V7Xn Consulta RUC: http://raboninco.com/1V7Xo PROGRAMA DE BÚSQUEDA: Siteds: http://raboninco.com/1V7Xp Siteds nueva ... La crisis económica en Grecia ha incidido en el aumento de personas que viven en la calle, según el Servicio Nacional de Estadística de ese país, el desempleo es ahora más del 18% y el 20% de ... Voy a explicar como ustedes pueden buscar piedras preciosas en un manantial, en este caso tambien aplica para un rio, u otro lugar, en esta ocasion, encontra... A medida que Grecia negocia otro millonario rescate para evitar su quiebra, los griegos sienten cada vez más los efectos de la crisis económica El número de personas sin hogar en las calles de ... Las autoridades encuentran en Mati, una de las localidades de Grecia arrasada por los incendios, los cadáveres de 26 personas que murieron juntas y abrazadas. *Subscribete (Es gratis)* : https://www.youtube.com/channel/UCQxG2e4GaBaMDD3r9IuUxKA?sub_confirmation=1 AYUDAME DANDOLE CLICK AQUI! : http://raboninco.com/qN... ¡Suscribete para apoyar al canal! ️ http://bit.ly/Suscribirse-MCH ️ Link al Tutorial ️ https://miracomohacerlo.com/buscar-conocidos-internet/ ️ Link al T...